Ovación

Las emotivas palabras de un exjugador que fue dirigido por Gareca en Colón

Perú, dirigido por el Tigre, se metió en la final de la Copa América, donde chocará con Brasil. César Carignano, quien fue dirigido por el entrenador en el Sabalero, le dedicó unas sentidas líneas en sus redes sociales.

Jueves 04 de Julio de 2019

Perú hizo historia al golear a Chile por 3-0 en el Clásico del Pacífico, y sacó boleto para jugar la final de la Copa América luego de 44 años.

El gran responsable de que el seleccionado incaico esté atravesando uno de los mejores momentos de su historia es Ricardo Gareca, el exentrenador de Colón que como tantos otros luego de su paso por la entidad del barrio Centenario su carrera explotó en otras instituciones.

Su paso por el conjunto rojinegro no es recordado por lo que le dio al equipo, aunque muchos de los futbolistas que fueron dirigidos por el Tigre ya reconocían su don de gente, y su gran capacidad para armar equipos y grupos humanos.

Uno de ellos es César Andrés Carignano, quien estuvo bajo la tutela de Gareca. El Cari, que se desempeña como periodista en LT10 y a través de sus redes sociales siempre refleja con su estilo los hechos deportivos de actualidad, escribió sobre la tarea que viene realizando el entrenador en la selección peruana.

El escrito de Carignano

Allá por 2001, en los habituales torneos de picaditos de los viernes que él pregonaba, yo solía ser el último en ser elegido. Regularmente ocurría. Un día, con su serenidad y su calidez, se acercó y me dijo que tenga paciencia, que en el fútbol todo cambia vertiginosamente. Tres meses más tarde y de su mano, cumplí el sueño que soñé desde siempre.

Me pregunto si habrá utilizado esa frase tras la goleada ante Brasil o si lo ha hecho tras el empate milagroso ante Uruguay, para levantar e invitar a soñar a sus futbolistas.

Y me respondo que sí. Sin dudas. Aunque quizá las palabras fuesen diferentes. Porque cuando la palabra y el trabajo van en sintonía se logra convencer, acaso el desafío más complejo en este deporte.

Ha devuelto a Perú a un mundial tras treinta y seis años, y ahora lo ha guiado a una final de Copa América tras más de cuatro décadas.

La suerte juega y las decisiones también. Infalible no hay nadie en este juego pero que a la buena gente, esa que te contesta un teléfono después de quince años con la calidez de aquel entonces, está bueno que le vaya bien a veces.

A la gente como Ricardo Gareca, está bueno que le vaya bien a veces.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario