Yeimar Gómez Andrade llegó a Santa Fe luego de haber cumplido una buena campaña en Independiente Rivadavia donde fue dirigido por Alfredo Berti. Arribó con el antecedente de un pobre paso en Primera División con la camiseta de Rosario Central.

Pero Leonardo Madelón necesitaba refundar la dupla de marcadores centrales ante la lesión de Leonardo Sánchez y la partida de Rodrigo Erramuspe, por lo que más allá de pedirle a los dirigentes que hicieran todos los esfuerzos por sumar a Jonathan Bottinelli pidió que llegue el colombiano.

Desde el primer día Bottinelli y Yeimar mostraron una gran coordinación y entendimiento, formando una dupla confiable, segura, uno de los puntos fuertes del equipo que tan bien le fue en la primera parte de la Superliga, donde terminó en el tercer lugar.

El colombiano rápidamente se ganó el cariño de la gente por su forma de jugar y por disputar cada pelota como si fuera la última. Sin dudas que con la camiseta de Unión mostró su mejor versión en el fútbol argentino, por lo cual es número puesto para cuando se empieza a diagramar la próxima temporada.

Al igual que varios de sus colegas Yeimar utiliza las redes sociales para publicar muchas cuestiones vinculadas a su vida personal, como así también a momentos importantes desde lo deportivo. Y en las últimas 24 horas se pudo observar una historia en su cuenta de Instagram donde se puede observar a su pequeño hijo de pocos meses de vida.

En los últimos días del año, cuando volvió a su Colombia natal para pasar las fiestas, el cafetero subió una imagen con su mujer en los últimos instantes de la dulce espera, y ahora aprovechó para mostrarles a todos sus seguidores a su joven heredero.