Judiciales

Rebajan la condena a la joven que mató a Brian Gaete en Cabaña Leiva

Había sido condenada a 15 años de prisión. Un tribunal le redujo la pena a nueve años

Jueves 15 de Noviembre de 2018

Alexis Belén Salas, recientemente condenada en junio de este año a 15 años de prisión por el homicidio del cual resultó víctima Brian Gaete en el barrio Cabaña Leiva en 2016, fue beneficiada por un fallo de la Cámara de Apelaciones que le redujo la pena a nueve años de cárcel.

La resolución, que fue emitida el pasado 13 de noviembre, lleva la firma de los jueces Sebastián Creus, como presidente del tribunal y de los vocales Martha Feijoó y Roberto Reyes. Los mismos, por unanimidad, resolvieron achicar el monto de la pena que fue dictada por un tribunal de primera instancia conformado por los jueces Jorge Patrizi, Octavio Silva y Eduardo Pocoví.

Salas fue condenada el 11 de junio luego de un juicio oral y público que tuvo lugar en los tribunales de Santa Fe y que fue impulsado por los fiscales del caso, Jorge Nessier y Cristina Ferraro, los querellantes, Federico Lombardi y Agustín Roubineau, del Centro de Asistencia Judicial (CAJ). 

Aquel fallo fue apelado por la defensa de Salas, a cargo de Hilda Ámerica Knaeblein, el pasado  27 de septiembre en el primer piso de tribunales. Allí, la letrada fundamentó que su defendida obró sin dolo ya que actuó en legítima defensa.

Condena aprobada

El juez Creus consideró en su fallo que la riña que se produjo en las inmediaciones de Edmundo J. Rosas y Diez de Andino contó con la participación de integrantes tanto de la familia Gaete y también de la imputada. "No puede aceptarse que un conflicto de esta naturaleza se haya solucionado extemporáneamente y con oportunidades suficientes para reclamar la actuación judicial o policial preventiva, pasando directamente a un estado de situación de venganza privada", analizó el magistrado.

"Ninguno de los protagonistas actuó lícitamente. Ni Alexis Salas, ni lo hubiera hecho un Gaete si los resultados hubieran sido otros y se juzgaran lesiones o alguna muerte causada por algún miembro de esta última familia en el contexto del conflicto que ha quedado probado", agregó.

En torno a la sentencia dictada por el tribunal de primera instancia, el camarista resaltó que "resulta imposible suponer que Alexis Belén Salas, desconociera el conflicto, su inserción en el evento que causó la muerte es claramente un eslabón de esa cadena de venganzas, pues la pelea era generalizada y mutua, objetivamente observada y no una agresión puntual a su sobrino".

Creus descartó el argumento de que la joven condenada actuó sin "obrar dolo" por lo que sostuvo que "no existe prueba alguna que demuestre que la imputada haya obrado por un estado emocional tal que le haya impedido comprender la criminalidad de su acto o dirigir sus acciones (trastorno mental transitorio) o que haya –al momento del hecho– tenido su subjetividad en incapacidad relativa para dominar sus pasiones".

"En tal sentido la conducta demostrada resulta normal o regular de una persona que, aún impulsiva, controlaba su conducta", destacó en su resolución.

La reducción

Para reducir el monto de la pena Creus consideró que los hechos que derivaron en que Salas apuñale a Gaete fueron porque existía un conflicto existente entre ambas familias. A su vez valoró que la condenada tiene una edad muy joven y que carece de antecedentes penales.

En tanto consideró que Salas siempre estuvo sujeta al proceso judicial que la tuvo imputada ya que siempre se colocó, voluntariamente, a disposición de la Justicia provincial mientras que se "autorreprocha" la conducta asumida.

"La juventud del autor siempre implica, desde un punto de vista lógico, una cierta menor madurez para evaluar el alcance de la conducta de los
individuos (esta misma conducta realizada por una mujer madura de cuarenta años de edad –si por caso se pudiera comparar– resultaría más exigible desde el punto de vista de la culpabilidad), como la falta de antecedentes condenatorios que demuestra una forma de vivir alejada del delito, pudiéndose inferir que este hecho es una situación aislada y en tal sentido igual consideración merece lo que el Tribunal alude cuando transcribe las palabras de la imputada que se enmarcan en un sentido arrepentimiento. Finalmente no puede ponerse en duda que su conducta procesal ha sido respetuosa en la medida de que existen constancias documentales que ante su detención se presentó voluntariamente ante la autoridad policial para la efectivización de la medida cautelar", precisó el magistrado. 

¿Te gustó la nota?