Judiciales

Pidieron que el femicida de Gálvez sea evaluado por una Junta de Salud Mental

Así lo solicitó su abogado defensor. Este jueves fue imputado por el fiscal que investiga el caso, Jorge Nessier

Jueves 17 de Enero de 2019

Jorge Trossero, el femicida de Danisa Canale (39), la mujer asesinada con diez mazazos el pasado martes en la ciudad de Gálvez, fue imputado este jueves en los tribunales de Santa Fe por homicidio triplemente calificado por  el vínculo, ensañamiento y por ser cometido por un hombre contra una mujer mediando un contexto de violencia de género.

Vestido con una remera azul, un pantalón deportivo negro corto y unas zapatillas blancas, el verdulero y productor agropecuario galvense no prestó declaración ante el juez de la Investigación Penal Preparatoria, José Luis García Troiano.

Esta mañana, en la Sala 2 del subsuelo de tribunales, su defensa, a cargo de Javier Casco, del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal, solicitó que su asistido sea evaluado por la Junta Especial de Salud Mental para que el organismo determine si el hombre, con antecedentes psiquiátricos, es imputable.

El pedido fue aceptado por el fiscal del caso, Jorge Nessier, aunque el funcionario volvió advertir que al acusado se le realizó un peritaje psicológico, a cargo de una psicóloga de la Policía de Investigaciones, preliminar a la audiencia, el cual determinó que tiene "juicio crítico de la realidad conservado y se encuentra lúcido". Asimismo, la Fiscalía cuenta con otro examen psicológico realizado apenas sucedió el violento y fatal episodio que le costó la vida a Danisa.

La solicitud fue avalada por el magistrado de primera instancia quien en su fallo ordenó que Trossero continúe detenido hasta el próximo sábado, fecha en la que se debatirá si quedará bajo la medida cautelar de prisión preventiva o si transita el proceso que lo tiene imputado con una medida alternativa. A su vez, el juez García Troiano ofició al Servicio Penitenciario o la autoridad policial que se encuentre al cuidado del imputado, que se garanticen las medidas de seguridad.

Vínculo, sufrimiento y muerte

Durante la audiencia, el fiscal del caso destacó que existen una serie de testimonios, en total seis, que permitirían establecer que el femicidio de  Danisa se dio en el marco de un contexto de violencia de género. "Es lo que vamos a tratar de demostrar en la audiencia de prisión preventiva donde vamos a mencionar cuáles son los elementos que en cada caso se corresponden con las imputaciones que realizamos", precisó el fiscal en rueda de prensa.

En torno al hecho, Nessier detalló que el crimen fue cometido pasadas las 16.30 en la vivienda donde residía la víctima con Trossero, en Liniers al 900 de la ciudad de Gálvez (departamento San Jerónimo). En esa línea, el funcionario de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación indicó que la maza con la que fue asesinada Danisa medía un total de 12 centímetros en su cabeza de hierro.

Vale recordar que el examen de la autopsia reveló que la víctima tenía la mayoría de los golpes en la zona del cráneo y rostro: recibió alrededor de unos diez mazazos.

"La calificación jurídica que hemos seleccionado en este momento es la de homicidio calificado por el vínculo, ya que tenemos que tener en cuenta que ellos eran cónyuges, por ensañamiento, entendiendo que el hecho no solo produjo la muerte de la mujer sino un sufrimiento extraordinario y por ser cometido por un hombre contra una mujer mediando un contexto de violencia de género lo que vulgarmente se conoce como femicidio", explicó al respecto Nessier sobre la calificación elegida por la Fiscalía para imputar a Trossero aunque la misma es provisoria.

Silencio en la sala

Tras ser imputado, Trossero fue consultado por el juez si había comprendido lo que le atribuyó el fiscal pero el silencio en la sala de audiencia se hizo prolongado. ¿Comprendió lo que le dijo el fiscal?, le preguntó el magistrado pero el verdulero quedó mirando al vacío y no dijo nada.

Ante tal situación, el abogado se acercó a su defendido y le dialogó un segundo por lo que el imputado asintió con la cabeza y dijo que sí había comprendido.

Minutos después el defensor Casco pidió que el hombre sea evaluado por la Junta Especial de Salud Mental, para que determine si su defendido es imputable. El pedido se sustenta en que Trossero estuvo internado, cuatro años atrás, en un instituto psiquiátrico de la ciudad de Rosario y en la actualidad se encontraba consumiendo un medicamento para la depresión.

Un caso similar ocurrió con el homicidio de Carmen Vicenta Martínez (63), ocurrido en una vivienda de  Ruperto Godoy al 1300 y que tiene a su hermano imputado, U. B. Martínez. Por ese caso, la defensa del imputado, a cargo de Betina Dongo, también solicitó que su defendido sea evaluado por una junta de salud mental para que defina si el hombre es imputable. 

La mató y dio aviso

El martes, en horas de la tarde, la seccional Nº 2 de policía de Galvez recibió un llamado de parte de un hombre que alertó un macabro hecho. "Hola Soy Jorge Trossero, vengan a buscarme porque maté a mi mujer", dijo al funcionario policial y brindó la dirección de su casa.

Al arribar al lugar, los efectivos policiales encontraron en el interior de la vivienda a Trossero sentado y al lado a su esposa tirada, bañada en sangre, con golpes en su cabeza y con pocos signos de vida. El hombre fue inmediatamente detenido y la mujer trasladada de urgencia al Samco de Gálvez. Luego fue llevada a un sanatorio privado de esa localidad y horas después al hospital José María Cullen, donde cerca de las 19.20 se constató su muerte.

¿Te gustó la nota?