Después de cosechar un empate sin abrir el marcdor frente a San Lorenzo, el plantel de Unión iniciará este lunes por la tarde su larga semana de entrenamientos, teniendo en cuenta que volverá a presentarse en la Superliga el lunes 12 de marzo, cuando pise el 15 de Abril Temperley, uno de los equipos muy complicados en su afán por mantener la categoría.

Ya el Clásico había dejado secuelas por el desgarro que sufrió Diego Zabala, una de las piezas claves en la estructura de Leonardo Madelón.

Si bien se manejaron varias alternativas, finalmente el orientador rojiblanco optó por Manuel De Iriondo, que fue uno de los puntos más altos del equipo rojiblanco en el Bajo Flores. Indudablemente en ese sector de la cancha no debería sufrir modificaciones el equipo, a excepción de que el propio Madelón evalúe otras alternativas en función del rival y la necesidad de volver a sumar de a tres en la Superliga.

Pero el DT Tatengue ahora tendrá que resolver otro problema que podría extenderse por las próximas semanas, en caso de confirmarse la gravedad de la lesión de Damián Martínez, quien por un fuerte pisotón debió abandonar el campo de juego ni bien comenzó el pleito.

LEER MÁS: El objetivo cercano de Unión: recuperar su eficacia ofensiva

Fue una jugada que levanto la pelota y con el taco del botín me tocó el jugador de San Lorenzo, pensé que me quebré. No podía correr bien ni flexionar el dedo, uno como es quiere seguir, pero fue lo más lógico que le deje el lugar a mi compañero que estaba al 100%", expresó el exdefensor de Independiente una vez finalizado el compromiso.

Ahora, en caso de no poder jugar contra el Gasolero, en dos fechas el orientador rojiblanco tendrá su segunda baja en un plantel corto que actualmente está en zona de clasificación a la Copa Sudamericana.