Judiciales

Por el crimen en la sede de Unión, todos los caminos apuntan al "Gallo" González

Se trata de un trapito que dice cuidar autos en la zona de Bulevar y Francia. Hoy quedó en prisión

Lunes 10 de Diciembre de 2018

Cristian Leonardo "Gallo" González (32), imputado en el homicidio de Luis Javier Cabrera (22), ocurrido el pasado 3 de noviembre en las instalaciones del Club Unión, quedó en prisión preventiva por orden del juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Gustavo Urdiales, luego de una audiencia llevada a cabo este lunes en tribunales. 

El fallo del magistrado hizo lugar al pedido de la fiscal del caso, Cristina Ferraro, la cual en base a un testigo y una serie de "datos objetivos" le atribuyó a González la autoría del violento episodio que ocurrió horas después de que el club de la avenida jugó con Patronato de Paraná por la Superliga.

La resolución judicial rechazó la postura de la defensa del imputado, a cargo de Ignacio Alfonso Garrone, el cual pidió la excacerlación de su defendido amparándose en que el mismo no participó del hecho ya que en ese momento se encontraba cuidando autos en inmediaciones de la cancha. 

González fue detenido el pasado martes 4 de diciembre por agentes de la PDI y de la División Informaciones de la Unidad Regional I en la esquina de Alberdi y Agustín Delgado en barrio Las Vegas de Santo Tomé. Al momento de la aprehensión, los investigadores le encontraron un revólver calibre 32 que llevaba en sus prendas.

Desde ese entonces quedó a disposición de la Fiscalía. Un día después fue imputado por la fiscal Ferraro en tribunales la cual le atribuyó el delito de "homicidio doblemente calificado por el uso de arma de fuego y por ser cometido en los términos de la ley de violencia en espectáculos deportivos" y también la "portación de arma de fuego de uso civil". 

Disparos y muerte

La hipótesis de la Fiscalía contra González se construyó en base a un "testimonio central" de un amigo del joven víctima el cual estuvo situado en el lugar del hecho. "Lo vio colocarse de rodilla en la cinta asfáltica y disparar en reiteradas veces", precisó Ferraro en una rueda de prensa tras culminar la audiencia de este lunes.

En tanto, según indicó la fiscal, el testigo, cuando acompañó a Cabrera al hospital José María Cullen adonde falleció,  reconoció al autor de los disparos. "Allí vuelve a ver a la persona que había visto momentos anteriores disparar", agregó. "Estas circunstancias se corroboraron en base a elementos objetivos. Hay registros fílmicos que dan cuenta de que es esta persona", acotó.

Vale recordar que el imputado llegó al Hospital Cullen luego de un operativo policial que lo trasladó, con un móvil del 107, porque había sido golpeado salvajemente en la esquina de Francia y Bulevar Pellegrini, minutos después de la balacera que mató a Cabrera.

"Esta actuación policial generó la confección de actas de procedimiento en la que se consignaron los datos de esta persona que se corresponden con la identidad de la persona que está imputada", explicó Ferraro. "El testigo está complemente seguro que es la misma persona que vio disparar y la que vio en el hospital", destacó.

Una suerte de error

Desde la otra vereda, el abogado defensor del imputado, Alfonso Garrone, señaló que existió una suerte de "rumor forzado" de un conflicto entre barras. "Ese rumor nunca pudo ser acreditado por los testigos ni por por las cámaras de filmación del lugar", cuestionó.

"Acá hubo dos hechos claros. Una persona que terminó muerta en el Club Unión y mi defendido que fue herido a golpes a cuatrocientos metros por una persona que lo dejó inconsciente y luego lo derivaron al Cullen. De ahí a unir esos dos sucesos por este rumor entiendo que no tiene asidero,  ni en los testimonios que obran en la causa y tampoco en la secuencia fílmica que hay", subrayó.

El defensor hizo hincapié además en que no existe un solo registro fílmico que identifique a Gónzalez como quien disparó aquella noche tras el partido entre Unión y Patronato.

En tanto, Alfonso Garrone destacó que su defendido es una persona que se desempeña como trapito y nada tiene que ver con la barra de Unión. "Tiene tatuajes de Colón y tiene un apodo totalmente distinto a los que están circulando", aclaró. 

¿Por qué cree que lo incriminan a su defendido? 

—Por lo que mencioné al principio. Ese trascendido de un conflicto entre barras y que la persona que disparó fue golpeada a la salida del partido y quedó tendida en el suelo. Por ese solo rumor simplemente. Después no hay nada, no hay filmación ni otro elemento de interés para la causa.

Noche violenta

El crimen en cuestión ocurrió cerca de la medianoche cuando la víctima se encontraba en la zona de una escalera que da ingreso al estadio Ángel Malvicino. Un hombre pasó y desde la avenida López y Planes y abrió fuego a mansalva.

Como consecuencia,  Cabrera (22), que se encontraba en el lugar recibió cuatro balazos en el tórax, axila izquierda, axila derecha y mano derecha por lo que tuvo que ser trasladado al Hospital Cullen donde falleció un rato después.

Minutos después, en Bulevar y Francia, a un hombre que se encontraba tirado debieron trasladarlo al nosocomio provincial porque había recibido una brutal golpiza. Se trataba de González sobre quien este lunes recayeron todas las sospechas en tribunales como el autor de los disparos en Unión.

¿Te gustó la nota?