Santa Fe

Abusos en los supermercados: diferencia de precios entre las góndolas y las cajas

Desde la Secretaría de Comercio Interior confirmaron que este tipo de casos es recurrente en los supermercados santafesinos. Aconsejan chequear detalladamente al momento de la compra.

Sábado 21 de Junio de 2014

Una simple compra en el supermercado de la vuelta de casa puede convertirse en un dolor de cabeza y de bolsillo. Esto fue lo que le pasó a un santafesino (que prefirió permanecer en el anonimato) que decidió realizar sus compras en el establecimiento de una reconocida marca local. El problema surgió cuando al momento de abonar la compra, el ciudadano que comenzó a notar grandes diferencias entre los precios facturados y los publicados en góndolas.

“En una compra de veinte productos a veces uno no se acuerda qué precios tenían las cosas al momento de pagarlos. En esa oportunidad solo llevé diez productos y en tres había una diferencia entre los que estaban en góndola y lo que pague en caja”, relató el ciudadano. 

Al darse cuenta de esto, el cliente comenzó a reclamar al cajero por este abuso. Paso siguiente fue derivado con el gerente de la sucursal a quien le reclamó el error y además solicitó el libro de quejas para dejar asentada su disconformidad. Por su parte, el representante de la firma remarcó que esta era la primera vez en la cual registraban un hecho de esa naturaleza. “Más bronca me dio cuando al momento de reclamar la gerencia me remarcó que era el primero que me quejaba, cuando yo ya había tenido problemas. Me parece que están obligados a tener un sistema de ese tipo (por el libro de quejas)”, aclaró.

El problema terminó cuando desde la empresa reconocieron el error y facturaron los productos como panadería, alimentos y bebidas. “Por lo cual han seguido con los mismos precios luego de que me fui. Solo queremos agregar y decirle a la gente que esté atenta, que controle porque la mayoría no lo hace”, subrayó. 

El cliente detalló que esta no fue la primera ocasión en la cual tuvo que reclamar la diferencia entre los precios y que muchos de sus conocidos, familiares y amigos se vieron obligados a pasar por la misma experiencia.

“Hay que reclamar y que la gente esté atenta. Ahora envié un e-mail a defensa del consumidor y contestaron que tengo que mandarlo a la oficina nacional, ubicada en calle Primera Junta”, finalizó.

Chequear

En tanto, desde la Dirección de Comercio Interior de Santa Fe confirmaron que la diferencia de precios entre producto en góndola y el facturado es un tema recurrente. Sin embargo las denuncias que reciben sobre esta temática son escasas, ya que los clientes suelen quejarse directamente en los establecimientos comerciales donde tienen lugar las faltas.

“Nosotros tenemos conocimientos de que esto es recurrente en los supermercados porque lo vemos con los inspectores”, explicó Leandro Gianzone, titular de la cartera. El método utilizado para detectar las diferencias consiste en llenar un carro de compras e ir comparando los precios que se observan en las góndolas con lo facturado.

El titular de la cartera reiteró que este tipo de prácticas son comunes en los locales de la ciudad y que en caso de detectarse este tipo de abusos, los comercios son sancionados.

“El consumidor debe exigir en la caja que se le cobre el precio que figura en góndola, porque ese es el precio que él debe pagar, no pueden cobrarle algo de más o decirle que está mal puesto en la góndola, porque justamente está exhibido para que el consumidor pague ese precio”, recalcó Gianzone.

Si bien para la mayoría de los consumidores el tener que reclamar se vuelve en ocasiones un mal trago, en el caso de los supermercados esta serie de mal entendidos suele solucionarse de forma rápida. Ya que la mayoría de los comercios accede a cobrar el precio que figura en la góndola.

Desde la cartera de comercio aconsejaron a los consumidores santafesinos no tardar en realizar su reclamo, ya que si no se advierte en el momento es más difícil constatar el hecho de que haya existido una diferencia de precios. “Si viene el consumidor y nos dice que estaba 6 pesos en góndola y le cobraron 7, lo único que podemos tener es el tique salvo que el consumidor se haya asegurado de alguna forma traer la prueba de que en góndola estaba a 6 pesos, de otra forma nosotros solo tendremos el tique y la palabra del consumidor”, explicó el funcionario provincial.

Para evitar ser víctimas de abusos el primer paso que recomendaron desde el ente provincial es tratar de recordar los precios que figuran exhibidos en góndola, para luego poder controlar el tique al momento de pagar en la caja.

En caso de que se detecte alguna diferencia, el consumidor está en su derecho a exigir que se cobre el precio exhibido. Si el negocio no accediera a esto se recomienda no comprar el producto, salvo que se trate de una cuestión de necesidad extrema o de que esa mercadería no se consiga en otro comercio. “Pero en principio deben exigir que les cobren lo que está exhibido y siempre que controlen el tique”, reiteró Gianzone.

 Desde la Dirección de Comercio Interior alentaron a los santafesinos a denunciar estas prácticas abusivas ya que el desconocimiento por parte de los organismos de control colabora a que estas sigan repitiéndose y perjudicando a los clientes. “Es muy importante que el consumidor se acerque no solo a nosotros cuando tiene un problema, si no cuando detecta algo perjudicial también es importante que nos ponga en conocimiento”, señaló Gianzone.

Precios Cuidados

En relación a la implementación de la segunda etapa de Precios Cuidados en la ciudad capital, el titular de la cartera de Comercio recalcó que hasta el momento es bastante satisfactoria. “Santa Fe es una de las provincias del país que mayor cumplimiento tiene en lo relacionado a la implementación de los Precios Cuidados. Y por lo que transmiten desde el área de Comercio de la Nación, también están muy satisfechos con el cumplimiento que hay con el programa”, explicó Gianzone.

El funcionario provincial remarcó el esfuerzo que implica llevar adelante el control de los productos de manera semanal.

Hay que recordar que en la segunda etapa de la campaña de los Precios Cuidados la cantidad de productos que conforman las canastas que ofrecen tanto las cadenas nacionales como las regionales se incrementaron notoriamente. En el primer caso los artículos que integran Precios Cuidados alcanzan los 300 artículos, mientras que en el caso de las empresas locales el número llega a 190. En ambos casos destacaron el alto índice de cumplimiento y la ausencia de denuncias.

¿Te gustó la nota?