Judiciales

Cómo actuó la Justicia en homicidios protagonizados por policías de Santa Fe

Cuatro casos en medio de un constante debate sobre cómo deben mediar las fuerzas policiales

Domingo 09 de Diciembre de 2018

Un joven de 17 años ultimado de un balazo en el frontal tras asaltar una rotisería en barrio Candioti. Un convicto de 24 años que se encontraba con salidas transitorias en Santa Rosa de Lima. Un muchacho en barrio Las Flores y un pibe de 20 años que atracó un colectivo en inmediaciones del Parque Garay, fueron las muertes registradas en los últimos años y que tuvieron un patrón común. Todas fueron protagonizadas por agentes policiales. Algunos en funciones y otros de civil.

Muchos de ellos afrontan un trámite en la Justicia provincial e incluso algunos se encuentran –o estuvieron– bajo la medida cautelar de prisión preventiva tras ser imputados por fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA). Dos de ellos quedaron en prisión tras la intervención del fiscal de Violencia Institucional, Ezequiel Hernández, quien solicitó que permanezcan detenidos hasta que llegue el juicio. No obstante, solo uno fue desvinculado de la Justicia el mismo día del hecho tras entender que "cumplió con su deber".

Los casos son traídos a colación luego de una semana en que la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, oficializó el nuevo protocolo (mediante la Resolución 956/2018)   de uso de uso de armas de fuego para los miembros de fuerzas federales: Gendarmería, Prefectura, Policía de Seguridad Aeroportuaria y Federal. La nueva norma estableció que 
las fuerzas de seguridad  pueden disparar en "defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o de lesiones graves" o "para impedir la comisión de un delito particularmente grave, que presente peligro inminente para la vida o la integridad física de las personas".

Tras esa resolución, fue el propio gobernador Miguel Lifschitz, quien opinó primero sobre la medida y descartó que se aplique en todo el territorio provincial. "No necesitamos una policía más violenta, sino más inteligente y preparada", dijo el mandatario por radio La Red.

Por su parte, el intendente de la ciudad, José Corral, sí avaló la nueva resolución de Nación y pidió que se aplique en Santa Fe. "Hay que tomar medidas y este protocolo lo estableció Naciones Unidas y lo utilizan varios países limítrofes nuestros como Uruguay, Chile, México, Paraguay y Estados Unidos. Establece pautas muy objetivas sobre cómo actuar frente a un delito cuando hay un peligro inminente contra la vida y la integridad física de una personas", argumentó Corral.

La ciudad de Santa Fe no esquiva los casos de homicidios que involucraron a policías de la provincia. El más antiguo –desde que se puso en vigencia el nuevo Código Procesal Penal– remonta al 18 de junio del 2016 y tuvo como víctima a Gonzalo “Dumbi” Bellodi, de 24 años. El mismo en ese entonces se encontraba purgando una condena en la cárcel de Las Flores, por siete años, en el marco de una causa por robo de automotores. Como estaba en su cuarto año de condena, el muchacho comenzó a gozar de las salidas transitorias.

Aquella tarde noche, cerca de las 20, Bellodi fue encontrado muerto, con un tiro en la nuca en la esquina de Arenales y Mendoza. Desde ese entonces, familiares del reo acusaron a un personal de Guardia de Infantería de haberlo asesinado por la espalda cuando este ni siquiera estaba armado.

La Justicia en ese entonces ordenó que se le retengan las armas policiales a los dos agentes que actuaron de manera preventiva. Un año después, el fiscal Hernández solicitó que Ángel Zocco, que intervino en ese procedimiento, sea imputado en tribunales por el delito de “homicidio calificado por el uso de arma de fuego abusando de su función por ser miembro de la policía". Posteriormente, el 14 de diciembre del año pasado, la jueza Sandra Valenti dispuso que permanezca detenido en prisión hasta que llegue el juicio.

Balas por Candioti

El 11 de marzo del 2016, Walter Alarcón (17), terminó muerto en Maipú, entre Las Heras y Alvear, tras tirotearse con la policía luego de asaltar una rotisería en Belgrano y Bulevar. Aquel enfrentamiento se extendió por varias cuadras y culminó con Alarcón fallecido en el hospital José María Cullen, a la madrugada siguiente, tras recibir un impacto de bala en la zona frontal.

Dicho disparo fue realizado por el agente Emiliano Navarro, el cual en su momento quedó en libertad, pero luego de un año fue detenido por orden de los fiscales Hernández y Cristina Ferraro, tras surgir un testigo que lo acusó de haber matado a Alarcón cuando este estaba desarmado y arrodillado. Ese testimonio le costó al efectivo policial quedar en prisión preventiva durante más de un año hasta que el pasado 23 de noviembre el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Pablo Busaniche, dispuso su libertad tras un nuevo pedido de la defensa del agente, a cargo de Sebastián Amadeo el cual argumentó, por un peritaje de parte, que la bala rebotó en la pared y le impactó a Alarcón en el rostro.

Si bien todavía el peritaje oficial de ese tiroteo todavía no determinó resultados, la causa se encamina en ir a juicio oral y público. Dicho peritaje fue remitido a la Gendarmería Nacional la cual todavía no envió los resultados a la Fiscalía.

En legítima defensa

Los otros dos casos que terminaron con los agentes policiales en libertad y que se entiende, desde la Justicia, que actuaron en legítima defensa, fueron los ocurridos en 2016 en barrio Las Flores y en 2017, en inmediaciones del Parque Garay.

El ocurrido en 2016 tuvo como víctima a Jonatan Tula, el cual murió el 21 de septiembre tras recibir un impacto de bala en el rostro, en la zona de Aguado y 12 de Infantería. Por el hecho fue detenido César Nahuel Rodríguez, un agente que prestaba servicios en la Policía Comunitaria de Rafaela y el cual en ese entonces se encontraba de civil.

Rodríguez quedó en prisión preventiva por orden del juez Héctor Gabriel Candioti tras haber sido imputado por el fiscal Jorge Nessier por el delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego. Dos años después, el pasado 21 de noviembre, el juez penal Nicolás Falkenberg revocó un intento de juicio abreviado que había sido firmado entre la defensa del acusado a cargo de Raúl Sartori y el fiscal y que aspiraba a cinco años de prisión. En consecuencia ordenó la absolución para Rodríguez.

La resolución del magistrado consideró que Rodríguez se defendió porque se comprobó por los peritajes que fue Tula quien abrió fuego contra el agente ya que la prueba del dermotest le dio positivo. A su vez, otro herido de aquel enfrentamiento –un tercero casual– recibió un balazo en su nariz de un disparo proveniente del arma que había manipulado el fallecido.

"De la secuencia aludida no surgen dudas de que fue el imputado quien sufrió una primera agresión, por cierto, sumamente violenta, consistente en un acometimiento realizado por un grupo de personas, uno de cuyos integrantes extrae un arma de fuego con la que golpea a Rodríguez, con fuerza suficiente para hacerlo caer de la motocicleta", destacó el magistrado en el fallo absolutorio.

El último caso se retrotrae al viernes 14 de julio del 2017 cuando cerca de las 15.30, en las inmediaciones del Parque Garay, un muchacho de 20 años fue abatido por un agente policial tras intentar asaltar un colectivo de la Línea 14.

Aquel caso ocurrió cuando Cristian Espinosa subió a un colectivo en la parada de Naciones Unidas y Roque Sáenz Peña. Acompañado de otro sujeto, el muchacho pretendió robar, armado, al chófer de la línea. A bordo del colectivo iba un efectivo que al ver la tensa situación sacó su arma reglamentaria y se identificó como policía. Posteriormente, el agente descerrajó un disparoó e impactó a Espinosa el cual descendió del ómnibus, corrió unos metros para terminar cayendo en una escalera que conecta con Villa Oculta.

El uniformado fue demorado y luego de una serie de peritajes y declaraciones de testigos presenciales –los más de veinte pasajeros– fue liberado por orden de la fiscal Cristina Ferraro, ya que se entendió en ese momento que el policía “cumplió con su deber”.

¿Te gustó la nota?