Ovación

Chiaraviglio con la expectativa de estar en los Juegos de Tokio

Se cierra el ranking, y el santafesino Germán Chiaraviglio, ubicado en el puesto 27, de 32 que clasifican, espera lograr el pasaje a Tokio.

Miércoles 30 de Junio de 2021

Son días y horas muy especiales para el garrochista santafesino Germán Chiaraviglio, quien deberá esperar a que World Athlétic, lo que anteriormente se conocía como la IAF, de la nómina oficial de atletas que por ranking van a poder participar de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. En la presente jornada de miércoles se cierra el ránking, y después la entidad madre del atletismo dará a conocer quienes acceden a Tokio, lo cual será en los próximos días.

El santafesino Chiaraviglio, que por estos días se encuentra en Italia, junto a su entrenador, el concordiense Javier Benítez, se ubica en el puesto 27 del ránking, y a Tokio van 32 de ese escalafón, por lo tanto, en los papeles previos, estaría clasificado, pero todo es una cuestión de tiempo, que se dará a conocer en los próximos días, ya que los atletas deben diagramar su actividad para llegar a la competencia olímpica.

No hay dudas que Germán Chiaraviglio está con muchas expectativas, ya que viene de ser campeón sudamericano en Guayaquil con una marca de 5.55 metros, siendo su cuarto título continental, ya que anteriormente había ganado en Tunja 2006, Lima 2015 y Asunción 2017. El representante de la Federación Santafesina de Atletismo, viajó desde Ecuador a Europa para entrenar en Roma, y poder competir en Polonia, donde finalizó sexto con 5.40, y luego en el meeting de Madrid, que con 5.55 fue segundo.

"El martes fue el último día laboral, ya que era el último día que se podía competir, el miércoles cierra el ranking, se van a actualizar las listas, pero a la actualidad estaba 27 en la lista de 32 que van a ir en mi disciplina en todo el mundo. Con lo cual, en los próximos días se dará la confirmación oficial pero solamente es una cuestión de tiempo" explicó desde Europa el representante de Velocidad y Resistencia.

El garrochista santafesino contó que "En la actualidad estoy muy bien, con un poco más de experiencia, y con muchas ganas, pero físicamente muy bien, porque me preparé muy bien, pasé algunos dolores que tuve en 2019, y principios del año pasado, en la espalda y hoy estoy bastante sano. Estoy con muchas ganas, cada juego olímpico es un desafío en si mismo y nuevo. La semana que viene cuando estemos más tranquilos con el tema clasificación, nos plantearemos el objetivo para Tokio. Pero ya ser olímpico es un enorme orgullo para cualquier atleta".

image.png
El garrochista Chiaraviglio se encuentra en Italia, entrenando con su coach Javier Benítez, y esperando poder estar en la gran cita del deporte mundial.

El garrochista Chiaraviglio se encuentra en Italia, entrenando con su coach Javier Benítez, y esperando poder estar en la gran cita del deporte mundial.

"Las expectativas que llevo a los juegos son buenas. Desde lo anímico estoy muy bien, la verdad es que estoy pasando un momento emocional muy lindo, fui papá hace seis meses, me cambió un poco la perspectiva de como mirar todo. Si bien los juegos olímpicos, en toda carrera y mi vida deportiva fueron lo más importante, pero ahora lo más lindo que tengo es mi hija, y mi familia" explicó Germán quien espera la disposición de World Athlétic.

En el mismo sentido, el santafesino finalista en los Juegos Olímpicos 2016 y en el Mundial de Beijing 2015, comentó que "Desde lo deportivo, esto sano, para lo que es tener 34 años, y pretender ir a un juego olímpico. Porque estoy con pocos dolores, o sin dolores graves, y eso está bueno. Eso me motiva, me permite hacer los entrenamientos completos, y llevar la planificación a como lo teníamos pautado con mi entrenador.

Por último, fue claro al destacar que "Respecto a que versión, en cuanto a marcas y resultados, no es fácil pronosticar. Si te puedo decir que tengo que poner en contexto, porque el salto con garrocha está muy duro, a nivel mundial ha crecido mucho, el sueco Armand Duplantis está tirando todo hacia arriba, y a parte está bueno para el deporte. Me imagino un buen nivel, capaz que superior a los juegos de Río de Janeiro, en donde pensar en una final vamos a tener que saltar 5.70, para mí como mínimo, y de ahí para arriba, y desde el primer intento, porque en el segundo y en el tercero no se si da para clasificar a la final. Está muy difícil, pero estoy con mucha fe y ganas".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario