Santa Fe

Lifschitz, el político que nunca descansaba

Su militancia comenzó en 1973. Miguel Lifschitz fue gobernador, intendente de Rosario dos veces, senador y diputado provincial

Domingo 09 de Mayo de 2021

Era el intendente, después gobernador, de apellido difícil. hiperactivo, sorprendía porque estaba en todos lados. Actos, inauguraciones, reuniones sociales, ¿Cuándo descansaba? Así gobernaba la ciudad de Rosario: siempre poniendo el cuerpo. Cuando fue senador provincial, y preparaba su candidatura a gobernador, Lifschitz hizo lo mismo: dio varias vueltas a Santa Fe, departamento por departamento. Ni hablar cuando llegó a la Casa Gris.

Roberto Miguel

Hijo de don Carlos y doña Hilda, Roberto Miguel Lifschitz había nació el 13 de septiembre de 1955 en una casa de Avenida Pellegrini y Necochea. Hizo el nivel primario en la Escuela Alberdi de Ayacucho al 1500 donde terminó en 1963. Se crió chacoteando en el parque Urquiza.

miguel lifschitz 3.jpg
Roberto Miguel junto a su padre durante una infancia que se desplegó en la Escuela Alberdi y el parque Urquiza.

Roberto Miguel junto a su padre durante una infancia que se desplegó en la Escuela Alberdi y el parque Urquiza.

Cursó la secundaria en el Instituto Politécnico Superior y la carrera de Ingeniería Civil en la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura, ambas instituciones de la Universidad Nacional de Rosario. En esa casa de estudios de Avenida Pellegrini comenzó en 1973 su militancia, atraído por la figura de Guillermo Estevez Boero, en el Movimiento Nacional Reformista y en el Partido Socialista Popular. Egresó en 1979. Fue consejero directivo graduado en el período 1985/1986 y secretario académico de la Facultad de Ingeniería de 1986 a 1989.

Se había casado con Nora Ramírez, de quien se había separado, y tenía tres hijas, Yasmín, Ana Luz y María Esperanza, y un hijo, Federico. También estuvo en pareja con Nidia Garber. En la actualidad se encontraba en una relación con la exsecretaria de Servicios Públicos de la Municipalidad de Rosario y hoy diputada provincial Clara García.

miguel lifschitz 2.jpg
Lifschitz posa para La Capital en un bote del laguito Independencia en enero 2002

Lifschitz posa para La Capital en un bote del laguito Independencia en enero 2002

En la función pública municipal

Ejerció su profesión de ingeniero hasta 1989, ya que en 1990 empezó a cumplir funciones públicas municipales. En la Intendencia de Héctor Cavallero fue director del Servicio Público de la Vivienda (1990-1992) y subsecretario de Obras Públicas (1992-1993).

La interna en el PSP entre Héctor Cavallero y Hermes Binner terminó en fractura en 1994 y encontró a Lifschitz del lado del médico rafaelino. A partir de allí lo acompañó en sus dos intendencias entre 1995-1999 y 1999-2003. Lifschitz encabezó la Secretaría General y fue el representante municipal en el Ente Administrador del Puerto de Rosario (Enapro), condujo el proceso de descentralización administrativa de la Municipalidad y coordinó el Plan Estratégico Rosario.

miguel lifschitz 4.jpg
En marzo de 2001 Lifschitz es nombrado secretario municipal de Servicios Públicos y el transporte será el gran tema a resolver.

En marzo de 2001 Lifschitz es nombrado secretario municipal de Servicios Públicos y el transporte será el gran tema a resolver.

En marzo de 2001 fue nombrado secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad, sacando las papas del fuego, en plena crisis, tras una gestión olvidable de Joaquín Blanco.

De su paso por ambos gabinetes, Lifschitz siempre destacó la transparencia del gobierno municipal de Binner y la priorización de políticas sociales, la inversión en Salud Pública, Promoción Social, Cultura y Vivienda.

Desde 2002 era integrante de la Junta Provincial del Partido Socialista Federación Santa Fe.

miguel lifschitz 5.jpg
Lifschitz se prepara en su despacho municipal en noviembre de 2001 para debatir en el Concejo sobre transporte.

Lifschitz se prepara en su despacho municipal en noviembre de 2001 para debatir en el Concejo sobre transporte.

Lifschitz era hincha de Rosario Central y le gustaba escuchar a Los Beatles o Rolling Stones así como rock nacional, en especial la Trova rosarina. No leía muchos libros pero devoraba los diarios. Disfrutaba compartir un chop con amigos o compañeros del Poli y la facultad en el bar Blanco de Pellegrini y Alem, y su debilidad a la hora de la mesa eran el pastel de carne y el puchero. También, cuando tenía tiempo, se consideraba “un buen asador”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario