Entrevistas con UNO

Crivelli habló de la emergencia en el sistema de transporte

El subsecretario de Movilidad y Transporte de la Municipalidad de Santa Fe, Lucas Crivelli, dijo que entre 2017 y 2019 se congelaron los subsidios nacionales

Domingo 04 de Julio de 2021

Hace 10 días el Concejo Municipal aprobó la emergencia en Transporte por la crisis que vive el subsistema de colectivos a causa de la pandemia. El subsecretario de Movilidad y Transporte de la Municipalidad de Santa Fe, Lucas Crivelli, en diálogo con UNO Santa Fe, aseguró que eso puso en pie de igualdad a la ciudad con otras de la Argentina que ya lo habían hecho. Además negó que se trate de un ajuste y prefirió hablar de "flexibilización del sistema". Además, aseguró que en los últimos dos años de la gestión de José Corral como intendente la ciudad perdió 6,5 millones de boletos.

Embed

—Crivelli, la semana pasada se aprobó la emergencia en transporte en el Concejo Municipal, ¿qué significa eso para los usuarios de colectivos y para el municipio?

—La emergencia en transporte que aprobó el Concejo viene a poner en un pie de igualdad las condiciones reales de la situación del transporte público de colectivos que se dieron en todo el país. Esto también se dio en Córdoba a mediados del año pasado, en Rosario a fines del año pasado y la propia Legislatura provincial sacó una ley el año pasado que declaraba la emergencia en transporte en los sistemas urbanos e interurbanos. Esto viene a blanquear la realidad de la situación del transporte. Pasó un año y medio de pandemia y las posibilidades de recupero, no solo del sistema de transporte sino de la economía en general, se plantea a mediano o largo plazo. Desde el Concejo se pensó que era importante dar un espacio de diálogo distinto pero con condiciones particulares para el sistema.

—¿Esto significa un ajuste en el sistema de transporte?

—No necesariamente. Lo que significa es la posibilidad y las herramientas para hacer el sistema más flexible de lo que es actualmente. Este sistema que tenemos se pensó en prepandemia, de hecho fue hace 20 años cuando se licitó. Desde lo personal son sistemas y licitaciones que ya no tienen la lógica de los sistemas de movilidad actuales que tienen que tener las ciudades. Hoy los sistemas de movilidad cuentan con información dinámica, mucho más importante, tienen que ser más flexibles. Esto no es la posibilidad de un ajuste, sino de una optimización del sistema en función de los usos que la ciudadanía le va a dar. La otra herramienta que trae es que a nivel presupuestario se puedan reasignar partidas que originalmente tenían algún destino dentro del sistema de transporte, pero refuncionalizándolas según las necesidades que tengamos.

—La palabra flexibilización da a pensar que se puedan dar incumplimientos de las empresas o que la gente piense que tendrá que caminar más para tomarse el colectivo. ¿A qué hace referencia cuando habla de flexibilización del sistema?

—Flexibilizar significa adaptar el sistema a las necesidades de la gente con la condición de los recursos. Hoy el sistema de transporte cuenta con un límite de recursos por los subsidios nacionales y los provinciales y los que pueda aportar el Estado municipal y los que vienen de la tarifa. Hoy estamos funcionando con el 20% de los tiques cortados y cuando anteriormente el 60% de los recursos que tenía el sistema se nutrían de la tarifa, está claro que hay un desfase. En ese desfase la flexibilización da una posibilidad de reestructurar de forma casi continua las posibilidades del sistema adaptándolo a los recursos y a la mejor prestación posible para los usuarios. Como municipio, hay algunas premisas que como servicio público tenemos súper claras y el intendente Emilio Jatón lo ha propuesto: aquellos barrios que hoy son atendidos por el sistema de transporte público van a mantenerse. Después sí podemos articular y gestionar las frecuencias para su optimización.

—Hay que cambiar la ordenanza que regula el transporte público?

—Creo que es uno de los puntos en los que hay que avanzar.

Lucas Crivelli subsecretario de Movilidad y Transporte municipal 3.jpg
El subsecretario de Movilidad y Transporte de la Municipalidad de Santa Fe, Lucas Crivelli, visitó la redacción de UNO y habló de la crisis del transporte en la ciudad.

El subsecretario de Movilidad y Transporte de la Municipalidad de Santa Fe, Lucas Crivelli, visitó la redacción de UNO y habló de la crisis del transporte en la ciudad.

—¿Y cuál es el sistema que ustedes tienen pensado para la ciudad?

—La realidad es que en este estado de pandemia es muy difícil proyectar porque todos los datos que teníamos hasta marzo de 2020 hoy no tienen base para un análisis de un sistema de transporte porque lo que fue del 2020 hasta ahora cambió totalmente. En 2019 en un día hábil convencional estábamos en 150.000 boletos y nosotros el mes pasado, en un día tradicional, tuvimos 32.000 tiques. Ese solo ejemplo muestra cómo viene la situación. Por otro lado, hay que ver cómo se está moviendo la gente. Cambiaron las condiciones totalmente. En Santa Fe era impensado que iba a haber horario corrido en el comercio y la pandemia provocó que durante el invierno haya horario corrido y los horarios de entrada y salida son totalmente distintos. Ya no tenemos más el viaje del sector comercial al mediodía y tenemos una salida a las 18 horas, en lugar de las 20. La Municipalidad firmó un convenio con las tres universidades de la ciudad, con la Católica, la UNL y la UTN, con las que venimos trabajando el tema de la movilidad como premisa y en particular otro convenio muy puntual con la UTN para el control de velocidad, pero tiene asociado un programa de investigación. La idea es poder trabajar con ellos la parte técnica, fuerte y dura de lo que puede ser un nuevo sistema de transporte y obviamente con el aporte municipal con la visión política de hacia dónde queremos que vaya la movilidad de manera integral en la ciudad.

—Con esto que usted dice, vuelvo a la pregunta inicial. ¿La emergencia tiene que ver con la pandemia o con problemas estructurales del sistema?

—La emergencia está relacionada con la pandemia. Mientras esto dure son 180 días con opción de prórroga por otro plazo igual. Entiendo que nosotros tenemos que aprovechar el tiempo para poder también repensar el sistema y salir con una propuesta superadora.

—Por eso digo que en los papeles la emergencia tiene que ver con la pandemia. Pero da la sensación que los problemas del sistema son estructurales. ¿Se está pensando cómo va a ser el momento pospandemia para el sistema de colectivos?

—Exactamente, el sistema ya traía aparejado, anterior a esta coyuntura, algunas dificultades. De hecho entre el año 2017 y el 2019 se perdieron en la ciudad de Santa Fe 6.500.000 boletos, una enormidad. Es más del 20 por ciento de los boletos de un año normal. Eso era algo crítico que había que ir visualizando. Además había habido un incremento de la tarifa del 200 por ciento en dos años. Veíamos que los subsidios nacionales se habían congelado, pero después había subsidios adicionales de manera discrecional que recibía la ciudad de Santa Fe y ya habíamos perdido más de seis millones de pasajeros. Si bien la visión que teníamos del transporte de que en algún momento era necesario ese replanteo, lo que hizo la pandemia fue adelantar los plazos en los cuales se iba a revisar. Ahora tenemos la dificultad de buscar nuevos datos para ver cuál es la movilidad de las personas.

—Al intendente Emilio Jatón se lo vio en reuniones por este tema con pares de otras ciudades como Rosario, Córdoba y Mar del Plata, entre otras. ¿Se está pensando en un frente de intendentes para pelear por una redistribución de subsidios?

—Ya el año pasado hubo reuniones con los intendentes de Córdoba y Rosario fundamentalmente y este año se sumó el de Mar del Plata y yo lo veo muy positivo porque son de distintos partidos políticos, algunos oficialistas y otros de la oposición. Pero las jurisdicciones que tienen que dar esa pelea son los gobiernos provinciales porque son los que tienen el contacto directo con Nación y son las jurisdicciones que conforman la mesa nacional de transporte.

—Lo que sucede es que se trata de un servicio municipal por lo que el problema lo tiene el intendente.

—Exacto. El problema termina recayendo en los intendentes cuando no tienen la relación directa con Nación que es quien mayor aporte de subsidios lleva adelante.

Lucas Crivelli subsecretario de Movilidad y Transporte municipal.jpg
El subsecretario de Movilidad y Transporte de la Municipalidad de Santa Fe, Lucas Crivelli, dijo que hay que hacer una nueva ordenanza para adaptar la normativa a lo que el subsistema de colectivos necesita.

El subsecretario de Movilidad y Transporte de la Municipalidad de Santa Fe, Lucas Crivelli, dijo que hay que hacer una nueva ordenanza para adaptar la normativa a lo que el subsistema de colectivos necesita.

—En provincia también dirán que la responsabilidad por un servicio municipal es del municipio, ¿no?

—Sí, pero la reglamentación de ese servicio y la jurisdicción la tiene la provincia. Los subsidios no llegan al municipio. Los recursos nacionales ingresan a las cuentas de provincia y ellos son los que articulan el pago a las empresas locales, motivo por el cual queda más que claro que es así, más allá que la concesión es municipal . Y claramente el problema es local porque la gente cuando cuenta con un servicio disminuido, cuando le cambian el recorrido lo que hace es ir a la Municipalidad a reclamar la prestación. Pero la responsabilidad de lo económico financiero y desde el suministro de datos corresponde a la provincia. Independientemente de eso, veo con muy buenos ojos la reunión de intendentes porque todos presentan la misma situación de crisis, algunos municipios han abordado reestructuraciones de sistemas de manera muy importante. Junto con Rosario o Córdoba, que interviene sobre 30 líneas de colectivos. Hoy nos encontramos todas las ciudades con el mismo inconveniente. La decisión municipal fue que si ya teníamos un problema, no agregar otro al usuario cambiando los recorridos durante el año pasado. Íbamos a generar un caos. Me parece que en gran parte esta decisión del Gobierno Nacional de aportar 8.000 millones de pesos más para este año, siempre y cuando las provincias te acompañen, vino en la mano más que nada de la reunión de los intendentes.

—¿Es una utopía pensar en un sistema de transporte público en manos del Estado?

—Yo creo que no es una utopía, es una decisión de las distintas ciudades que tienen que aportar a esto. Está claro que el sistema de transporte público, no solo aquí sino en todas partes del mundo, requiere de recursos del Estado para que funcione. Lo importante es que lo que genera el sistema de transporte público en cuantía para la ciudad es mucho mayor de los perjuicios que puede ser tener de poner recursos. Eso es una realidad. Después, para los municipios, el tema es ver de dónde salen esos recursos, quiénes son los responsables de llevar adelante ese cargo para sostener el transporte público, si es el transporte privado, si son otras erogaciones de la ciudad. El tema es quién va a solventar lo económico del transporte público. Utopía no es. Está claro que se está partiendo de una base que es totalmente impensada y es lo que nadie hubiese querido porque arrancamos de 30.000 pasajeros cuando lo bueno hubiese sido repensarlo arrancando de 150.000.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario