Santa Fe

Para el equipo de Jatón, "hoy la transición no tiene sentido"

Laura Mondino habló de la salida de Cliba. La integrante del equipo del intendente electo, se preguntó: "¿Para qué nos vamos a reunir si hay información que la pedimos en el primer encuentro y todavía no nos la dieron?"

Viernes 01 de Noviembre de 2019

El anuncio de la empresa Cliba de dejar de prestar el servicio de recolección de residuos en la ciudad a partir del 8 de noviembre próximo terminó de detonar la transición municipal entre los equipos del intendente saliente, José Corral, y del electo, Emilio Jatón.

En Santa Fe la recolección de residuos domiciliarios se divide prácticamente en partes iguales entre dos empresas: Cliba y Urbafé. Si una de las dos deja de prestar el servicio prácticamente la mitad de la planta urbana quedaría en una situación muy complicada. En los últimos meses la empresa visibilizó una deuda millonaria del Ejecutivo municipal a través de un paro de sus trabajadores por falta de pago.

Ese conflicto, que se profundizó a partir de la derrota del oficialismo en las elecciones de junio, es el que está por hacer volar por los aires la transición municipal. La concejala socialista, Laura Mondino, quien además integra el equipo de transición de Jatón, habló con UNO Santa Fe y lo dijo con claridad: "No descartamos que ellos quieran volver a reunirse o acercarnos información. Pero hoy la transición no tiene sentido. Estamos estancados".

A 40 días de que deba asumir el próximo intendente, una de las empresas que presta el servicio de recolección de residuos avisó por los medios que a partir del 8 de noviembre dejaba la ciudad.

"El jueves Azario (Malena, secretaria de Gobierno municipal) sale a decir que no les había llegado la notificación de la empresa cuando tenía una solicitada en los medios donde la empresa se despide de los vecinos y reclama una deuda. Si no fuiste notificada, date por notificada porque la empresa los notificó a todos los vecinos", cuestionó Mondino.

La concejala aseguró que esta situación no los sorprende porque lo venían manifestando desde hace tiempo en el Concejo donde se aprobaron pedidos de informe que, según la edila, nunca se respondieron desde el Ejecutivo municipal. Pero, además, aseguró que hubo manifestaciones de la empresa respecto de la deuda que el municipio mantendría con la firma y también porque en los últimos meses se ve que el servicio no es el que debiera ser.

"A cada barrio que vamos vemos un microbasural y en un momento los trabajadores hicieron un paro. Esto no nos sorprende pero sí nos preocupa muchísimo", aclaró y aseguró que en el marco de la transición el equipo de Jatón viene solicitando esta información y que nunca se les entregó.

"Sabemos que esta deuda existe, pero no tenemos certezas porque no hay información oficial sobre a cuánto asciende la deuda y qué se vino pagando durante este tiempo y qué no. La empresa manifiesta una cosa y lo que dice el intendente y sus funcionarios es otra. Hay una falta de sinceramiento por parte del intendente", acusó.

La concejala, que dice no estar sorprendida por la situación, al ser consultada sobre qué van a hacer a partir del 10 de diciembre respondió: "Eso es algo que estamos estudiando, pero para nosotros es apresurado definir ya de qué manera lo vamos a resolver porque no tenemos la información oficial. Lo primero que le estamos exigiendo al intendente hoy es que nos dé la información oficial que le estamos solicitando desde el primer día de la transición y hasta hoy no tenemos respuesta. Es difícil trabajar sin información. Queremos que transparenten los números para tomar decisiones".

—¿Ustedes descartan que Cliba pueda seguir en la ciudad o están abiertos a conversar con esa empresa?

—Nosotros no descartamos absolutamente nada, pero queremos tener más información para saber cuál es la situación. Hoy hay un problema coyuntural, que es gravísimo, de rescisión de un contrato de una empresa que se retira y que nos deja la basura en la puerta de casa. Ese es un problema que existe hoy y que el intendente va a tener que resolver la semana que viene cuando los vecinos tengamos la basura en la puerta de nuestra casa. Este es un tema de salud pública, de ambiente. No es un tema menor. El intendente va a tener que encontrar una solución rápidamente porque falta un mes para el 10 de diciembre.

Luego, ante la pregunta de si el municipio podría hacerse cargo del servicio a partir de la futura gestión, Mondino respondió: "Si lo tenemos que hacer lo haremos". Pero la concejala dijo que la coyuntura exige respuestas de la actual gestión y se mostró escéptica sobre los dichos del concejal del oficialismo, Carlos Pereira, que afirmó que la empresa tiene que cumplir con ciertos plazos de prestación del servicio hasta abril o mayo del año que viene.

En ese sentido, la socialista avizora una discusión legal. "La empresa dice otra cosa y entiendo que ahí habrá una discusión jurídica. Pero el tema es que la empresa se va", remarcó y aclaró que el equipo del intendente electo no tuvo un diálogo formal con Cliba. "Lo único que tenemos en relación a la empresa es lo que ayer manifestaron públicamente en los medios y sí nos habían hecho llegar previamente la decisión de que iban a rescindir el contrato. Pero no hemos tenido un diálogo formal", remarcó.

Según Mondino, la falta de información oficial les impide tomar decisiones para buscar una solución de fondo. "Esa es la decisión que todavía no pudimos tomar por no contar con la información oficial", dijo cuando se le preguntó si el servicio se debería relicitar o continuar con un permiso precario como sucede hasta el momento.

"Estamos evaluando todas las alternativas y no descartamos absolutamente nada. A medida que tengamos información oficial vamos a ir viendo de qué manera avanzamos. Son muchas las alternativas y no descartamos nada", sostuvo.

La transición pende de un hilo

La transición municipal está en un momento delicado. Según Mondino no hay fecha para la próxima reunión con Corral, aunque también aclara: "Hoy la transición viene estancada. En la medida que no nos den información certera y nos sigan pedaleando para no darnos información es muy difícil seguir trabajando. No podemos seguir trabajando en el marco de una transición con reuniones donde en realidad no nos están dando nada. Para qué nos vamos a juntar si de las últimas dos reuniones nos fuimos con el compromiso de tener la información y hasta el día de hoy no nos dieron nada".

"No descartamos –continuó– que ellos quieran volver a reunirse o acercarnos información. Pero hoy la transición no tiene sentido. Estamos estancados. Desde el primer día venimos pidiendo información que todavía no se nos dio. Los primeros que manifestaron que querían tener una transición ordenada y civilizada fueron ellos, pero en los hechos no nos dieron nada. La verdad es que vemos que hay una falta de voluntad política de llegar ordenados al 10 de diciembre".

Por otra parte señaló: "Vemos una crisis generalizada porque no solo pasa esto con la basura sino también con las obras que están estancadas como en el caso del desagüe Espora, la Avenida Freyre que tenía que ser terminada en junio y todavía no está terminada. Sabemos que faltan pagos en esas obras y que no fueron sincerados. Es muy difícil seguir trabajando cuando no nos dan la información real".

"No vemos voluntad política de llegar ordenados al 10 de diciembre y sí vemos una situación de crisis que empeora cada vez más. El intendente se tendrá que hacer cargo de cómo nos deje la Municipalidad el 10 de diciembre. Es hora de que se dejen de dar vueltas y se hagan cargo de la real situación de crisis en las que nos van a dejar las arcas municipales", concluyó.

La empresa de la familia Roggio hace más de dos décadas que presta ese servicio en Santa Fe y acusa una deuda millonaria del municipio que la obliga a dejar la ciudad. La recolección de residuos es uno de los servicios públicos más importantes y, también, el que mayor presupuesto demanda. Del lado del mostrador de los empresarios es uno de los mayores negocios que se pueden encarar en un municipio.

En Santa Fe este año fueron 980 millones anuales, de los cuales a Cliba le correspondían más o menos la mitad. El otro 50 por ciento se lo lleva Urbafé. Con la inflación que hubo en 2019, el año que viene el presupuesto para este rubro seguramente rondará los 1.500 millones, una cifra que seguramente tentará a muchos actores de primer nivel para hacerse cargo del servicio, o del negocio. Depende de qué lado del mostrador se lo mire.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario