Ovación
Martes 13 de Marzo de 2018

Un triunfo histórico para Madelón como DT de Unión

El Tatengue aplastó a Temperley en uno de los encuentros que cerró la fecha 19, en una victoria que será recordada por siempre por el Francés ya que llegó a las 50 en el banco rojiblanco

La historia de Leonardo Madelón está íntimamente ligada a Unión, tanto como jugador y entrenador. Como futbolista es el ídolo máximo de la hinchada, ya que fue el encargado de convertir el gol de la victoria frente a Colón en la final de 1989 en el estadio 15 de Abril, para abrochar tras el 2-0 en el barrio Centenario el ascenso a Primera División.

Como entrenador sus inicios fueron dirigiendo a Colegiales, en 1997, equipo que militaba en ese momento en la Primera "B" Metropolitana, donde los resultados no lo acompañaron. Luego le llegó el turno de conducir los destinos futbolísticos de El Porvenir.

En su paso por el Coloso del Sur del Gran Buenos Aires (1998/99 y 1999/2000), cosechó 26 victorias, 23 empates y 21 derrotas, en 70 partidos, con 98 goles a favor y 83 en contra.

Hasta que fue seducido por Ángel Malvicino para asumir como DT tatengue en 2001, donde fue despedido en la fecha 18 del Torneo Apertura de Primera División producto de los malos resultados.


Fue entonces que tuvo que reencauzar su carrera y asumió en Nueva Chicago, donde tampoco lo acompañaron los resultados. Hasta que en 2005, como ayudante de Ariel Cuffaro Russo, trabajó en Instituto, equipo que descendió a la Primera "B" Nacional en ese momento.

Hasta que pudo encontrar su norte en el sur del país dirigiendo a Olimpo de Bahía Blanca en 2007, donde lo llevó a la Primera División del fútbol argentino. Entonces despertó el interés de Rosario Central, club que lo tuvo como jugador, y cumplió con el objetivo para el que fue contratado: mantener al equipo en Primera División.

spahn madelon.jpg


En tanto, en 2008 le tocó el turno de asumir como entrenador de Gimnasia y Esgrima de La Plata, donde lo más destacado lo protagonizó en la Promoción ante Atlético de Rafaela. Perdió por 3-0 en La Perla del Oeste, y en condición de local pudo abrochar el mismo resultado en la parte final del cotejo, con un Franco Niell en su máxima expresión, para mantener agónicamente la categoría.

Mientras que en 2010 regresó a Rosario Central, pero a diferencia de la primera vez no pudo evitar que el equipo juegue la Promoción. En dicha fase fue derrotado por All Boys, en el Gigante de Arroyito, por lo que tuvo que renunciar a su cargo. A los pocos meses se convirtió en entrenador de Quilmes, tras el alejamiento de Hugo Tocalli.



En 2011 fue elegido para conducir a San Lorenzo, equipo donde dejó una imborrable marca como jugador. Sin embargo, luego de tres victorias, tres empates y seis derrotas se tuvo que alejar de la entidad de Boedo.

El destino lo unió nuevamente con Unión, donde inició su segunda etapa en diciembre de 2013 luego que la CD decidiera terminar con el ciclo de Facundo Sava. En este nuevo ciclo en la entidad de la Avenida logró el ascenso a Primera División, en el Torneo Transición 2014, donde se convirtió en el mejor de los 10 equipos que subieron.

Luego de buenas campañas, con Clásicos ganados incluidos, decidió dar un paso al costado en septiembre de 2016, luego de vencer a Sarmiento de Junín por 1-0, en el 15 de Abril, con un tanto de Franco Soldano. La postura la tomó ya que cinco días antes el equipo había quedado eliminado por River de la Copa Argentina, torneo en el cual el DT pretendía hacer historia con el club.

Pero rápidamente volvió al club que lo tiene como máximo ídolo y referente. Fue en junio del año pasado, luego de que el equipo cerrara una paupérrima primera parte de 2017. Los dirigentes decidieron terminar con el ciclo de Pablo Marini y una vez que finalizó la temporada se anuncio el retorno del Francés, que venía de un corto ciclo en Belgrano de Córdoba.

Y este lunes, en el triunfo ante Temperley por 1-0 alcanzó la victoria número 50 en el banco tatengue, durante sus tres ciclos. Durante esta etapa, el equipo logró un ascenso y consiguió dos victorias en los Clásicos Santafesinos (3-0 en el Brigadier López y 1-0 en el 15 de Abril), con la particularidad que nunca perdió ante Colón como DT del conjunto de la Avenida.