Vélez fue el primer equipo que arrancó la pretemporada de cara a la segunda parte de la Superliga, ya que la idea era que el nuevo entrenador Gabriel Heinze empiece a conocer a los futbolistas y para que le de su personal estilo.

Ya tiene en sus filas a tres refuerzos confirmados: el delantero Agustín Bouzat, procedente de Boca; el marcador central Marco Torsiglieri, que vuelve al club con el pase en su poder y el volante ofensivo por derecha, Guido Mainero, que llega desde Instituto de Córdoba y que firmará un contrato por cuatro años y medio.

LEER MÁS ►► El Tate agudiza el ingenio para sumar al Droopy Gómez

Por estas horas, la dirigencia encabezada por Sergio Rapisarda activará las gestiones para darle los gustos a Heinze. Las mayores chances de concreción son el marcador central Joaquín Laso (a quien Heinze dirigió en Argentinos Juniors) y el lateral izquierdo, de 24 años, Bruno Pittón de Unión, según publica Diario Popular.

Lo que faltaría cerrar el centrodelantero y el extremo por izquierdo. El plan "A" para el "9" es Franco Soldano, también de Unión, una operación que pinta como difícil, por las pretensiones de la institución santafesina.

LEER MÁS ►► Unión pone en marcha su nueva ilusión

Desde Liniers intentarán achicar la brecha, con la cesión de algunos de los futbolistas, que el entrenador no tendrá en cuenta. Si lo de Soldano no tiene luz verde, la alternativa es el Morro Santiago García, el delantero uruguayo de Godoy Cruz de Mendoza.

Mientras tanto se insistirá por el regreso de Mauro Zárate, otra situación que pareciera que tiene más trabas de lo prevista, el propio futbolista no estaría convencido de llegar al no sentirse en la plenitud física, tras su grave lesión.