Judiciales

Anómala suspensión de un juicio por el homicidio de un niño en barrio Las Lomas

Un tribunal rechazó iniciar el debate y criticó duramente a la Oficina de Gestión Judicial. 

Lunes 29 de Octubre de 2018

El inicio del juicio oral y público por el cual iban a ser juzgados tres muchachos por el homicidio de un menor ocurrido en 2016, tras una balacera que tuvo lugar en barrio Las Lomas, fue pospuesto por orden de los jueces que fueron designados para estar al frente del tribunal. 

El debate estaba fijado para que comience este lunes, a las 7.45, en la Sala I del subsuelo de tribunales y en el mismo serán juzgados German Castañeda, alias "Germancito", Leandro Armelino  y   Alejandro "Porrón" Barrios. Todos están imputados por el homicidio de Ivan Albarengo, un pequeño de 11 años que murió producto de un disparo de arma de fuego ocurrido el 18 de enero del 2016 y cuyo fallecimiento se dio cinco días después en el hospital de Niños Orlando Alassia.

Este lunes, cuando todo iba encaminado para iniciar el debate, los tres jueces que iban a estar al frente, Sandra Valenti, Gustavo Urdiales y Susana Luna, ordenaron que se postergue el juicio y que se lleve  el próximo 1 de noviembre a partir de las 8 de la mañana. 

La resolución, que se dio por mayoría, fue comunicada por la jueza Valenti  En torno a la postergación del juicio, la magistrada explicó que el proceso judicial de la causa para llegar a juicio lleva más de un año.

En esa línea, la funcionaria aclaró que el debate fue fijado primeramente para que se lleve a cabo el 2 de octubre del 2017 pero como el entonces defensor de Castañeda, Rodolfo Mingarini, que en su momento era defensor público -actualmente juez penal de primera instancia-, manifestó que fue notificado del inicio de la audiencia sin los respectivos plazos -de 10 días hábiles-.

El 5 de abril de este año, la Oficina de Gestión Judicial (OGJ), que depende de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, puso como fecha el 26 de julio pero nuevamente Mingarini volvió a pedir que se suspenda ya que se encontraba próximo a asumir el cargo de juez penal de primera instancia. El pedido fue avalado por la OGJ y se dispuso que el juicio comience en la jornada de hoy. 

Un rechazo por mayoría

Según indicó la jueza Valenti, la semana pasada ya se había pedido que se posponga la fecha del juicio debido a que ella y su colega, Susana Luna, se encuentran en la etapa de redacción de fundamentos de dos sentencias que fueron dictadas el último viernes: una por el homicidio Gabriel Ignacio Chialva y la otra por la muerte de Manuel Aurelio Lizoqui. 

"El 23 de octubre pasado el tribunal advirtiendo que al momento de iniciar este juicio aún estaríamos actuando en otro proceso dictados una providencia en la cual disponíamos que el juicio se pospusiese hasta el día inmediato hábil siguiente a la entrega de los fundamentos de los juicios en los que aún nos encontrábamos interviniendo, de conformidad a lo dispuesto en el articulo 312 sin embargo el órgano administrativo en fecha 25 de octubre dictó otra providencia y no hizo lugar a la decisión de los jueces y así llegamos al día de hoy", explicó Valenti a los fiscales, querellantes, abogados defensores y público en general que asistió al debate programado. 

"El derrotero descripto es realmente lamentable y denota las dificultades existentes en el agendamiento de las audiencias de debate pero ello no justifica en absoluto, que a los fines de pretender evidenciar la realización de los juicios, los mismos se ejecuten en violación a los textos legales tanto nacionales como internacionales", destacó la jueza. 

"Nos encontramos en la etapa de redacción de los fundamentos de las decisiones y veredictos dictados y tal circunstancia se erige en una causal de inhabilidad para integrar en este momento este órgano de juicio, por lo menos así lo entiende la mayoría de este tribunal", concluyó en torno a lo resuelto. 

A su vez, la magistrada del Colegio de Jueces Penales de Primera instancia hizo una serie de valoraciones personales y criticó el desempeño de la Oficina de Gestión Judicial: "Realmente no puedo dejar de reconocer mi asombro o estupor frente a la situación que se ha generado, en lo que refiere a la decisión adoptada por el órgano administrador, que ha sido creado para asistir a la jurisdicción, al no cumplimentar una decisión dispuesta por la Magistratura y pretender restringir en forma indebida el ejercicio de la función jurisdiccional", dijo.

"Tal modo de actuar evidencia una clara confusión de la actividad o del objetivo para el cual ha sido creada, pues con su negativa pareciese que intentara imponer a los magistrados cómo debemos ejercerse la función para la cual hemos sido designados al querer que ejecutemos actos que conspiran contra la legalidad, justamente sobre lo cual debemos velar los jueces y ello evidencia un avasallamiento a la función jurisdiccional", sentenció Valenti. 

Malestar en el MPA

La resolución de posponer el debate fue analizada por la fiscal del caso, Cristina Ferraro, de la Unidad Especial de Homicidios, la cual cuestionó la demora ya que recordó que la audiencia preliminar se llevó a cabo en diciembre del 2016. "El hecho aconteció en enero  y nosotros a fines de ese año habíamos formulado la acusación. Prácticamente dos años después estamos llegando a juicio", sostuvo ante la prensa.

"El paso del tiempo nos juega en contra como quien dice en relación a los testigos. No solo porque a veces se les dificulta recordar eventos que han pasado en dos años. Tampoco podemos perder de vista el contexto de este tipo de casos ya que los testigos siguen viviendo en un barrio donde hay conflictos, amenazas y sobre eso tiene un efecto muy negativo el transcurso del tiempo", indicó  Ferraro. 

"Acá tenemos tres imputados cuyas prisiones preventivas tuvieron que prorrogarse y eso también es un riesgo. Según la ley, la prorroga, es una situación excepcional y acá  los tres estuvieron bajo esta condición", resaltó. 

"Eso -junto con apelaciones- genera audiencias, desgastes de recursos que entendemos que si esto hubiera sucedido el juicio, en el momento que ya estábamos en condiciones de realizarlo, se hubiera podido evitar", concluyó la fiscal del caso. 

Muerto por un balazo

Iván Albarengo tenía 11 años cuando fue alcanzado por un disparo de arma de fuego en su parietal derecho tras una balacera desatada en inmediaciones de Boneo al 5600 del barrio Las Lomas, en la zona oeste de Santa Fe. Aquel episodio ocurrió cerca de las 14.30 del 18 de enero del 2016 y cinco días después murió en el hospital Alassia.

¿Te gustó la nota?