Santa Fe

Abren el primer lavadero de autos "boutique" de mujeres en la provincia

Se llama "Las pibas" y está en Rosario. Un grupo de trabajadoras mujeres de menos de 30 le hace frente al aumento del desempleo juvenil que reflejó el Indec.

Domingo 04 de Abril de 2021

"Lavadero Las Pibas. Car wash". El cartel en color rosa y negro marca la impronta del lugar. Está en Pellegrini al 4800 e invita a entrar al local donde se lavan autos, pero atendido solo por mujeres: el único en la ciudad, "y en el país", subraya la dueña. Una rareza en un corredor donde desde mediados de los 90 dominan el rubro los varones.

Pero sin importarle ser minoría, Betina Ramírez, una joven nacida y criada en este barrio de zona oeste, de 27 años y mamá de un nene de 5, tras quedarse sin trabajo abrió este comercio en junio del año pasado, en plena pandemia.

Y ahora, en el galpón-boutique con sala de espera incluida, ya trabajan junto a Betina otras cinco mujeres, todas menores de 30 años. Son parte de la franja económicamente activa más castigada por la desocupación en el país. Según los últimos datos del Indec (4to. trimestre de 2020), la población desocupada a nivel nacional es del 11 %, pero al interior de esta variable el grupo más golpeado es el femenino, de entre 14 y 29 años: allí el desempleo trepa al 26%. "Las Pibas" de este lavadero, con agua y jabón y en solo 35 minutos por auto, le hacen frente a los desalentadores índices.

La Capital dialogó con Betina, Macarena, Antonella y Paloma, a quienes se sumarían en el turno tarde Elena y Roxana. Todas terminaron el secundario, menos una que cursa actualmente en una escuela nocturna. Varias son madres y ex trabajadoras informales: cuidaron chicos, limpiaron casas, trabajaron de mozas o en pequeños comercios. Ahora empiezan a ver la posibilidad de formalizar su situación laboral y por qué expandir el negocio.

"En este mismo lugar trabajé en una agencia de autos usados hasta el año pasado. Cerró. Hasta ese momento yo solo repasaba los autos, pero un amigo me enseñó a lavarlos 'al detalle' y me largué si bien un ahora colega me advirtió: 'te vas a morir de hambre'. Por suerte se equivocó, no nos sobra nada pero este lavadero ya es una fuente de trabajo para seis mujeres", dijo Betina.

image.png
"Las Pibas" de este lavadero, con agua y jabón y en solo 35 minutos por auto, le hacen frente a los desalentadores índices del Indec.

"Las Pibas" de este lavadero, con agua y jabón y en solo 35 minutos por auto, le hacen frente a los desalentadores índices del Indec.

Lavado al detalle: básico, premium y max

"¿Cuáles son los secretos de un lavado al detalle?", preguntó este diario al grupo experto. Cada una sumó un dato: "Usamos productos especiales como sacabichos y desengrasantes", "le pasamos mucho cepillo a los guardabarros y luego la hidrolavadora", "no usamos rejillas: solo trapos de microfibra que no dañan la pintura del auto", "tras lavarles las alfombras colocamos adelante una alfombrita de papel con letras rosas con todos nuestros datos" y "dejamos que el cliente elija una fragancia de varias que tenemos y entregamos la unidad con perfume", fueron las respuestas.

Eso, más el aspirado o la limpieza de los asientos divide la tarea en tres ofertas clave con distinto tiempo de labor: lavado básico, premium (de poco más de una hora e incluye baúl y tablero) y premium max (que incluye asientos). Los costos van desde los 500 pesos en adelante.

Las cuadras de Pellegrini pasando Avellaneda, desde el 4000 al 6800, comenzaron a llenarse de lavaderos a mediados de los 90, en plena desocupación, crisis menemista y descomposición del tejido social.

En 1998 se contabilizaban 30, la mayoría atendía las 24 horas y muchos se habían instalado en terrenos del ferrocarril. Hubo fuego cruzado entre estos trabajadores informales autodenominados "artesanales" y el municipio que los clausuraba. Eran representantes de 300 familias que no tenían otra posibilidad laboral: se los tildaba de "truchos" y se los acusaba de no estar habilitados y trabajar con conexiones irregulares de agua.

Por si fuera necesario aclararlo, Betina dijo que paga todos los impuestos y el agua de su local con un coqueto baño y cocina: un inmenso galpón todo pintado de negro, con guardas rosas en las paredes, un toque naif que contrasta con los tradicionales rincones de talleres y lavaderos masculinos, con almanaques y posters de mujeres voluptuosas.

Betina aseguró que no tiene problema alguno con el municipio ni con sus sus colegas varones: "Soy del barrio, conozco la zona y los códigos, y mis compañeros nos cuidan a todas", aseguró.

Cuando comenzó a trabajar hace nueve meses la oferta era "Lavadero por mujeres y para mujeres", casi un spa. Pero esa historia duró poco. "Empezaron a venir amigos, ex clientes de la agencia de autos en la que trabajaba y amigos de amigos: hoy atendemos a varones y mujeres por igual y especialmente a las mujeres taxistas de la empresa y la aplicación que agrupa solo a tacheras, tenemos con ellas una promoción especial. Norma, por ejemplo, es una clienta de todas las semanas", dice ante la conductora rubia del móvil 1207.

Tanto la dueña, que lava los autos como una más del equipo, como sus compañeras dicen que los varones son más "mañosos" con el resultado del lavado. "Y, les tocás el auto y les tocás la vida", se ríe Betina.

Y algo de eso hay. Cuando se les preguntó a los clientes que esperaban el lavado lo primero que resaltaron fue la "minuciosidad" del trabajo de estas mujeres. "Lavan joya", dijo Cristian, dueño de un Corsa. "Se toman su tiempo para cada detalle", aseguró Alexis, conductor de un BMW. Y la palabra final y en el mismo sentido, la tuvo una mujer, dueña de un Gol: "Son detallistas y mientras ellas lavan yo espero acá tranquila en esta sala, donde te sirven algo para tomar y todo". Las Pibas, parece que ya marcan un estilo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario