Habla la defensa

Herme Juárez aseguró que quisieron hacerle daño pero lo fortalecieron

Eso fue lo que relató su abogado tras entrevistarse con el gremialista y portuario y empresario detenido en la cárcel de Ezeiza. Aseguran que las instituciones ligadas al líder sindical procesado funcionan con normalidad.

Sábado 10 de Agosto de 2019

“El que me hizo esto se equivocó. Quiso hacerme daño pero me fortaleció”, relató Herme Juárez a su abogado, Gastón Rabade, desde su lugar de detención en el Complejo Federal Penitenciario Nº 1 de Ezeiza. El secretario general del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa) y presidente de la Cooperativa de Trabajos Portuarios (CTP), fue detenido el jueves último en San Lorenzo y luego procesado por la presunta comisión de diversos delitos económicos. Desde allí, comenzó a diagramar su estrategia junto al letrado, quien integra el equipo de profesionales que lo defiende de las acusaciones en su contra que consisten en liderar una asociación ilícita, extorsión, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, entre otras.

“Este caso tiene todo el perfil de una causa política en la que todos los delitos que se imputan son de un tenor demasiado pesado. También sostenemos que estamos ante un caso de fórum shopping para intentar favorecer los intereses de quienes están detrás de esta acusación. De todos modos, iniciaremos la defensa técnica con las objeciones correspondientes llevadas adelante por un equipo con gran profesionalismo, pero queremos centrarnos en la cuestión humana”, dijo Rabadé a La Capital durante la primera entrevista que desde la esfera de Juárez se tuvo con la prensa.

El especialista explicó que “por esa razón, y a pesar de que hay sectores pendientes sobre lo que acontece con la Cooperativa, nuestra visión apunta a preservar el sindicato que es donde se genera trabajo y se garantiza la fuente laboral de todos los trabajadores”.

La causa que terminó con la detención de Juárez y otras nueve personas se inició en 2018 por una acusación anónima sobre narcotráfico que, después de una amplia investigación, se desestimó ante la ausencia pruebas. “Después derivó en la imputación de delitos económicos en una causa que actualmente tiene 15 cuerpos y 40 horas de escuchas, entre otras pruebas. Por esa razón somos muchos abogados los que trabajamos sin interrupción para armar la defensa que, en principio, apunta a priorizar el cuidado de la salud y el resguardo de las condiciones de detención de Juárez, teniendo en cuenta su edad (78 años)”, explicó el letrado.

Horas después de su detención Juárez fue alojado en el Hospital Penitenciario Central del Penal de Ezeiza a raíz de un cuadro de hipertensión que sufrió durante su primera noche allí, entre otras complicaciones crónicas que constan en su historia clínica, como un aneurisma de aorta que padece desde hace unos 40 años. “Nos preocupa especialmente esta situación y no queremos exponer a nuestro defendido a un problema de salud”, explicó el abogado.

Teniendo en cuenta ese marco y ante la necesidad de que se respeten sus derechos individuales inherentes a la persona humana, entre ellos al resguardo de su salud, los defensores solicitaron que curse el proceso en libertad y un incidente de morigeración de la prisión preventiva que disponga la detención domiciliaria.

“Queremos llevarle tranquilidad a la gran cantidad de afiliados y trabajadores que se presentaron en el sindicato. Más de mil personas llegaron hasta la sede del Supa para preguntar por la salud de Herme y desearle fuerza por este difícil trance que le toca atravesar”, indicó Rabadé, y agregó: “También recibimos una gran cantidad de esquelas para que se las alcancemos a su lugar de detención. En ellas le expresan apoyo y le agradecen los años de esfuerzo en favor de los trabajadores portuarios”.

“Lo impresionante es que llegó gente de todas las edades. Familias enteras, abuelos con sus nietos, trabajadores adultos y jóvenes que contaron sus conmovedoras historias de vida ligadas al puerto, a la Cooperativa y quieren expresar su gran sentido de gratitud hacia su dirigente”, continuó el abogado.

También dijo que ese fenómeno ocurre con la gente ligada al sindicato, a la Cooperativa, a la obra social y a la comunidad en general que, de algún modo, siente como propias a estas instituciones de la ciudad. “A ellos queremos dirigirnos especialmente para que sepan que todo continúa funcionando bien, como el primer día y que los servicios no se resintieron”, afirmó.

En la primera visita al penal, Rabadé le preguntó a Juárez cómo estaba y qué necesitaba. El dirigente le respondió: “Estoy bien, estoy íntegro. Decime cómo está mi gente. Eso es lo más importante”, contó el abogado. Y repitió otra sensación de Juárez.

“La persona que me hizo esto se equivocó. Pensó que me estaba haciendo un daño pero es al revés. Esto me da más vida y fuerzas para renovar y extender la lucha”, dijo Rabadé parafraseando al representante sindical y empresario.

Según el abogado, “Juárez se debe a sus trabajadores y por eso lo cuidan. Así lo siente”. En efecto, el abogado puso de manifiesto que Vino Caliente, como apodan al gremialista, le dijo que asumiera la defensa e hiciera el trabajo tranquilo. “Me dijo que está todo bien, que le pueden dar vuelta todo y hacer lo que quieran, pero está todo bien”, subrayó el patrocinante.

Y contó que por estas horas, las preocupaciones no pasan por él, sino por cómo están los trabajadores, su familia, la de los otros imputados y las instituciones en la que participa Juárez.

“Hicimos una presentación para liberar las cuentas de la Cooperativa y afrontar los pagos de los salarios y las obligaciones, pero aún no hay respuestas. Consideramos que las medidas fueron exageradas, excesivas. Inmovilizar todas las cuentas sin importar que hay una gran cantidad de trabajadores que dependen de sus salarios es demasiado y eso es algo que le preocupa muchísimo a Juárez”, lamentó Rabadé.

Poco después de su traslado al pabellón en el que se encuentran los detenidos “mediáticos” del penal de Ezeiza, el abogado volvió a reunirse con Juárez. Luego reflexionó que “la privación de la libertad es algo muy duro que solamente puede contar quien lo vivió. Pensé encontrar a un detenido apesadumbrado, o al menos que demuestre algún atisbo de su condición. Pero vi a un hombre estoico, que está tranquilo, que no tiene bronca y no siente odio. El está bien, tiene ímpetu y está íntegro, aunque tememos por su salud. Lo único que le importa es cómo está el mundo exterior”.

Para el abogado, “Juárez sabía que esto podía pasar, por los antecedentes, el momento político y lo que ocurrió con otros sindicatos. Es un modus operandi sistemático para perseguir a los dirigentes gremiales y en consecuencia atacar los derechos de los trabajadores. Una muestra de ello es que no les interesa lo que ocurre con sus salarios”.

En relación a los procedimientos realizados la semana pasada, Rabadé dijo que “fue una gran puesta en escena, una hermosa serie de Netflix. En Buenos Aires no sabían quién era Herme y hoy lo conocen como «el hombre de los cien millones», porque se logró imponer una película guionada destinada a mostrar una realidad que no existe”.

Mientras tanto a Puerto San Martín llegó Javier Rabadé, hermano de Gastón y también abogado e integrante del estudio de defensores y organizó asambleas con todos los turnos de trabajadores y con quienes van a pedir trabajo. “Hay un contundente apoyo a Juárez de obreros que claman por su retorno. En estos días pegaron afiches en la vía pública y, desde todos los sectores sindicales manifestaron su total apoyo, al tiempo que mostraron su preocupación por el mecanismo de persecución de la fuerza sindical”, remarcó.

También dijo que “a Herme le pegan porque no conocen la historia. No tienen idea de lo que hablan y se olvidan de que en los puertos agroexportadores se cobra en dólares. Ellos miran la caja impulsados por sectores económicos para abaratar costos y obtener más réditos a costa de los trabajadores”.

Los letrados fueron categóricos a la hora de desmentir que la Justicia hubiera planteado una intervención a la CTP. “No hay ninguna intervención. No podemos utilizar los medios para mentirle a la gente de forma tan descarada. Se habló de una intervención a la CTP que nunca existió. Es muy triste para nosotros en calidad de abogados defensores tener que salir a dar explicaciones sobre una situación basada en mentiras”, se ofuscó Gastón.

En ese sentido, indicó: “Diariamente informamos a los trabajadores sobre la situación jurídica de Herme Juárez. La entidad se encuentra trabajando normalmente y simplemente el juez federal, como una rutina preventiva, designó a dos veedores para que observen los pagos y el normal desenvolvimiento”.

También aseguró que tanto la CTP como el Supa, la obra social y todas las dependencias se encuentran haciendo su actividad habitual con cada uno de los trabajadores en su respectivo puesto laboral. En ese punto se detuvo para destacar que la obra social “está totalmente saneada, en perfecto estado y brinda un gran servicio a sus afiliados en tiempos en los que en el país la mayoría de las mutuales sindicales están resentidas en el funcionamiento por complicaciones económicas”.

“Lo único que altera el normal desenvolvimiento es la medida, a nuestro entender excesiva, de congelar las cuentas de la Cooperativa a los fines de evitar que podamos trabajar normalmente. Nos entristece mucho que el juez federal no haya contemplado el daño que le está causando a los trabajadores del sector. Ellos cobran por jornal y son ajenos al ataque sin fundamentos que está sufriendo Juárez”, se quejó el abogado.

En otro orden, adelantó que los trabajadores firmaron un petitorio que se elevará al juez federal, al Ministerio de Trabajo y Producción y a la Secretaría de Trabajo a los fines de que expliquen por qué estas medidas apuntan contra los trabajadores. “Ellos decidieron no imponer medidas de fuerza porque Juárez se los solicitó específicamente. Les pidió que sigan trabajando y que lo hagan con más fuerza, porque esa es la manera de defenderlo. También señaló que se quiere defender solo. Porque le alcanza con decir la verdad y con la fuerza de los trabajadores”, remarcó Rabadé.

El interventor

Tal como anticipó la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, a La Capital, se confirmó el viernes la intervención a la Cooperativa de Trabajos Portuarios. Además, se conoció el nombre de quien la llevará a delante. Se trata de Juan José Schaer, un abogado de Buenos Aires con experiencia en el manejo de corporaciones multinacionales.

Una comparación que “entristece”

Respecto a la comparación que autoridades nacionales hicieron del detenido sindicalista Herme Juárez con Pablo Escobar Gaviria, uno de sus abogados, Gastón Rabadé, se mostró dolorido. “Nos entristece profundamente escuchar que se hizo esa comparación. Todos sabemos quién fue ese célebre criminal, narcotraficante y líder del Cartel de Medellín. Es muy lamentable que se marque un paralelismo cuando la realidad indica que a Juárez le iniciaron una investigación por narcotráfico, pero luego quedó desestimada”.

“Esa comparación es muy grave, muy perjudicial e injuriante. Nos entristece porque los trabajadores no tienen un color político y con esas declaraciones jugaron todas las fichas el día de cierre de campaña. Pero lo acusaron sin justificativo y montaron un show mediático”, indicó el letrado y adelantó que “los trabajadores expresaron su deseo de solicitar que no se los convierta en rehenes de esta situación. Piden por favor que le liberen los sueldos y a las autoridades nacionales que contemplen su realidad”, concluyó el defensor.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario