Unión dejó atrás su segundo día de trabajo, con muchas novedades y agua que corrió bajo el puente después de aquel sábado 4 de mayo, cuando el equipo perdió 3-1 en Santa Fe ante Tigre y quedó eliminado en los octavos de final de la Copa Superliga.

Pasaron las elecciones, con una feroz previa y acusaciones cruzadas, los anuncios en campaña del actual y futuro presidente, Luis Spahn, más las novedades posteriores que se dieron a conocer la semana anterior y en el transcurso de la actual.

Desde el plano deportivo, cuando se anunció la continuidad de Leonardo Madelón, las primeras informaciones importantes fueron las no renovaciones con Nereo Fernández y Jonathan Bottinelli.

Pero no todo quedó allí. La decisión del rearmado del equipo profesional también se extendió al fútbol amateur rojiblanco. Por eso se determinó que no se renovarán los vínculos con Marcelino Galoppo y Eduardo Magnín, este último caso bastante resonante, más aún después de las declaraciones que el ex-defensor realizó en distintos medios, apuntando a la figura del actual conductor.

Este viernes, en la continuidad del trabajo que llevará adelante el equipo de Madelón, las tareas por primera vez estarán abiertas a la prensa en el predio Casasol y después del entrenamiento está previsto el primer contacto con la prensa de esta etapa.

Se menciona que precisamente el entrenador tatengue será uno de los oradores, con lo cual, si esto queda plasmado en la practica, será la primera vez que se escucha su voz, luego de muchas acusaciones que se le efectuaron en los últimos días.

A la par, todavía la dirigencia negocia la llegada de caras nuevas y acomodar piezas, en el caso de poder desprenderse por un buen monto de Diego Zabala, para tentar a Franco Fragapane a quedarse en el club que lo vio resurgir a fuerza de goles y buenas actuaciones desde su arribo.