Santa Fe

“Para esta crecida del río en la ciudad estamos preparados”

Así lo explicó a Diario UNO Blanca Argentina Fritschy, investigadora del Conicet y miembro de la Academia Nacional de Geografía. Una reflexión sobre los riesgos hídricos y el plan de urbanización.

Sábado 21 de Junio de 2014

La crecida del Paraná puso en alerta a la población de la ciudad de Santa Fe, que espera el pico máximo del río para el próximo 10 de julio. En los últimos informes del Instituto Nacional del Agua (INA)la altura máxima prevista para esa fecha es de 5,20 metros, un registro que queda por debajo de los niveles de alerta.

Ante esta situación de aumento del caudal en el curso medio del río Paraná, Diario UNO dialogó con la doctora en Geografía Blanca Argentina Fritschy, investigadora del Conicet con sede en la Universidad Católica de Santa Fe y reciente Miembro Titular de la Academia Nacional de Geografía.

“Considero que para esta crecida estamos preparados, después los datos dirán en qué magnitud es extraordinaria y si pasan o no los 30.000 metros cúbicos en Corrientes. Yo digo que se están tomando las medidas preventivas”, afirmó.

En este sentido recordó crecientes anteriores que sufrió Santa Fe. “Claro está que esta crecida a mi criterio no va a ser la máxima de las que venimos sufriendo desde la segunda parte del siglo pasado. El río Paraná en su curso medio, donde yo me dedico a estudiarlo más, ha tenido en 1982, 1983, 1992 y 1998 (salvo la de 1995) crecidas muy fuertes y con gran caudal. Justamente la del 82 y 83 ha encontrado todo el lecho mayor inundado y por eso las aguas se mantuvieron tanto tiempo por encima de los 6 metros en el puerto de Santa Fe”, manifestó.

Si bien Fritschy insistió en que la ciudad se encuentra preparada para una crecida como la que se anuncia para los primeros días de julio, resaltó la necesidad de políticas estratégicas profundas. “Yo creo que lo que está faltando son propuestas o medidas a largo plazo que superen lo que significan una, dos o tres gestiones. Eso es lo que más me preocupa y creo que es un problema de toda la Argentina. Hacer una cosa, cambiar y volver, no conduce a nada porque hay que pensar en el bienestar de la población más allá del signo político del momento. Esa vigencia en la toma de decisiones de políticas a largo plazo es lo que a nosotros nos permitiría estar mejor preparados”, dijo.

Respecto a la geografía de Santa Fe, la cual se caracteriza por el riesgo hídrico, la investigadora insistió: “No hay que entrar en pánico por esta situación, porque nosotros elegimos vivir en un modelado de llanura aluvial. Entonces se supone que el río tiene un comportamiento y como tal nosotros debemos comprenderlo y adaptarnos. Nosotros no le podemos quitar las crecidas extraordinarias al río Paraná, sabemos que las tiene y tenemos los datos que los indican”

“Por otra parte, el río Paraná o el Salado son ríos de llanura que siempre anuncian cuando vienen creciendo, no nos toman de sorpresa. Crecen de centímetro a centímetro, no es como un aluvión que se produce en zona de montaña. Es responsabilidad de los gestores justamente estar preparados para recibir ese exceso de agua que caracteriza a una crecida extraordinaria”, explicó la docente.

Planificación urbana

Consultada por la construcción de la Costanera de la Reserva Natural del Oeste, obra que se enmarca dentro de los trabajos que lleva adelante la Municipalidad respecto del Plan Urbano Integral del Oeste, Fritschy mostró su contento frente a la iniciativa. “A mí me encanta. Estoy de acuerdo. Yo era una de las que comentaba, después de la crecida del salado del 2003, que la Municipalidad tendría que haber alambrado y puesto guardia para no permitir el acceso a la población en terrenos por debajo de cota 15, tal como se establece en la ordenanza. Sin embargo eso no fue posible, volvió la población y seguimos con el mismo problema”, sentenció.

Este martes se conocieron cuatro oferentes para las obras de la segunda etapa de la Costanera de reservorios en el extremo oeste. Los trabajos previstos en el proyecto comprenden el alteo de las nuevas manzanas y calles, mediante el relleno del sector bajo existente entre el antiguo terraplén de defensa y el lago de reservas ubicado más hacia el oeste del sector. Las tareas incluyen también la construcción de un tramo de desagüe pluvial.

“Me parece acertado el proyecto y creo que de alguna manera hay que tratar de desalentar la instalación de población en ese sector. Porque de por sí se inunda, siempre tenemos ese problema y es algo que estamos pagando todos los santafesinos. Hay que evitar esa zona de vulnerabilidad hídrica, llevarla a otra parte o hacer convenios con Monte Vera, Recreo, ya nos estamos extendiendo hacia el norte”, dijo Fritschy.

En este sentido ejemplificó la necesidad de extensión que hoy se ve en la ciudad: “En su momento París también creció y tuvo que hacer convenios, repartir los servicios y llegaron a un acuerdo porque la ciudad primigenia se fue extendiendo y necesitaba mas espacio. Y Santa Fe se va a tener que integrar a Recreo y Monte Vera con el tiempo; y es preferible que lo haga antes de que la población tome ocupación del espacio para que sea una tarea planificada”.

Respecto al mapa actual de urbanización que Santa Fe presenta al norte, la investigadora indicó: “Aún falta mucho. Desde el punto de vista geográfico, así como yo lo veo desde arriba, recorriendo las calles de tierra, las avenidas, las vecinales, a mí me parece que tendrían ya que unir ese territorio de alguna manera”.

En este punto sostuvo: “No escapamos al proceso de urbanización”, y afirmó que “diagnósticos indican que para 2050 el 80 por ciento de la población mundial será urbana”. Ante esto, Fritschy volvió a hablar de planificación, pero también de “análisis de los usos de suelos que se van a dar a ese territorio, porque de alguna manera y a la larga se van a ocupar con la urbanización”.

“Tomar decisiones en forma responsable para tratar de impactar lo menos posible al paisaje, al entorno y al medio, esa es nuestra responsabilidad”, finalizó.

¿Te gustó la nota?