Oscura trama narco detrás de un falso allanamiento en Barranquitas

Una trama narco detrás de un falso allanamiento policial en Barranquitas

La Justicia federal apunta a una banda de policías que marcaba casas de narcos y los "mejicaneaba"

Domingo 11 de Noviembre de 2018

La Justicia federal de Santa Fe investiga a un policía santafesino como integrante de una banda que efectuaba falsos allanamientos en las viviendas de personas que se dedicarían a la venta de estupefacientes.

Se trata de Adrián Oscar Celer, el cual es investigado por el fiscal federal N° 2 de Santa Fe, Walter Rodríguez y por su colega de la Justicia ordinaria, Ezequiel Hernández, a cargo de la Fiscalía de Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El funcionario policial fue detenido en 2017 luego de un procedimiento llevado a cabo por agentes del Comando Radioeléctrico donde se frustró un supuesto allanamiento ejecutado en el barrio Barranquitas. En ese entonces, el ocupante del domicilio denunció que cuatro policías ingresaron a su domicilio, sin la orden de un juez, y le exigieron plata, drogas y armas.

El policía investigado tiene un curioso antecedente que remonta al 2014, cuando un diputado provincial, Héctor "Pirucho" Acuña, pidió al ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, -mediante un reportaje al diario Rosario 12- que se investigue si Celer tuvo participación en el hallazgo de un camión con 1.662 kilos de marihuana en la localidad de Arroyo Leyes. Cuyo caso, terminó el año pasado con policías y civiles condenados en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe.

La génesis
El 6 de noviembre del 2017, Celer, junto con otros tres imputados, ingresó -cerca de las 2.30- ilegalmente a un domicilio ubicado en Iturraspe y Terraplén del barrio Barranquitas, en el oeste de la ciudad. Aquella irrupción violenta se ejecutó ostentando su función de personal policial y con el rostro cubierto y exhibiendo un arma de fuego, tipo pistola calibre 9 milímetros.

En ese ingreso, los uniformados le exigieron al ocupante de la vivienda, según indicaron los investigadores, la entrega de dinero, drogas y armas, situación que terminó siendo frustrada tras ser sorprendidos por agentes del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional I que fueron noticiados del extraño procedimiento por vecinos del lugar. Tras ese procedimiento, los cuatro agentes terminaron siendo detenidos e imputados por la fiscal Gabriela Arri la cual le atribuyó a los cuatro agentes "tentativa de robo calificado, allanamiento ilegal, tenencia ilegítima de arma de fuego de guerra y tentativa de falsificación de documento público".

"Actuaron con la intención de darle un marco de legalidad a un procedimiento en el que intentaron acreditar el secuestro de un arma a sabiendas de que no había sido obtenida de forma legítima. En tal sentido, también intentaron comenzar a confeccionar un acta de procedimiento de las supuestas actuaciones", explicó Arri en su momento luego de que el juez penal, Sergio Carraro, ordenó su prisión preventiva.

Con el correr de los meses, la causa recayó en la Fiscalía de Delitos Complejos del MPA a cargo de Hernández. Meses después, tras una pericia llevada a cabo al teléfono secuestrado a Celer, los investigadores detectaron que el miembro de la policía provincial tuvo estrechos lazos con un residente en Paraguay que sería parte de una organización transnacional abocada a la distribución, a grandes escalas, de estupefacientes.

El peritaje
En el teléfono Samsung GSM GT-I9192 Galaxy S4 Mini Duos que era propiedad del investigado se detectó un total de 13 chat llevados a cabo con un argentino radicado en Paraguay, identificado como José Luis D. alias "Gordo Pascuala", el cual le habría suministrado información sobre cuáles eran los lugares en la ciudad y zonas aledañas a Santa Fe donde se almacenaban estupefacientes.

"Ellos ya están teniendo la mercadería, si están repartiendo por todos lados.Yo no te voy a mentir, cumpa. Si yo sé todo porque ellos trabajan con una gente que yo acá los tengo cerca, ¿entendés?". "Vamos a ver como sale este trabajo. Una vez que lo hagas, después yo te prometo uno que lleva 1000 kilos y armas". Ambos mensajes fueron recibidos en el celular que tenía en su poder el agente Celer.

"Tres días la venimos junando, pero no se ve nada", le contestó el exmiembro del Comando Radioeléctrico.

Para el fiscal Rodríguez, existen claras sospechas de que Gordo Pascuala integraría una estructura criminal de alcance transnacional, la cual le suministraría al propio Celer "para que este utilice a su provecho personal y no a los fines de prevenir o sancionar el delito".

Los chats peritados también descubrieron que el policía investigado habría adquirido estupefacientes y un arma de fuego, presuntamente en Paraguay, luego de haber efectuado un giro el 11 de octubre del 2017 por un monto de $19.100 desde un local de la empresa Western Union ubicado en la ruta nacional 168. Ese giro fue luego de recibir información de una mujer que reside en la localidad de Luque, en el país limítrofe.

El mejicaneo
Los contactos mantenidos permitieron establecer y deducir a los pesquisas que Celer recibió información por parte de una mujer, identificada como "Taco", sobre vehículos y lugares que era utilizados por personas vinculadas al tráfico y venta de drogas. Para el fiscal del caso, esa información suministrada tuvo como objetivo "mejicanear" a los presuntos narcos.

Dicho "mejicaneo" se daba, según el fiscal Rodríguez, a través del seguimiento de los mismos con el fin de "coaccionarlos ilegalmente".

El camión paraguayo
Los mensajes investigados también revelaron que el tal Gordo Pascuala recibió, el 20 de octubre del año pasado, un mensaje de parte de Celer que alertó sobre una "orden federal" para interceptar un camión de patente del Paraguay y así registrar el conteiner.

Dicho camión, según cotejaron los investigadores, trasladaba un cargamento de mercadería ilegal que tenía destino Santa Fe. Tras la advertencia, la "logística" del cargamento llevó a cabo acciones para "salvaguardar" la carga y así eludir posibles controles que habían sido planificados en suelo santafesino.

La sombra del Leyes
El titular de la Fiscalía Federal N°2 pidió al juez Francisco Miño que se lleven adelante una batería de diligencias, entre ellas, que se cite a indagatoria a Celer por los mensajes detectados ya que develan la presunta comisión del delito de "confabulación" del negocio de drogas.

En tanto, el titular del Ministerio Público Fiscal solicitó la remisión del expediente judicial de Sergio Vergara y Sergio Fernández, ambos exjefes de la UR I, por abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público en torno a la causa que investigó la causa del camión con drogas en Arroyo Leyes y que se sospecha que el hoy investigado tuvo alguna participación con el hallazgo de aquel cargamento.

¿Te gustó la nota?