Judiciales

La condena de "Cuca" Díaz fue apelada y puso en jaque al Código Procesal Penal

Se debate si tuvo validez lo dicho por los testigos en el juicio o en la etapa de investigación

Jueves 29 de Noviembre de 2018

La causa que condenó el pasado 15 de agosto al cocinero y prestamista, Fernando “Cuca” Díaz a la pena de 32 años de prisión y a su pareja, Laura D'Angelo, a siete años por el homicidio de Lucas Ayala ocurrido en 2016 en el barrio Barranquitas llegó a la instancia de apelación y continúa generando cierta crisis con respecto a lo que dice la ley y el contexto en donde se aplica la misma.

Es que durante el juicio oral y público llevado a cabo, entre julio y agosto de este año, en los tribunales de Santa Fe ocurrió que los testigos claves del juicio, llamativamente, se desdijeron de lo que habían dicho en la etapa de investigación, cuando incriminaron a Díaz y D'Angelo, y aseguraron desconocer quién mató a Ayala en Avenida Perón y su intersección con Perú.

El significativo cambio de testimonio generó que tuvieran que ser declarados como “testigos hostiles” ya que negaron todo lo que supieron decir en dos oportunidades cuando la investigación iba camino al juicio. Pese a que fueron constantemente indagados por los fiscales, en pleno juicio, los tres hombres negaron todo. Inclusive, uno llegó a decir “yo estaba chupado ese día”.

Pese a esa extraña situación, el tribunal de jueces de primera instancia, José Luis García Troiano, Rodolfo Mingarini y Jorge Pegassano, este último en disidencia, optaron por validar lo que habían dicho los testigos en la investigación y así condenar a Díaz y D'Angelo.

Como el fallo no quedó firme, este jueves, en la Sala 5 de la Cámara de Apelaciones de Santa Fe se llevó a cabo la audiencia donde las partes, además de rondar en varios puntos de la sentencia, pusieron énfasis en que si era válido o no los testimonios previos al juicio como prueba para un debate ante un tribunal de magistrados.

La audiencia fue presidida por los jueces camaristas, Alejandro Tizón, Jorge Andrés y Fernando Gentile Bersano, los cuales escucharon las posturas de los fiscales, Cristina Ferraro y Gonzalo Iglesias, los querellantes, Federico Lombardi y Agustín Roubineau y los abogados defensores de los condenados, Juan Aguilar y Germán Corazza (por Díaz) y Claudio Torres Del (por D'Angelo).

"Se desvirtuó"

El primero en criticar la resolución fue el abogado de D'Angelo, Torres Del Sel, quien volvió a calificar –tal como lo hizo en el juicio– que con este tipo de fallos se “está desvirtuando el proceso penal” y que ello se ve últimamente en una serie de juicio orales y públicos que han tenido lugar en tribunales. “Se ha violentado el sistema acusatorio”, acotó y solicitó la revocatoria de la sentencia que condenó a su defendida, mientras argumentaba que se está volviendo al sistema escrito, con este tipo de resoluciones,  que tenía antes la Justicia penal santafesina.

A las calificaciones de Torres Del Sel se sumaron las de Aguilar que cuestionó en distintos tramos los análisis que hizo el tribunal para condenar a Díaz. Además, aclaró que no existe ninguna prueba de que uno de los testigos haya sido amenazado por el entorno de su defendido dos días antes de que comience el juicio. Los dichos del letrado fueron en torno a que durante el juicio el querellante Lombardi aclaró que existía una denuncia de la suegra de un testigo que acusó al hermano de Díaz de haber amenazado a su yerno para que no asista al juicio e incluso le habría ofrecido dinero para que se vaya de Santa Fe.

“La norma es clara y precisa ya que el tribunal debe tener en cuenta la prueba presentada en el debate”, expresó Aguilar y agregó que “no cabe duda que lo que debe valer es lo declarado en el juicio”.

En contexto

Desde la otra vereda, la fiscal del caso, Cristina Ferraro, explicó al tribunal que la declaración de los testigos no fue fácil conseguirla ya que los mismos –en total tres– no asistieron al debate y por ello debió suspenderse durante una semana para poder localizarlos. Dicha búsqueda implicó que agentes de la Policía de Investigaciones y de la Tropa de Operaciones Especiales deban utilizar sus recursos para encontrarlos.

A su vez, la funcionaria judicial de homicidios aclaró que cuando declararon en el debate tuvieron que ser indicados como “testigos hostiles”, ya que pese a que reconocieron sus firmas en las actas de declaración, los mismos negaron ante el tribunal saber quién mató a Lucas Ayala de tres tiros de un arma calibre 9 milímetros en la tarde del 21 de abril del 2016.

La querella por su parte refirió al tema: “Lo que atenta contra el sistema acusatorio son las amenazas a testigos”, destacó Lombardi contestando los dichos de la defensa. “Atacan la prueba medular que tiene el sistema”, resaltó el penalista.

“¿Por qué no se puede valorar la declaración previa? ¿por qué no puede ser aceptada?”, se preguntó en la sala el abogado del Centro de Asistencia Judicial en su réplica y aclaró que durante el juicio los testigos se situaron en el lugar, pero lo único que no hicieron fue reconocer al autor de los disparos cuando antes del juicio sí lo habían hecho.

En esa línea, el abogado que representa a la madre del fallecido Ayala reiteró que existen constancias de que el hermano de Díaz amenazó a uno de los testigos para que no se presente al juicio ya que se inició una causa en el Ministerio Público de la Acusación (MPA). “No se puede aplicar el derecho sin conocer el contexto”, destacó Lombardi.

Por último, el querellante hizo hincapié en que la declaración previa a un juicio es válida debido a que ya en la audiencia de Acusación se presentan las pruebas que serán incorporadas al debate, las cuales son supervisadas y analizadas tanto por los abogados defensores como así también por un juez penal.

Antecedentes

La discordancia entre lo declarado durante la etapa de investigación y lo dicho ante un tribunal de jueces no es la primera vez que sucede. El pasado 20 de noviembre, en el juicio donde fue juzgado Horacio Oscar “Escalera” García y recientemente condenado a prisión perpetua por el crimen de Iván Parra, se produjo la misma situación.

En ese entonces, el fiscal Jorge Nessier solicitó al tribunal que se exponga el video de la declaración previa donde el propio testigo, que minutos antes se desdijo de lo que había declarado en la etapa de investigación, con la proyección terminó viéndose en la pantalla grande y asumiendo la contradicción.

Desde la querella, que también tenía a Lombardi, marcaron en ese entonces que aquel testigo podría haber tenido miedo del entorno de “Escalera” García, ya que el mismo es familiar directo de miembros de la barra brava de Colón.

Anteriormente a ese caso, sucedió algo similar con el juicio en donde fue acusado Marcelo Adrián Sandoval, alias "Pelé", por el asesinato de Marcelo Mario Martínez, ocurrido en 2014 en la villa del barrio Centenario. Los testigos que dijeron haberlo visto como el autor del crimen de Martínez, a la hora de declarar ante los jueces, dieron otra versión y determinaron que el tribunal absuelva a Sandoval.

¿Te gustó la nota?