Santa Fe

Caso Lezcano: piden informes a Seguridad y convocan a funcionarios municipales

El concejal Carlos Suárez ingresó un pedido de informe al Ministerio de Seguridad. Por su parte, Alejandra Obeid solicitará la presencia de los responsables de Control, Monitoreo y de Prevención y Seguridad Ciudadana municipal

Miércoles 21 de Agosto de 2019

En la madrugada del domingo pasado apuñalaron a Joaquín Lezcano en las cercanías del predio del club Excursionistas donde se realizaba una fiesta privada. La noticia conmocionó a la ciudad y las primeras versiones indicaban que el autor del ataque al joven que hoy pelea por su vida en el Hospital Cullen sería un hombre que estaba cuidando autos en la zona.

Por ese hecho empezaron a producirse algunos movimientos en la política local. En el Concejo ingresó un pedido de informe del edil Carlos Suárez (Cambiemos) para que el Ministerio de Seguridad brinde información sobre lo sucedido el fin de semana.

Al mismo tiempo, su par del peronismo, Alejandra Obeid, también se preocupó por el tema y puso el foco sobre la zona de boliches. Por ese motivo intentará que este jueves los ediles voten un proyecto para convocar a funcionarios municipales del área de Control, Monitoreo y de Prevención y Seguridad Ciudadana.

Asimismo Luciana Ceresola (Cambiemos) reclamó que se refuerce con más agentes y móviles la zona de boliches en la Ruta 168 durante los fines de semana.

Suárez habló con UNO en la Radio y repudió el hecho de violencia que sacudió a la ciudad durante el fin de semana pasado y dijo que su pedido de informes tiene como objetivo "terminar de entender cuáles son las circunstancias". Pero, además, el edil aportó un dato importante y es que el lugar donde se realizó la fiesta a la que concurrió Lezcano contaba con habilitación municipal.

"El pedido de informes es para entender en qué circunstancias se da el hecho y si, como se dice, la persona que podría estar involucrada ejerce la actividad de cuidacoches", referenció.

El concejal aprovechó la ocasión para cuestionar la ordenanza que se aprobó hace unas semanas y que tiene por objeto regular la actividad de los trapitos. "Más allá de que en lo personal me opuse a la ordenanza y que no queremos cargar las tintas sobre eso, si no por el contrario, queremos fortalecer la posición que sostuvimos ya que entendíamos que esa ordenanza podía incrementar el problema en lugar de ayudar a controlarlo".

"Pedimos información al Ministerio de Seguridad –argumentó– porque queremos hacer un seguimiento de cómo avanzan judicialmente estos hechos. Nosotros planteábamos fuertemente cuando se discutió la ordenanza que el Estado ya contaba con herramientas para regular y controlar esto. No era habilitando y dándole el estatus de un servicio público que esto se iba a abordar y controlar de mejor manera".

Luego continuó: "Si las fuerzas de seguridad hacían lo que tenía que hacer, si la Justicia hacía lo que tenía que hacer en su momento hubiésemos tenido menos hechos de violencia (con los trapitos) porque en definitiva se muestra que el Estado aborda la cuestión. La mayoría definió otra cuestión, cosa que respetamos. Pero ahora queremos tener información sobre los hechos que van aconteciendo y por eso hacemos el pedido de informe".

Suárez dijo que el lugar donde sucedió el hecho "no es la zona intervenida ni por el municipio ni por los privados que se denomina como zona de boliches". De todas formas, el edil afirmó que "el evento que se realizó contaba con las autorizaciones del caso y por lo tanto está bien que se haya realizado allí. Lo que hay que abordar es lo otro".

Pero ante la repregunta de si efectivamente el lugar donde se hizo la fiesta estaba habilitado para tal fin, Suárez solo respondió: "Entiendo que es así".

Por otra parte, aclaró que hay eventos de diferentes características, "pero todo evento tiene que tener una autorización municipal". En ese sentido añadió: "Los boliches tienen una habilitación permanente. Es una estructura edilicia que está habilitada como boliche o local bailable y lo que les está permitido llevar adelante es todo lo que esa definición les permite hacer. Lo que muchas veces es difícil de controlar son las fiestas privadas que terminan siendo de carácter pública".

En tanto, sobre si cada vez que se habilita un evento privado se exige que haya una custodia policial, el concejal respondió: "Depende de la característica del evento. Saliendo un poco del esquema del evento bailable, como sucede en cualquier tipo de evento tiene sus requerimientos".

Suárez dijo que la información que se va a requerir al Ministerio de Seguridad también servirá para la implementación de la ordenanza de regulación de los trapitos. "Nos parece que relevar estos datos va a poner de manifiesto dónde poner el acento. Por eso decimos que lo que se tiene que hacer o se debería haber hecho, se puede hacer con lo que hoy ya tenemos".

Pero desde la oposición al gobierno de José Corral, también entienden que hay funcionarios municipales que tienen que explicar lo que está sucediendo en la zona de boliches durante los fines de semana. Para eso, la concejala Alejandra Obeid presentó un proyecto que si este jueves es votado formalizará la convocatoria a funcionarios municipales. Puntualmente se apunta a las áreas de Control, Monitoreo y de Prevención y Seguridad Ciudadana. De forma paralela, Luciana Ceresola (Cambiemos) reclamó que se refuerce con más agentes y móviles la zona de boliches en la Ruta 168 los fines de semana.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario