Asesinato en Unión: usaron una 9 milímetros

Asesinato en Unión: usaron una 9 milímetros

Eso surge del resultado de los peritajes criminalísticos con una vaina servida y un plomo deformado hallado en el lugar del crimen.

Viernes 09 de Noviembre de 2018

En las últimas horas y conforme con el avance de la investigación que llevan adelante los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) y de la Fiscalía de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, el calibre con el que fue asesinado el viernes en el filo de la medianoche dentro del estadio del Club Atlético Unión, Luis Javier Cabrera de 22 años es de una pistola calibre 9 milímetros, un arma de guerra.

Embed

En el estadio secuestraron una vaina servida de ese calibre y también una de la ojivas deformadas que antes atravesaron el cuerpo de la víctima del crimen. Precisamente, a unos 80 metros del crimen, y en la puerta de una reconocida verdulería fue hallada un arma del mismo calibre con olor a pólvora y del mismo calibre.

Crimen
El viernes casi a la medianoche, y después del partido entre Unión y Patronato, en el mástil ubicado en el patio del portón de acceso al Club  Unión, Luis Javier Cabrera de 22 años, oriundo de Alto Verde, fue impactado con varios disparos de arma de fuego. La conmoción por los disparos produjo corridas en todo el sector, quedando el muchacho tirado en un costado. Luego, oficiales y suboficiales de Orden Público y Cuerpos llegaron al lugar, y ante la gravedad del cuadro de la víctima, lo subieron a un patrullero y con sirenas y balizas encendidas lo trasladaron hasta el hospital Cullen.

Cuatro balazos
En el nosocomio público santafesino, Cabrera fue revisado por los médicos de la Emergentología en el shockroom para pacientes en estado crítico, los que constataron que estaba muerto como consecuencia de cuatro disparos de arma de fuego de grueso calibre con las que fue impactado en la axila izquierda, en la axila derecha, en el tórax y en la mano derecha.

Arma de guerra
Simultáneamente con la llegada de los policías al estadio, mientras unos trasladaron al herido ensangrentado al hospital Cullen, otros se dedicaron a verificar la zona y en la puerta de la verdulería La Manzana Loca, hallaron una pistola calibre 9 milímetros con olor a pólvora y en buenas condiciones de funcionamiento. Resta probar que el arma hallada sea con la que asesinaron a Cabrera, pero el calibre del arma usada en el crimen coincide en un ciento por ciento.

Embed

Relación
Otros de los cabos sueltos que aún resta atar, se relaciona con un hombre que fue golpeado por un conjunto de hinchas Tatengues, en la esquina de bulevar Pellegrini y calle Saavedra. Este hombre que reveló su identidad, C. L. G. de 33 años, fue rescatado por los policías y trasladado al hospital Cullen para su atención. Pero cuando los médicos se disponían a atenderlo, se dieron cuenta que se había fugado, y no se ha vuelto a saber sobre su paradero y si tuvo alguna relación que lo pudiera vincular con el crimen de Cabrera.

Análisis
Durante el curso de toda esta semana, los operadores de cámaras de videovigilancia existentes en la zona y que son públicas, como otras que pertenecen al sector privado, comercios y viviendas particulares, fue objeto de análisis para descubrir a quien se le cayó el arma en la vereda de la verdulería La Manzana Loca, y si tiene alguna relación con el hombre agredido en bulevar Pellegrini y Saavedra, y que luego escapó del hospital Cullen.

Investigación del crimen
El trabajo investigativo de los pesquisas de calle como los análisis criminalísticos de la Policía de Investigaciones (PDI) fueron debidamente informados a la Jefatura de esa dependencia, y éstos hicieron lo propio con la fiscal de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, Cristina Ferraro, que lleva adelante el caso.

¿Te gustó la nota?