Información General

La influencia de los elementos en las energías de cada signo

Las características de cada signo del zodiaco están definidas, en gran parte, por la influencia de algún elemento natural: fuego, aire, tierra o agua.

Miércoles 12 de Junio de 2013

Los signos del zodiaco están agrupados según los cuatro elementos más básicos de la naturaleza: Fuego, Tierra, Aire y Agua, que a su vez coinciden con los cuatro principios fundamentales, caliente, seco, húmedo y frío. Cada signo pertenece a uno de estos cuatro elementos, llamados Triplicidades. Las Triplicidades representan el temperamento base, la forma en que se expresa la energía motriz individual. Son cuatro temperamentos básicos: colérico, melancólico, flemático y sanguíneo.

Fuego

Aries, Leo y Sagitario.

El fuego es la energía menos condensada de los elementos. Es sinónimo de acción, pero sin reflexión ni sentimiento, sino algo instantáneo, fruto de la intuición. Su color es el rojo anaranjado y el temperamento asociado a este elemento es el colérico, lo que implica rapidez, voluntad y autosuficiencia. El fuego es el elemento más yang, masculino.

Las personas con signo de fuego se caracterizan por ser de temperamento extrovertido, entusiastas, dinámicos y con gran fuerza de voluntad, temerarios, independientes, eficientes y leales a sus ideales. Por el contrario, algunos de los aspectos negativos que presentan son la arrogancia, impaciencia, egocentrismo, exigencia y falta de escrúpulos, entre otros.

Los nacidos bajo el elemento fuego suelen ser personas optimistas, de actuar imperativo, rápido y eficiente, que suelen adoptar el papel de líder, gracias a su autoafirmación, entusiasmo y espíritu de superación.

Tierra

Tauro, Virgo y Capricornio.

La tierra es la más densa de las formas de energía de los elementos. Su color es el verde y el temperamento asociado a este elemento es el melancólico. La tierra es yin, pasiva, fría y seca.

Las personas tierra son resistentes, de temperamento tranquilo y algo introvertido. Se caracterizan por ser trabajadores, esforzados y perseverantes. Perciben el mundo a través de los sentidos más que cualquier otro signo. Por eso, es algo más lento, una lentitud que compensa con tesón y determinación.

Guiados por la tradición y la norma, vencen cualquier resistencia que se encuentran por el camino, gracias a su energía y su voluntad. Son realistas y pertenecen al grupo de los constructores: les gusta ejecutar sus propósitos y su compensación la encuentran en el goce de la tarea cumplida. Viven centrados en sus objetivos y no se dispersan en nada que no vaya a producir el fruto esperado.

Algunas virtudes asociadas a las personas Tierra son la laboriosidad, la sobriedad, la solidez, la tolerancia, la paciencia y la conciliación, mientras que entre sus defectos estarían la falta de imaginación, la rigidez o el exceso de convencionalismo y formalidad.

Aire

Géminis, Libra y Acuario

El elemento aire es el segundo menos denso, después del fuego. Las ideas, la creatividad, la reflexión y la comunicación, tanto hablada como escrita, son sus principales formas de expresión. Su color es el amarillo y el temperamento asociado a este elemento es el sanguíneo. Es el segundo elemento más yang o activo, tras el fuego.

Las personas de aire viven inmersas en un mundo mental, fantasioso, lleno de creaciones ideales, las cuales en algunos casos pueden proyectar en forma de realización artística y, en otros, desarrollar dentro de su propio universo imaginario. No viven motivadas para llevar a cabo proyecciones propias, sino todo lo contrario, ya que evitan todo lo posible aterrizar en el mundo tangible. Su principal motivación es la belleza.

Entre las cualidades de los signos pertenecientes a este elemento destacan la viveza mental, su sociabilidad, sus dotes de comunicación, su creatividad, el gusto por lo estético y su adaptabilidad. Mientras que algunos aspectos negativos de su personalidad que podrían dificultarle la integración con los otros serían el distanciamiento con el mundo concreto, la falta de coherencia, la superficialidad, la crítica excesiva y el picoteo temático sin profundización.

Agua

Cáncer, Escorpio y Piscis.

El agua es la segunda energía más densa, después de la tierra. Ante un estímulo aplicado en cualquier punto de la misma, el agua responde vibrando en toda su extensión. Es por eso que, en la astrología, representa lo vulnerable, lo inestable y lo fácil de influenciar. Su color es el azul y el temperamento asociado a este elemento es el flemático. El agua es fría y húmeda, pasiva, y es el segundo elemento más yin, tras la tierra.

Los signos regidos por este elemento expresan su energía motora a través de las emociones. Se caracterizan principalmente por su sentimentalismo: pasiones, anhelos, frustraciones, placeres, temores y todo lo psíquico. Viven en un mundo carente de lo físico y mental, donde los estados de ánimo y la extrema subjetividad cobran un papel fundamental.

Entre las virtudes que caracterizan a las personas de agua se encuentran la profunda emocionalidad, la receptividad con los sentimientos ajenos, la adaptabilidad, compasión, altruismo y su vigor espiritual. Mientras que entre sus debilidades se encontrarían la inestabilidad, vulnerabilidad, exceso de sentimentalismo, frustración, manipulación de los demás, miedos irracionales, desconfianza y en algunas ocasiones cierto aislamiento.

¿Te gustó la nota?