Elecciones 2019

Las elecciones dejan atrás la polarización entre el kirchnerismo y Cambiemos

Los dos oficialismos (Neuquén y Río Negro) ganaron cómodos en sus elecciones generales por más de 15 puntos

Lunes 08 de Abril de 2019

En 2017 parecía que "la grieta" o la polarización venía por todo. Los partidos locales que no respondían al kirchnerismo ni a Cambiemos quedaban diluidos en la idea de que solo se podía estar de un lado u otro de la grieta. Así, Juntos Somos Río Negro tuvo que bajar sus candidatos a diputados nacionales y aún así el kirchnerismo arrasó; el Movimiento Popular Neuquino perdió su hegemonía frente a Cambiemos; el oficialismo chubutense arañó un empate con el candidato del oficialismo nacional…

Hoy, dos años después, el escenario cambió radicalmente. Los dos oficialismos (Neuquén y Río Negro) ganaron cómodos en sus elecciones generales por más de 15 puntos. El tercero, Mariano Arcioni de Chubut, ganó en sus Paso y se anticipa una cómoda victoria para las generales.

¿Qué cambió en tan solo dos años?

Son elecciones puramente locales. La gente elige quién quiere que gobierne en su provincia y quizás no mira tanto el mapa nacional. En 2017 se votaba principalmente legisladores nacionales.

Se nota el fuerte desgaste de la marca Cambiemos. En aquel momento el sello traía un fuerte aire de renovación que se truncó con la crisis económica. Esa alternativa quedó frustrada a nivel provincial.

Un consultor de Cambiemos Chubut explicó que esa provincia tiene una "altísima imagen negativa de la gestión nacional y Macri por arriba del 80%". Además, el candidato a gobernador que había sacado 30% en 2017, solo arañó los 15 puntos. "También se debe a que tiene un alto nivel de desconocimiento. Es decir, los votos de 2017 no eran propios sino de la marca Cambiemos", sostiene el consultor. Lo mismo se replica en Neuquén y en Río Negro.

Existe un hartazgo evidente también de la marca del FpV o Unidad Ciudadana. No solo le fue mal en las tres provincias en que jugó, sino que en muchos casos debió ceder posiciones para evitar papelones. El caso más emblemático es el de Córdoba, donde el kirchnerismo bajó a sus candidatos.

¿Por qué ganan los partidos provinciales?

Hay quienes creen que es la muestra de que los oficialismos siempre ganan. Sin embargo, en estas tres elecciones se observa el mismo fenómeno: la ciudadanía, harta de la grieta, le dio la espalda tanto a Cambiemos como al kirchnerismo.

¿Cómo impactará ese fenómeno en las elecciones nacionales?

Por Pablo Winokur / A24

¿Te gustó la nota?