El País

El año pasado, 1.320.000 chicos pasaron hambre

Son casi 500 mil más que en 2017

Lunes 29 de Abril de 2019

En la Argentina, quienes más sufren la pobreza son los niños y adolescentes. Según datos del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, en 2018 el 63,4% (unos siete millones y medio de niños) sufrió la pobreza a través de, por lo menos, la privación de algún derecho básico. Si solo se considera el factor económico, el 51,7% de los chicos es pobre porque los ingresos de su familia son insuficientes.

Estas privaciones básicas que considera el informe son: alimentación, saneamiento, vivienda, salud, información y estimulación. Según el documento "Pobreza, derechos e infancias en la Argentina (2010-2018)", el indicador que más se degradó entre 2017 y 2018 fue el de la alimentación, según informó A24.

En 2018 el 11,2% de los niños sufrió hambre en algún momento. Son 1.321.600 millones de chicos. De esa cantidad, el 4,9% experimentó hambre severa y no tuvo acceso siquiera a un comedor comunitario o alimentación gratuita.

Lo alarmante es que de 2017 al año pasado, la cifra creció exponencialmente: pasó de 7,1% a 11,2%; es decir, 483.800 nuevos niños pasaron hambre.

El Observatorio realiza estas mediciones desde 2010 y el año pasado fue el peor resultado en la década:

  • En 2010 el porcentaje de niños que sufrió inseguridad alimentaria fue de 8,2%
  • En 2014 bajó a 6,8%
  • En 2015 tocó el mínimo con 5,7% y luego en 2017 subió a 7,1%.

Un poco de contexto

Según los datos del Indec, en marzo la inflación fue de 4,7%. Cuando se observa la variación interanual la suba fue de 54,7% pero los alimentos aumentaron por fuera del promedio: 64% en un año

Otros indicadores de pobreza

A diferencia del Indec, la UCA no mide solamente la pobreza por ingresos sino que lo hace a través de un índice que considera numerosos factores como el acceso a alimentos, al agua corriente y sanitarios, a la posibilidad de recibir estimulación temprana, a asistir al colegio, entre otros.

En 2018 el 63,4% de los niños experimentó la pobreza en al menos una de estas dimensiones mientras que el 18,9% lo hizo en condiciones que el Observatorio considera "humanamente inaceptables".

Del análisis de esta pobreza multidimensional se desprende que:

  • El 22,9% de los niños tiene carencias de espacio en sus viviendas
  • El 19,1% tiene dificultades en acceder a información. Es decir, carece de celular, computadora o tablet con internet y de libros infantiles
  • El 18,5% no puede acceder a agua potable o un sanitario digno
  • El 17,4% no tiene las vacunas correspondientes a su edad o hace más de un año que no recibe atención médica
  • El 13,4% no recibe la estimulación que corresponde a su edad o vive en ambientes de violencia

Si bien el acceso al alimento fue el indicador que más empeoró, todos los demás mejoraron levemente de 2017 a 2018. Por ejemplo, debido a obras, el indicador "saneamiento" mejoró un punto, al igual que el acceso a la salud o a la educación.

¿Te gustó la nota?