Made in santa fe

Científicos de Santa Fe logran importante avance contra las infecciones vaginales

Utilizaron esferas diminutas provenientes del caparazón de crustáceos que facilitan el acceso de fármacos que atacan los hongos

Lunes 30 de Septiembre de 2019

El caparazón de los crustáceos puede ayudar a mejorar la salud genital femenina. Así surge de un estudio de científicos rosarinos que utilizaron un producto del desecho de pesquerías para desarrollar nanocápsulas o esferas diminutas con posible aplicación terapéutica en candidiasis vaginal, una infección que afecta al 75 por ciento de las mujeres en edad reproductiva al menos una vez en su vida.

El dato fue publicado por la Agencia de Noticias Científicas del Instituto Leloir y detalla que la candidiasis (o candidosis) vaginal está producida por hongos del género cándida, principalmente por cándida albicans, y algunos de sus signos y síntomas son dolor, ardor, enrojecimiento e inflamación.

En la actualidad, esa patología se trata con diferentes fármacos como el tioconazol y el econazol, aunque su baja solubilidad en agua puede afectar la eficacia terapéutica.

Ahora, el avance sienta las bases para superar esa barrera: las nanocápsulas basadas en quitosano, un polímero que se obtiene de los caparazones de crustáceos, facilitan el acceso de los fármacos antifúngicos (que atacan los hongos) al sitio de acción.

"El objetivo es mejorar su capacidad terapéutica", indicó a la Agencia CyTA-Leloir el investigador del Instituto de Química Rosario (Iquir), que depende del Conicet y de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Darío Leonardi.

Las nanocápsulas tienen varias ventajas: como la medicación ya está disuelta en su interior, actúa de manera más rápida; por otra parte, como controla su liberación, el efecto "perdura más en el tiempo", indicó Leonardi, quien también integra el Área Técnica Farmacéutica de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR.

En el estudio, los científicos evaluaron la liberación in vitro de los fármacos desde las nanocápsulas a cultivos dérmicos humanos infectados con cándida. Y verificaron que las drogas alcanzan concentraciones efectivas para matar al hongo durante 48 horas, y, a la vez, no presentan toxicidad para las células de la piel.

"Las nanocápsulas quedarían adheridas a la mucosa vaginal y liberarían su contenido en el sitio afectado", afirmó Leonardi.

Paso a paso

De todos modos, la llegada a la clínica no va a ser inmediata. Para ser aplicadas en una potencial paciente, las nanocápsulas deben ser incorporadas en una formulación final, como un gel o una película adhesiva. "También se deberán realizar todos los estudios de citotoxicidad y actividad terapéutica", aclaró el científico.

El trabajo fue publicado en la revista International Journal of Molecular Sciences. Y se realizó durante una estadía de la primera autora del estudio, Natalia Calvo, investigadora del Iquir-Conicet y de la UNR, en la Universidad de Münster (Alemania), con un subsidio del Servicio Alemán de Intercambio Académico.

También participaron María Celina Lamas, del Iquir-Conicet y de la UNR; Laura Svetaz, de la UNR y del Conicet; y Sruthi Sreekumar y Bruno Moerschbacher, del Instituto de Biología y Biotecnología de Plantas (IBBP) de la Universidad de Münster, en Alemania.

La Capital

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario