Judiciales

Piden el juicio para una ramificación de la banda del "Chunchi" Montenegro

Fueron detenidos por la Brigada Antinarcóticos del departamento La Capital

Jueves 28 de Febrero de 2019

Un total de diez personas serán juzgadas en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe luego de que el fiscal federal Nº 1 de Santa Fe, Gustavo Onel, formuló la requisitoria de elevación a juicio por la comercialización de estupefacientes en barrio Coronel Dorrego de la ciudad de Santa Fe desde al menos noviembre de 2017.

Se trata de un clan vinculado a la banda de Juan Eduardo "Chunchi" Montenegro, un muchacho que desde la marginalidad social logró construir una organización barrial dedicada a la venta de drogas. Fue condenado el 24 de noviembre del 2017 en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe a la pena de doce años de prisión efectiva por haber organizado el comercio de drogas en viviendas ubicadas en la populosa barriada conocida como "la Chaqueñada".

Dos años después de aquella condena, familiares del "Chunchi" y allegados a la banda que supo dirigir serán sometidos a juicio luego de haber sido arrestados en 2018 tras una investigación llevada a cabo por agentes de la Brigada Antinárcoticos del departamento La Capital.

El pedido de juicio, que fue formalizado esta semana en la Fiscalía Federal Nº 1, solicitó al juez Reinaldo Rodríguez, que Cinthia Monje, Jésica Monje, Jaquelina Monje, Gonzalo Monje, Brian Monje, Cristian "Cuca" Monje, Sergio Abraham Montenegro, Franco Montenegro, Francisco "Pancho" Velázquez y Vanesa Monje, sean juzgados ante un tribunal.

Los diez fueron detenidos el 24 de marzo del año pasado luego de cuatro allanamientos en calle Alberdi (dos en la cuadra del 7900) y dos en calle Azcuénaga (una a la altura catastral de 1600 y otra al 4000). En los mismos, los investigadores secuestraron un total 329.81 gramos de marihuana. En tanto, también fue hallada un arma de fuego calibre 9 milímetros que había sido robada a un efectivo policial, que en ese entonces prestaba servicios en la Unidad Regional XV con sede en la ciudad de Coronda (departamento San Jerónimo).

De manera fragmentada, el fiscal Onel le atribuyó a cada uno de los imputadas distintos hechos. Por un lado, a Montenegro (Sergio), Jésica Monje, Cristian Monje, Gonzalo Monje, Cinthia Monje y Brian Lautaro Monje haber tenido en su poder, en forma conjunta y con fines de comercialización, la cantidad aproximada de 329,81 gramos de estupefacientes, sustancia que fue secuestrada el 24 de marzo de 2018.

En tanto, a "Pancho" Velázquez,  haber participado –de forma no indispensable–, en el ilícito endilgado a los nombrados anteriormente, habida cuenta de la verificación de haber intervenido en distintas maniobras de comercialización de estupefacientes.

Por su parte, sobre Montenegro (Franco), el fiscal consideró que el mismo tenía en su poder, el día de los allanamientos, un total 79,39 gramos de marihuana fraccionada para la venta.

En la misma línea, el pedido de elevación a juicio también le atribuyó a Jaquelina Marianela Monje y Vanesa Belén Monje, haber tenido en su poder, en forma conjunta y con fines de comercialización, la cantidad aproximada de 398,84 gramos de cocaína y 89,28 gramos de marihuana en una vivienda de Azcuénaga al 4300.

Por esta razón, el titular de la Fiscalía Federal consideró imputar a nueve de los acusados el delito de "tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, agravada por la intervención organizada de tres o más personas". Mientras que Velázquez solo quedó implicado en el delito de "tenencia de estupefacientes con fines de comercialización".

Con condena

De los diez imputados, existe un parentesco familiar de parte de uno con el ya condenado "Chunchi" Montenegro. Se trata de Abraham, quien el 19 de mayo del 2016 fue condenado en el Tribunal Oral Federal en el marco de un juicio abreviado cerrado entre la defensa y el fiscal general, Martín Suárez Faisal. 

En dicha causa, la cual también tuvo un total de diez imputados y condenados, se le impuso a Montenegro una pena de dos años de prisión tras ser declarado autor responsable del delito de "tenencia de estupefacientes con fines de comercialización". Dos años después, la misma historia se volvió a repetir.


 

¿Te gustó la nota?