El gran mérito de los dirigentes de Unión en este mercado de pases fue conservar la base del equipo que cerró una campaña histórica, donde se consiguió clasificar al club por primera vez a un torneo internacional, como lo será la Copa Sudamericana 2019.

Fue así como uno a uno fueron asegurando su continuidad los titulares del plantel, a los cuales se les terminó su vínculo el pasado 30 de junio. De esta manera pusieron la firma Nereo Fernández, Yeimar Gómez Andrade, Jonathan Bottinelli, Damián Martínez y Nelson Acevedo.

A Gómez Andrade y Acevedo se les compró parte de su pase, por lo que pasaron a formar parte del patrimonio del club y se estima que ambos seguirán formando parte de la estructura titular del equipo que afrontará la próxima temporada.

LEER MÁS ►► "Franco no aceptaría una oferta solo por ser buena económicamente"

Pero hay un tema que preocupa mucho y tiene que ver con la delantera, ya que no se pudo retener a Lucas Gamba (se fue a Huracán), mientras que es muy probable que en este mercado de pases, como lo admitió el presidente Luis Spahn, Franco Soldano sea vendido, en lo que representará un ingreso económico significativo para las arcas del club.

A Leonardo Madelón, en cada conferencia que brindó durante este receso, nunca se lo escuchó quejarse sobre la pérdida de Gamba y la chance inminente de que sea vendido Soldano. Es que juntos fueron los grandes artífices, con goles y asistencias, de una campaña que quedará grabada a fuego en la historia del club.

Además, Unión también se desprendió de José Ariel Núñez y Federico Anselmo, mientras que sumó a Franco Troyansky (se hizo una importante inversión para comprar parte de su pase) y Augusto Lotti (viene a préstamo sin cargo y sin opción desde Racing).

Durante este mercado se apuntó a dos atacantes que fue imposible contratarlos, como Walter Bou y Enrique Triverio. El entrerriano fue prestado al Vitória Bahía de Brasil tras no tener lugar en Boca, mientras que Kike fue nuevamente comprado por Toluca y volverá a jugar en el fútbol mexicano.

Pero los dirigentes se guardaron una carta, y por allí se entiende la paciencia de Madelón. Es que desde México se informa de una oferta que realizó Unión al Necaxa para contratar a Claudio Riaño, atacante que brilló en su primer paso por la institución.

El cordobés Riaño tiene 29 años (19 de agosto de 1988) y surgió futbolísticamente de Racing de Córdoba (tres goles). Luego pasó a Talleres (24 tantos), desde donde luego pasó a San Martín de San Juan (7 tantos).

Su gran desempeño en el Santo le abrieron las puertas de Boca, donde disputó 25 cotejos y convirtió dos tantos). Fue contratado por Independiente, donde en 23 cotejos se despachó con cuatro conquistas.

Hasta que luego de tanto insistir desembarcó e Unión para disputar la temporada 2015/2016. En el Tatengue disputó 26 encuentros y convirtió nueve tantos. Pero el club no hizo uso de la opción a tiempo y fue vendido al Necaxa de México. En la entidad azteca jugó 29 cotejos y anotó cinco tantos.

LEER MÁS ►► "Cuando me salió lo de Unión no lo dudé"

El atacante viene de recuperarse de una dura lesión (se le tuvo que realizar un injerto en una de sus rodillas), y volvió a integrar un banco de suplentes el pasado 9 de julio, en la victoria de Necaxa sobre Guadalajara por 2-1. En tanto, ingresó en la victoria ante Monterrey por 1-0, el 15 de julio. No fue convocado para el duelo del pasado 23, donde el conjunto rojiblanco superó al América por 2-1.

Antes de su lesión, al último partido lo había jugado el 23 de abril del año pasado, cuando Necaxa derrotó a Morelia por 2-1. Luego no fue convocado en varios partidos, y el 24 de julio estuvo en el banco pero no ingresó en la victoria ante Veracruz por 2-0.

Los dirigentes de Unión buscarán entonces tentar deportivamente al jugador y económicamente al Necaxa para que lo puedan liberar en este mercado y que se convierta en el delantero que llegue para reemplazar a Soldano, en un momento de su carrera donde necesita refundarse tras una dura lesión por la cual estuvo parado más de un año.