Policiales

Cayeron "Los topos": la banda que robaba cables de telefonía en Santa Fe y Buenos Aires

Hay ocho detenidos. El metal es comercializado en el mercado negro internacional y destinado a la tecnología aeroespacial debido a la alta pureza del cobre. En total, son 10.650 kilos de cables

Miércoles 28 de Agosto de 2019

En un operativo supervisado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, a través del trabajo de la Policía Federal Argentina, se desarticuló una organización criminal que se dedicaba al robo de cables de red telefónica bajo la modalidad de “topos” en Buenos Aires y en el sur de la provincia de Santa Fe.

Como resultado, se secuestraron más de diez toneladas de cables de cobre y 4.000 kilogramos de aluminio en lingotes junto con maquinaria para su extracción, pelado y triturado. Hasta el momento, son ocho las personas detenidas involucradas en la maniobra.

Los efectivos de la División Investigación de Delitos Contra el Automotor de la Policía Federal, fuerza que conduce Néstor Roncaglia, desplegaron tareas de inteligencia criminal ordenadas por el Juzgado Federal de Tres de Febrero, subrogado por Alicia Vence, a raíz de interrupciones de comunicaciones telefónicas denunciadas en distintos barrios del conurbano bonaerense y en la ciudad de Rosario, donde se registraron más de 20.000 usuarios damnificados.

La investigación permitió determinar que dichos cortes se debían a la presencia de una organización criminal que cortaba y sustraía los cables subterráneos de empresas de telefonía.

Para ello, se estacionaban en las esquinas simulando ser una cuadrilla de reparaciones eléctricas y utilizaban camiones y camionetas con un sistema mecánico que enrollaba los cables. Luego, los vendían en distintos locales del rubro metalúrgico en Buenos Aires y Rosario.

Se estableció que la organización participó en al menos seis hechos comprobados de robo de cables subterráneos tanto en la zona del conurbano bonaerense como en Rosario.

Mecanismo

Primero se instalaban en las ochavas de las aceras simulando ser una cuadrilla de reparaciones eléctricas. Para ello empleaban elementos se señalización lumínica e indumentaria que simulaba ser de la empresa Edenor.

Luego, se abrían las tapas de las cámaras subterráneas en la vía pública y se interrumpía la comunicación con el corte de cables en tramos de 100 metros. Por último, se los extraía mediante vehículos especialmente acondicionados, camiones o camionetas, con una abertura en el piso de la parte trasera donde con un sistema mecánico se enrollaban los cables con un motor.

Una vez reunida toda la información, se desplegaron 13 allanamientos simultáneos en San Martín, La Matanza, Tres de Febrero, Tigre, General Rodríguez y Rosario. Como resultado, se secuestraron 10.650 kilos de cables de cobre; 4.000 kilogramos de lingotes de aluminio; siete camiones, dos camionetas y dos autos; tres armas de fuego; más de 300.000 pesos; teléfonos celulares y documentación de interés para la causa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario