Preocupante

La exportación de trigo caería 48% por la sequía y al país no ingresarían 2.221 millones de dólares

Es la estimación que realizó la Bolsa de Comercio de Rosario. Las ventas al exterior serían las más bajas en los últimos tres años

Sábado 12 de Noviembre de 2022

Las exportaciones argentinas de trigo de la campaña 2022/23 caerían 48% respecto al anterior ciclo como consecuencia del impacto productivo de la sequía y las heladas tardías, y se resignaría así el ingreso de 2.221 millones de dólares, estimó ayer la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Tras el último recorte realizado por la entidad bursátil a 11,8 millones de toneladas, también se ajustó la proyección de exportaciones de 8,9 a siete millones de toneladas, aunque si se toma en cuenta el volumen despachado en 2022, la merma sería de 7,5 millones de toneladas.

LEER MÁS: Más de la mitad de las parcelas de trigo en Santa Fe tienen un estado "regular o malo"

De esta manera, las exportaciones de esta campaña se ubicarán en 2.379 millones de dólares frente a los 4.600 millones de dólares que se embarcaron en la 2021/22.

A la vez, “si comparamos la evolución de las exportaciones de trigo valuadas en dólares a lo largo de los últimos 10 años, vemos que las exportaciones de la 2022/23 es la más baja de los últimos tres años”, señaló la BCR.

LEER MÁS: Trigo: molinos de Santa Fe advierten que la sequía impactará en el precio de la harina

Por otro lado, el informe de la entidad bursátil marcó que el ajuste productivo llevó a “un stock final que se reduce a más de la mitad en comparación al ciclo actual”, por lo cual la relación entre el consumo y las existencias queda definida en un 10%.

Esto generará una situación más ajustada para el abastecimiento de cara al empalme de cosechas del próximo año. Este ratio es el más bajo desde la campaña 2016/17.

Esta situación de fuertes recortes productivos se da con mayor fuerza en la zona núcleo, donde la pérdida estimada para los productores asciende a 650 millones de dólares, considerando un rinde promedio de 15 qq/ha y 391.000 hectáreas de superficie perdida.

Por un lado, estos 650 millones de dólares se componen del valor de la pérdida adjudicada a las hectáreas perdidas (no cosechadas) debido a los efectos adversos del clima que se estiman en 307 millones de dólares; mientras que el efecto de una baja en el rinde efectivo y la consecuente caída del margen bruto registrado en las 920.000 hectáreas restantes suman otros 343 millones de dólares.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario