Judiciales

Impulsan un nuevo juicio para "Beto" Basimiani por lavado de activos

La Justicia federal apunta a los bienes registrados del empresario de la movida tropical

Miércoles 19 de Diciembre de 2018

El fiscal federal Nº 2 de Santa Fe, Walter Rodríguez, formuló la requisitoria de elevación a juicio para el exempresario de la movida tropical de Santa Fe, Raúl Narciso “Beto” Basimiani y su pareja, Angélica Soledad González, ambos procesados por lavado de activos.

La investigación tuvo su inicio en 2017 y apuntó al patrimonio de la pareja que, según el fiscal, fue adquirido por medio de actividades ilícitas vinculadas al narcotráfico, las cuales ya cuentan con sentencia condenatoria en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe.

Basimiani se encuentra preso en la cárcel de Coronda desde el 2013, luego de quedar detenido en una causa conexa a la que investigó –y condenó– al exjefe de policía de la provincia, Hugo Tognoli, por no investigar al narcotraficante de Colastiné, Daniel "Tuerto" Mendoza.

Entre condenas

En la presente causa, los investigadores le atribuyeron a Basimiani y González haber puesto en circulación en el mercado, entre junio del 2011 y septiembre del 2013, "dinero en efectivo proveniente del tráfico ilícito de sustancias estupefacientes con la posible consecuencia de que el origen de los bienes que habrían devenido de ese accionar, adquieran la apariencia de lícito, mediante operaciones de compraventa de automotores e inmuebles, que superan holgadamente la suma de trescientos mil pesos"

Esas maniobras se materializaron en la compra de dos propiedades ubicadas en Castelli al 1700, la cual se encontraba a nombre de una tercera persona, como así también la posterior venta de otra propiedad de avenida Aristóbulo del Valle al 5100. En tanto, la adquisición de cuatro vehículos fue donde también la Justicia puso la lupa. 

Sentencia. Basimiani y González juzgados en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe. Archivo/ UNO

Las pruebas que impulsa la Fiscalía para determinar que el empresario lavó dinero, se basan principalmente en la condena del 4 de diciembre del 2015 cuando un fallo de los jueces camaristas, José María Escobar Cello, María Ivón Vella y Luciano Lauría, condenó a Basimiani a seis años  de prisión por comercio de estupefacientes entre 2012 y 2013 en dos kioscos de Santa Fe y dos domicilios ubicados en Mitre al 7900 y Belgrano al 4600.

Otra de las pruebas expuestas en la Requisitoria de Elevación a Juicio fue la reciente condena del 25 de abril del 2018 dictada también en el TOF de Santa Fe por dirigir el negocio narco desde la cárcel en el marco de una investigación llevada a cabo por la Policía Federal de Rosario (Operación Gringo). 

La investigación tuvo además en cuenta los ingresos declarados por la pareja y que figuran en el sistema de la Administración de Ingresos Públicos (Afip) donde quedó explicito que en el caso de González la misma se inscribió como monotributista siempre en la categoría más baja, la de $12.000, para ese entonces. 

En el caso de su pareja, Basimiani, un informe de la Afip develó que el empresario tenía como actividad principal declarada la "Venta al por menor de bebidas en comercios especializados, servicios de publicidad y servicios empresariales". 

Autos y casas

El patrimonio son cuatro automóviles, varios de ellos de alta gama: Mitsubishi Coupe Eclipse GS-T cuyo valor de transferencia fue de $76.000; un BMW Sedán 4 puertas 320 valuado en $138.000; BMW Todo terreno cotizado a $138.000; y Volkswagen Sedán 5 puertas Fox valuado en $84.300. Todos los precios son en relación al tipo de cambio del momento, entre 2012 y 2013.

En cuanto a las propiedades, la Fiscalía acusó a González de haber tenido un 50% de la propiedad de Aristóbulo del Valle al 5100. Según la Afip, la propia González vendió ese inmueble a 150.000 pesos el 23 de septiembre del 2014. 

Por otro lado y en relación a la vivienda de calle Castelli al 1700, los pesquisas atribuyen que esa propiedad es de Basimiani en torno a dos testigos que declararon en la causa como así también a distintos informes que determinaron que el empresario tenía posesión sobre la misma. 

¿Te gustó la nota?