Despacio y en silencio. Así se movieron los dirigentes de Unión para confirmar la primera incorporación de la temporada 2018/19. Es que mientras se manejaron otras opciones y se tejieron cientos de rumores, Claudio Corvalán no estaba en el radar público, algo que permitió sumarlo sin que nadie se interponga en el camino.

El lateral izquierdo que jugó las últimas temporadas en Arsenal llegó a Santa Fe en la presente semana y una vez realizados los estudios correspondientes se puso a las órdenes de Leonardo Madelón. Además, tuvo la chance de dialogar con la prensa respecto a las sensaciones de llegar a Santa Fe.

En el inicio expresó: "Seguí la campaña. Fui compañero de (Jonathan) Botinelli, que me habló muy bien del club. Unión fue un equipo duro y compacto. Defendiendo con fiereza cuando era necesario e intenso para atacar. Eso lo vi reflejado en el vestuario cuando llegué. Es un grupo bárbaro".

LEER MÁS: Se abre una chance para que siga Nelson Acevedo

Respecto a las cualidades que lo destacan como futbolista, el defensor agregó que "soy un marcador de punta no con tanta proyección, pero si con mucha marca, que es mi fuerte. Lo hice también de central. Lo concreto es que apoyaré al equipo donde se me necesite. Quiero aportar mi granito de arena. Vengo para sumar y ayudar al equipo".

Indudablemente había un conocimiento de Madelón y un seguimiento de sus actuaciones, independientemente que su equipo perdió la categoría. En este sentido, Corvalán sabe que también dio un paso importante en su carrera, al acotar que ""Nunca dudé en venir a Unión. Hablé con Leo (Madelón) y me resaltó la comunión que había en el grupo y por eso no dije que sí de entrada. Le estoy muy agradecido a todos los que apostaron por mí".

En otro tramo de la charla, el quilmeño que se fue al descenso con Arsenal en la última Superliga enfatizó que "en lo personal quizás el balance de la temporada es positivo, porque jugué casi todos los partidos, pero grupalmente no tanto, porque no pudimos mantener la categoría. Que me hayan contactado de acá quiere decir que hice bien las cosas. Tengo los mismos ideales de siempre y sobre todo la personalidad. Confío en el grupo de trabajo y de lo que se puede llegar a hacer. Tenemos un respaldo importante y eso me incentiva más".

Finalmente, "El Mugre", como lo apodan, reconoció la gran campaña que realizó Unión en su última participación a nivel nacional, al agregar que "el respeto se lo ganó con las victorias, algo que potenció al club. A la gente con la que hablé me remarcó que estaba muy bien y eso lo pone mejor a uno para ir en busca de nuevos objetivos. Vengo a préstamo, quedé libre y arreglé por un año".