Judiciales

El asesino de Nicolás Almada pidió la absolución

Se trata de Miguel Ángel Franco que en 2016 mató a golpes a su hijastro de seis años en una vivienda en barrio Loyola Sur

Martes 19 de Febrero de 2019

Miguel Ángel Franco, condenado a prisión perpetua por matar a golpes a Nicolás Almada (6) en una vivienda de barrio Loyola Sur en 2016 cuestionó la sentencia que lo condenó a la prisión perpetua. El mismo fue sentenciado a la pena máxima por el delito de "homicidio calificado por alevosía y lesiones leves calificadas en concurso real".

Los cuestionamientos fueron en el marco de una audiencia de apelación que tuvo lugar en la Sala 5 de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Santa Fe. La misma fue ante un tribunal pluripersonal conformado por Fabio Mudry, Enrique Álvarez y Roberto Reyes. 

Durante la audiencia, la defensa de Franco, a cargo de Ignacio Alfonso Garrone, puso el foco en que la investigación tuvo una serie de falencias. Por ello remarcó que la cámara Gesell que se le realizó a la hermana de la víctima, testigo del suceso, se llevó a cabo seis meses después y que eso perjudicó a su defendido.

En otro aspecto, pidió la invalidez de un peritaje llevado a cabo un día después del hecho al imputado. Se trata de una prueba que detectó rastros de ADN de la víctima debajo de las uñas de Franco. Ese peritaje, para el letrado, no fue notificado a la defensa de manera legal. 

En tanto, el defensor puso en dudas si existió violencia de Franco contra Almada teniendo en cuenta que en la vivienda, el día del hecho, se encontraba la madre y la hermana del niño. La primera fue sobreseída en la causa, mientras que la segunda fue la testigo clave que ayudó a revelar el caso.

Sobre este aspecto, el abogado volvió a reiterar un episodio de violencia que tuvo la madre del niño en 2015, cuando fue golpeado salvajemente y debió intervenir la Subsecretaría de Derechos de Niñez, Adolescencia y Familia.

Finalmente, el letrado le solicitó a los miembros del tribunal que sea absuelto Franco y se le revoque la condena, y en caso de que no se haga lugar, que sea condenado por el delito de homicidio sin la agravante de la "alevosía".

Los pedidos de la defensa de Franco fueron rechazados tanto por los fiscales del caso, Gonzalo Iglesias y Andrés Marchi y los abogados querellantes, Federico Lombardi y Agustín Roubineau del Centro de Asistencia Judicial (CAJ).

Para Lombardi el paso del tiempo de la realización de la cámara Gesell no perjudicó a la defensa, sino que al contrario, complicó a la Fiscalía y a la propia querella. "Favoreció a la defensa ya que podría haber brindado más detalles", destacó el abogado.

Por su parte, Iglesias rechazó los cuestionamientos sobre la muestra de ADN que le se le practicó a Franco y que justamente reveló que los rastros genéticos encontrados eran de la propia víctima. Por esa razón, solicitó que la condena quede firme.

Perpetua

Franco fue condenado a prisión perpetua el 7 de noviembre de 2018 por un tribunal de jueces conformado por  Héctor Gabriel Candioti, Rosana Carrara y Pablo Busaniche luego de un juicio oral y público que tuvo lugar en tribunales. 

Fue juzgado por haber dado muerte a quien en vida fue el pequeño Nicolás Almada, el cual fue salvajemente golpeado, el 16 de noviembre del 2016, en una propiedad de Cibils al 6300 del barrio Loyola Sur. Allí vivía con su padrastro, su madre, Daiana Mendoza y su hermana menor de edad.

Cuatro días después del violento y fatal episodio, tanto Mendoza como Franco quedaron en prisión preventiva por orden de la jueza Sandra Valenti y la causa se encaminó al juicio.

Dos años después, se desvinculó a la madre de Nicolás y así fue sobreseída en la causa. No sucedió lo mismo con Franco que terminó siendo llevado a debate.

¿Te gustó la nota?