"En la práctica del domingo, previo al viaje, el jugador (Nereo Fernández) sintió dolor muscular en la región isquiotibial del muslo izquierdo por lo que se decidió la realización de nuevos estudios, permaneciendo en la ciudad para el inicio del tratamiento fisiokinésico". Esto indica el parte médico que emitió este lunes Unión, por la ausencia del arquero en el partido ante Vélez.

Sin dudas que es una preocupación para el cuerpo técnico que encabeza Leonardo Madelón, ya que lo considera titular indiscutido. Se sabe que tiene mucha confianza en el uruguayo Matías Castro, pero tener a Nereo bajo los tres palos es una tranquilidad para la gran mayoría. Ahora comienza una etapa de incertidumbre para saber con certeza qué tiene.

LEER MÁS: Nereo Fernández se resintió de su lesión y no viajó a Liniers

Lo bueno es que tendrá dos semanas por delante para recuperarse, siempre y cuando no tenga nada de importancia, por otra fecha FIFA que genera un parate en la actividad oficial. Algunas versiones indican que podría haberse desgarrado de nuevo, aunque no hay nada confirmado aún.

De ser así, como mínimo la base sin jugar es de 21 días, aunque hay antecedentes de jugadores que evolucionan más rápido que otros. Pero en este caso, vale destacar que Fernández tiene 38 años y los plazos de puesta a punto demandan un poco más de lo habitual. El capitán ya había estado dos partidos afuera por una ruptura fibrilar y por eso cae como un baldazo de agua fría esta situación.

Se suma a la enfermería rojiblanca que tienen hace varias semanas a Emanuel Britez y Claudio Aquino, que arrastran molestias física que no les permite moverse a la par del resto.