Judiciales

Imputaron a una estudiante de la escuela San Roque por varias amenazas de bomba

La detuvieron ayer pesquisas de la Policía de Investigaciones cuando quiso rendir una materia

Jueves 20 de Diciembre de 2018

La Justicia provincial imputó este jueves a la joven detenida ayer por las amenazas de bomba a la escuela San Roque. Se trata de una adolescente identificada como V. B. de 18 años, la cual fue arrestada en la tarde del miércoles cuando quiso asistir al establecimiento educativo para rendir una  materia. Horas después se dispuso que sea liberada y que al día siguiente asista a la Fiscalía para ser imputada.

En la jornada de hoy, a las 9, la joven se presentó en sede judicial junto con su abogado particular, Martín Medrano. Allí, la fiscal le atribuyó haber sido la autora de dos amenazas de bomba al establecimiento educativo donde cursa sus estudios y tener participación en otros tres hechos.

Detenida. Ayer, la joven de 18 años fue detenida y trasladada a la PDI. 

Por esa razón Parodi le imputó los delitos de "intimidación pública –dos hechos– y partícipe principal de intimidación pública –tres hechos– todo en concurso real". Tras ser acusada, la joven estudiante se abstuvo a declarar, aunque según indicaron fuentes de la Fiscalía, "negó todo" lo que le atribuyó la fiscal de la causa.

Si bien fue imputada, la joven transitará el proceso en libertad hasta que desde la Fiscalía se evalúe si la investigación concluye en una posible "probation" o quizás en un juicio abreviado. Vale recordar que el delito de intimidación pública puede llegar a tener una pena máxima de seis años de prisión.

La amenaza

Las dos amenazas de bomba por la que terminó imputada V. B. ocurrieron en la escuela San Roque los días 30 de octubre a las 10.18, y el 2 de noviembre a las 8.39. Esas amenazas fueron por llamado al 911, donde se alertó que en el establecimiento educativo (Lavalle 5248) había "una bomba".

Justicia. La fiscal Parodi le atribuyó varios hechos a la estudiante. Archivo/ UNO

Por otro lado se detectó que la joven estudiante le habría suministrado y facilitado un chip de celular a un hombre, que aún no fue identificado, para que también realice otras amenazas y así generar temor en la comunidad. Esos hechos ocurrieron el 25 de octubre a las 7.21; el 29 de octubre a las 11.30, y el 1 de noviembre a las 10.19.

La fiscal Parodi, tras culminar la audiencia, señaló que este tipo de acciones penales le dejan un claro mensaje tanto al alumnado como a la misma sociedad. "Las investigaciones son tediosas, largas y requieren muchos pedidos de informes pero estamos obteniendo resultados", explicó la funcionaria. 

¿Te gustó la nota?