A pesar del bajó de las últimas tres fechas, Unión viene realizando una gran Superliga, atendiendo a cómo había terminado el campeonato pasado y cómo arrancó la actual temporada, donde el principal objetivo era sumar puntos para escaparle a la zona del descenso.

Uno de los jugadores que levantó considerablemente su nivel fue Franco Soldano, quien en lo que va del certamen lleva 10 tantos y está a tres del uruguayo Sebastián García, quien es el máximo artillero y juega en Godoy Cruz, equipo que llega a las últimas fechas con la chance intacta de discutirle mano a mano el título a Boca.

El sunchalense, quien podría disputar en lo que resta de la temporada sus últimos cinco partidos con la rojiblanca (cuatro de Superliga y uno de Copa Argentina), habló con La Vida Color de Unión TV donde repasó toda su estadía en el club, desde su llegada hasta este presente que lo tiene como uno de los goleadores del campeonato y con muchas chances de emigrar luego de junio.

LEER MÁS ►► El enojo podría costarle muy caro a Madelón

En cuanto a su desembarco en la entidad de la Avenida, contó: "Pasó rápido y pasaron muchas cosas desde que llegue al club. Vine siendo un nene, ya que tenía 18 años y hoy me encuentro con varios años más, con muchos partidos en Primera, con rodaje, con experiencia, por lo que es un proceso sumamente positivo".

Luego se le preguntó cuánto tuvo que ver Leo Madelón en su llegada al Tatengue y destacó: "Estaba Leo, no me conocía mucho, ya que estaba en el Argentino B donde había tenido un gran campeonato, fui recomendado por Ricardo Pancaldo y a partir de ahí vine y comencé a trabajar para tratar de ganarme la confianza de Leo, y ahora el presente me encuentra luchando y haciendo realidad un sueño en este campeonato".

En tanto que luego se explayó sobre los primeros momentos en la institución y acotó: "Pasé por momentos no tan lindos para llegar a donde estoy hoy, vine con toda la ilusión y muchas veces 10 centímetros del palo hacia dentro es una cosa y 10 centímetros del palo para afuera es otra. Siempre trato de que sea para adentro pero no siempre se da por diferentes circunstancias, entonces uno se bajonea porque las cosas no se dan o empieza a escuchar comentarios, creo que lo fundamental en esos momentos era centrarse en que uno confiaba en sí mismo y que trabajaba bien en la semana y los entrenamientos, y que en algún momento la posibilidad iba a llegar y por suerte llegó".

En otra parte del diálogo se lo consultó si estaba atento a lo que se dice por las redes sociales y reconoció: "Sinceramente no, trato de aislarme. Pero hoy en día son tan fuertes que el que quiere hacerte llegar un mensaje lo consigue, y me pasó. Tengo redes sociales, trato de no darle mucha importancia pero llegan los comentarios, más los malos que los buenos. Leí una frase que dice "cuando 50 personas te felicitan y hay una que te putea te vas a dormir pensando en las que te putean". Las redes sociales generan eso, por eso hay que tratar de abstraerse y rodearse de gente positiva, la vida me enseñó eso, y después tener la confianza en uno, uno sabe lo que puede dar más que nadie".

LEER MÁS ►► El colchón inicial lo mantiene en carrera

"Hay gente que no toma dimensión del daño que genera con las redes sociales, no hay nada que ponga un límite hasta dónde es una joda o una cargada de un partido de fútbol y hasta dónde se empieza a herir. Yo perdí a mi mamá y hay muchas veces que te escriben insultándote y diciéndote algo al respecto entonces te preguntás: ¿qué le pasa a la gente? ¿ Dónde está el límite?", agregó el goleador tatengue.

En la parte final contó a qué se aferra en los buenos y malos momentos y manifestó: "Lo fundamental es la familia,siempre me inculcaron eso, es un mensaje que se baja en general pero no solo en mí sino también para mi hermana. Es fundamental, cuando uno se la cree más de la cuenta de alguna u otra forma va para atrás. Estamos en un deporte donde es fácil trepar el árbol pero te lo talan más rápido de lo que lo trepaste. Por eso hay que tratar de mantener un equilibrio y como lo dije muchas veces no creerse el mejor cuando metés dos goles y no pensar que sos el peor cuando hace siete que no podés convertir".