"Estaba con una molestia en la rodilla y preferimos cuidarnos", reconoció el delantero de Unión, Franco Soldano, que no estuvo en el partido de este lunes ante Defensores del Oeste por la Copa Santa Fe. Justamente causó mucha sorpresa que no estuviera en la lista de concentrados y, a partir de allí, comenzaron a tejerse un montón de especulaciones.

La primera de ellas, que fue resguardado porque podía llegar una inminente oferta, pero rápidamente esto quedó de lado con lo que dijo el goleador rojiblanco: "Por ahí se juntó algo de líquido en la rodilla y no quisimos arriesgar. Soy el que más tranquilo esta, quizás ustedes (por los periodistas) quieren que me vaya (risas). Si uno hace bien las cosas todo se termina dando para lo que se quiere. Faltan dos meses todavía para el comienzo del torneo. Todos me quieren vender".

LEER MÁS: Unión mostró credenciales y, con uno menos, goleó a Defensores del Oeste

Desde la finalización de la Superliga estaba claro que el atacante era el jugador a vender. Tanto es así como hubo varios interesados en llevárselo, pero la realidad es que tampoco llegó una oferta formal. Hoy está trabajando con absoluta normalidad con el resto, pero la chance de que emigre, más que nada al exterior, está todavía latente. "Me mantengo con mucha tranquilidad. Si se tiene que dar, que se dé. Mi trabajo lo hago dentro de la cancha, después serán otros los que evaluarán mi rendimiento. Así que sigo trabajando con muchas ganas. Ahora solo tengo la cabeza puesta en Unión".

LEER MÁS: El gran gesto de Bottinelli que todos ponderan en Unión

En el final se le consultó sobre si sabía algún idioma, más que nada atendiendo a las chances que podrían abrirse en el Viejo Continente. Sin embargo, respondió con un argumento que tiró la preguntar al córner: "El inglés me parece que sirve para todo, incluso para la vida. Son herramientas que sirven para muchas circunstancias y por qué no saberlo".