Ovación

Argentina dio todo pero no pudo ser y España es campeón del mundo

En el partido decisivo, los europeos batieron a El Alma por 95 a 75 y sumaron su segunda estrella en el Mundial de China. Francia superó a Australia y se quedó con la medalla de bronce.

Lunes 30 de Noviembre de -0001

España comenzó mejor, con Rubio manejando los tiempos y tomando en apenas 2' la supremacía en el lumínico. Un triple de Marc Gasol amplió el 7-0 inicial, que recién cortó Brussino con una canasta en penetración.

En casi 3' Oveja Hernández se vio obligado a frenar las acciones y en el paréntesis intentó tocar el orgullo a un equipo totalmente distinto al que se vio en el certamen (12-2).

Mientras Argentina defeccionó en cada ofensiva, los de Scariolo lucían más coordinados. Dos triples de Brussino (8) acortaron la brecha 14-8 a los 5'. Una corrida de Campazzo obligó a Scariolo a frenar el trámite (14-10). Deck dejó a uno con una corrida más falta pero España reaccionó.

Embed

En un par de ofensivas los europeos encontraron puntos fáciles (parcial de 7-0) para volver a escaparse 21-13 a los 9'. Con el ingreso de Llul, el combinado español lo cerró mejor para irse 23-14 al primer descanso corto.

España en 2' estableció la máxima del encuentro, con una fluidez en ataque, mucha circulación, los tiros de Rudy Fernández e hiriendo en la zona pintada (28-14). El escolta de Real Madrid puso otra bomba y allí Laprovíttola (5) acortaron la brecha (31-19).

Brussino sumó la tercera y Oveja puso a Fjellerup. Argentina jamás pudo discutir el rebote y no tuvo acciones con su juego interior, algo que limitaba todo a tiros exteriores o penetraciones forzadas.

Fernandez.jpg

Campazzo y Deck bajaron la renta a menos de dos dígitos pero rápidamente Fernández (8) llevó tranquilidad con una penetración. Todo le costó a los argentinos que no lograron reducir el margen y España se quedó con la primera mitad por 43 a 31.

El segundo tiempo comenzó de igual manera, España buscando abastecer a Gasol quien con su potencia fue más que Delía y Scola. Argentina no podía custodiar su tablero, con Scola bien neutralizado y sin conversiones (47-33). El interno de los Raptors con una bandeja (50-33) repitió la máxima. El elenco nacional sin respuestas ante un rival sin fisuras.

Embed

Rubio se lució para incrementar la distancia (55-33) con apenas 4'30'' del tercer cuarto marcó casi un resultado sentenciado. Pero Argentina empezó a luchar y con dos triples (Deck y Campazzo) dejó el lumínico 55-39 para desembocar en tiempo muerto de España. A la salida, con Gallizzi buscando frenar a Gasol, España encontró un par de libres para recuperar terreno.

Mientras al combinado nacional le costaba mucho anotar, España tenía puntos en todas sus manos y manejaba con un banco amplio una diferencia importante (62-43 a los 7'). Los 9 jugadores que puso Scariolo repartieron las opciones ofensiva. A Scola le armaron un cerco tal que solamente pudo encestar desde la línea. De esa manera se fue consumiendo el segmento.

Los últimos 10' lo tuvieron a Argentina dando todo, extendiendo su defensa en procura de la hazaña. Pero esa efectividad que tuvo a lo largo del certamen no apareció en esta final. Aunque siempre hay que confiar: Laprovíttola robó una bola y metió un triple y después Deck dejó 68-54 abajo a El Alma con 7'27'' para terminar.

Scariolo puso a Rubio con Llul quienes capearon el temporal nacional y en parte, llevaron un poco de tranquilidad (73-58 a los 4'). La gran variedad de chances en España, permitió que Juancho Hernángomez clave un triple trascendental. Deck en una tarea descomunal, se puso el equipo al hombro en una labor encomiable.

Desde la línea los españoles definieron la historia y consiguieron por segunda vez en su historia la Copa del mundo. Argentina se va con la sensación de concluir un certamen extraordinario y demostrar que está en la elite del básquet mundial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario