Judiciales

Sale a la luz cómo fue el plan para ejecutar a dos narcos de Santo Tomé

En 2015, Germán Losada y Pitín Chamorro fueron asesinados y calcinados en Frontera. Ahora la causa irá a juicio.

Sábado 13 de Octubre de 2018

A tres años de haber sido asesinados y calcinados en un camino rural de la ciudad de Frontera (departamento Castellanos), Germán Losada (38) y Martín "Pitín" Chamorro (27), ambos oriundos de Santo Tomé y vinculados al negocio de drogas, la investigación dirigida por la Justicia federal de Rafaela fue elevada a juicio al Tribunal Oral Federal de Santa Fe para su eventual debate.

Pese a que por el momento todavía la causa no tiene fecha de juicio, varios detalles en torno a cómo fue el violento episodio salieron a la luz. Dichos detalles permitieron establecer cómo fueron los últimos momentos con vida de Losada y Chamorro y por sobre todo, determinar quién fue el autor de la ejecución fatal.

Por el hecho se encuentra en prisión preventiva Franco Figueroa (24), un arbitro de fútbol vinculado al "Clan Gallardo", una mega organización narco cuyo líder, Héctor Argentino Gallardo, alias "Patrón", fue recientemente condenado el pasado 27 de diciembre en el Tribunal Oral Federal Nº 1 de la ciudad de Córdoba a 14 años de prisión efectiva. En dicha sentencia, fue absuelto también el santafesino, Cristian "Gusano" Vera, quien fue juzgado ya que los investigadores detectaron que el mismo fue enviado a Misiones a matar Raúl "Kako" Reinoso, un excolaborador de Gallardo.

La ejecución de Losada y Chamorro ocurrió el 19 de enero, entre las 16.24 y las 17.56, en un descampado cercano al basural de Frontera, donde ambos se dirigieron, según develó la pesquisa, a realizar un intercambio de dinero y estupefacientes ya que los mismos formaban parte de la "banda de los santafesinos".

En su momento, la investigación estuvo a cargo del fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Carlos Vottero, pero tras detectar, que en las escuchas interceptadas había diálogos vinculados a la comercialización de drogas, la causa debió pasar a manos de la Justicia federal de Rafaela. A partir de allí, el caso lo tramitó el entonces Claudio Kishimoto y tras su salida de esa Fiscalía, el expediente quedó en mano del fiscal subrogante, Federico Grimm, quien elevó la causa a juicio.

La ejecución

Para los investigadores, Losada y Chamorro fueron ejecutados por Figuereoa en la tarde del 19 de enero del 2015, en momentos en que iban a efectuar una transacción de estupefacientes, en un camino rural, cuando ambos se encontraban dentro del Peugeot 307, que habían adquirido producto de sus actividades ilegales en su arribo a Frontera, cinco meses antes.

Los peritajes balísticos arrojaron en su momento, que Losada recibió un solo impacto de bala provenientes de un revolver calibre 32, mientras que Chamorro, fue impactado con tres balazos provenientes de un arma de fuego calibre 9 milímetros.

A lo largo de la investigación, un testimonio clave, permitió colocar a Figueroa como el principal autor del aquel macabro hecho. Según declaró un testigo, el plan para matar a Losada y Chamorro surgió una semana antes del hecho, cuando Figueroa le habría ofrecido, a dicho testigo, participar de la brutal ejecución. Inclusive, el propio ese testigo, indicó que el hoy imputado le mostró, los días previos al doble crimen, con que armas de fuego iba a asesinar a los integrantes de la “banda de los santafesinos”. 

El testigo también aclaró que el imputado le dijo que iba a cometer el doble crimen y luego iba a quemar el automóvil para que no quedasen rastros de huellas. A su vez, le explicó que el polarizado del automóvil Peugeot 307 lo iba a favorecer ya que no se iba a poder ver nada desde afuera.

Por otra parte, el testimonio, también aportó que el doble crimen iba a efectuarse el 16 de enero de ese año, cuando Losada, junto con Chamorro y otro sujeto iban a arribar a Frontera para vender un cargamento de estupefacientes. Pero como los santotomesinos no llegaron para esa fecha, el plan terminó ejecutándose el día 19, entre las 16 y 17 de la tarde.

Prófugo de la Justicia

Losada, al momento de ser asesinado, se encontraba prófugo de la Justicia federal. El mismo había sido condenado a cuatro años y medio de prisión efectiva por una causa que se tramitó en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe por venta de estupefacientes.

El cumplimiento de la pena fue de manera parcial, ya que el santotomesino nunca regresó de una salida transitoria al penal donde purgaba la condena. En 2015, Losada comenzó a frecuentar la ciudad de Frontera. Salía solo en horas de la noche para no ser advertido y de a poco habría empezado a tener vínculos con personas ligadas a la venta de drogas que residen en el barrio Acapulco, un distrito que divide la ciudad de Frontera y la pequeña comuna de Josefina, indicaron fuentes del caso a UNO Santa Fe. 

El día del crimen, Losada llevaba consigo cerca de 150.000 pesos y un cargamento con estupefacientes ya que iba a ser negociado. Su destino, fue el menos pensado.

Losada y Chamorro fueron encontrados por un operario de la Cooperativa Eléctrica que realizaba trabajos en la zona. Los dos cuerpos estaban al costado del auto, con varias partes calcinadas. Desde ese entonces, la hipótesis de que el hecho se trató de un sello mafioso, estuvo más que vigente.  

¿Te gustó la nota?