Judiciales

Matrimonio desaparecido en Arroyo Leyes: ¿cómo sigue la causa?

Benito Sosa (65) y Estela Ríos (52) desaparecieron el 19 de diciembre de 2017 cuando ambos salieron de pesca aquella mañana

Sábado 27 de Abril de 2019

Jorge Pegassano, el juez de la Investigación Penal Preparatoria, instó el jueves al Ministerio Público de la Acusación para que acelere la acusación preliminar de la causa que investiga la desaparición de un matrimonio en Arroyo Leyes y que tiene a un hombre como único sospechoso.

El pedido del magistrado se produjo tras resolver que el imputado del caso, Daniel Eduardo Vasiloski, que se encuentra en prisión preventiva desde hace un año por orden de la jueza Sandra Valenti, continúe detenido en un penal del servicio penitenciario provincial.

La resolución se dio luego de que la defensa del acusado a cargo de Javier Casco (defensor público) solicitó el jueves la excarcelación en el marco de una audiencia de control de la detención (contemplada en el artículo 225 del Código Procesal Penal).

Pegassano no aceptó el pedido e hizo lugar a que el acusado continúe preso mientras la causa avanza tal como lo solicitó el fiscal de la causa, Andrés Marchi de la Unidad Especial de Homicidios.

En su resolución, el magistrado de primera instancia aprovechó la oportunidad para instar al fiscal a que acelere "en el menor plazo posible la acusación de modo de que la misma pueda tener su tránsito hacia un juicio oral y público".

Benito Sosa (65) y Estela Ríos (52) desaparecieron el 19 de diciembre de 2017 cuando ambos salieron de pesca aquella mañana. Desde ese entonces, su paradero es un enigma en la localidad de Arroyo Leyes y la región.

Por el hecho se inició una exhaustiva investigación de la Policía de Investigaciones y del fiscal Omar De Pedro, que realizaron una serie de rastrillajes y lograron localizar  la lancha que utilizaba el matrimonio en inmediaciones del puente sobre el arroyo Potreros. La embarcación estaba flotando en el agua, dada vuelta, pero no había rastros ni de Ríos ni de Sosa pero sí elementos de los mismos.

Con el paso de los meses, las sospechas sobre quien pudo estar involucrado con la desaparición del matrimonio recayó en un solo nombre: Daniel Eduardo Vasiloski, el vecino del matrimonio, quien fue imputado por el fiscal De Pedro por el delito de "homicidio en concurso real".

El hombre de 40 años quedó involucrado en la causa luego de que los investigadores averiguaron que el imputado había recibido una llamada del matrimonio a las 8.21, que duró 82 segundos.

En tanto, la pesquisa estableció la hipótesis de que Sosa y Ríos se dirigieron en lancha hacia el rancho donde se encontraba el acusado y que cuando arribaron allí los atacó y les dio muerte. En este sentido, existen sospechas en torno a un machete y una motosierra encontradas en el rancho que tenían rastros de sangre humana.

En su momento, se sospechó además que el acusado, luego de asesinar al matrimonio quiso ocultar los elementos de los mismos. Por ese motivo, creen los investigadores, que en el rancho donde el imputado paraba se hallaron cañas de pescar de las víctimas.

¿Te gustó la nota?