Policiales

Un desenlace que sorprendió a todos: mató a su pareja y se suicidó

Ambas víctimas presentaban un disparo en el cráneo y el arma, una escopeta, estaba cerca del cadáver del femicida 

Jueves 14 de Marzo de 2019

Una vez más Mendoza se vio sacudida por un femicidio. En la tarde de este jueves una mujer fue ultimada por su pareja, quien a su vez se quitó la vida. Desde el entorno del matrimonio se vieron sorprendidos por el desenlace fatal de la historia.

Analía Azzolina (46) y Claudio Rodríguez (51) vivían en calle Monseñor Verdaguer al 1184, a metros de la esquina con San Luis. Desde hace aproximadamente una década habitaban en esa propiedad y eran conocidos por los vecinos. "Nunca tuvieron problemas con nadie, eran muy amorosos", manifestó un lugareño.

Dos de sus tres hijos también habitaban en la propiedad. Según lo que trascendió del entorno familiar, los últimos meses habían sido algo complicados.

Debido a una complicada situación económica, Rodríguez decidió vender una empresa de seguridad que tenía. Con ese dinero vivían mes a mes pero la situación no mejoraba. Sumado a esto, la pareja había atravesado fuertes peleas y decidieron separarse, aunque continuaban viviendo bajo el mismo techo.

Los investigadores creen que estos fueron los detonantes para que el hombre tomara la drástica decisión. En horas del mediodía, le pidió a su hijo y su nuera que se fueran a comprar comida a pocas cuadras. Cuando los jóvenes regresaron se encontraron con el tétrico panorama. Sus padres habían sido baleados y estaban muertos.

Personal policial acudió al lugar y el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello encabezó la investigación, pero la hipótesis quedó clara desde un principio: femicidio seguido de suicidio.

Ambas víctimas presentaban un disparo en el cráneo y el arma, una escopeta, estaba cerca del cadáver de Rodríguez. Esto, sumado a los dichos del entorno familia, direccionaron la investigación en ese sentido.

Sólo restarán los informes periciales que se realizaron en el lugar para incorporarlos a la causa y, de no mediar inconvenientes, el expediente será archivado ya que no hay persona a quien imputarle el hecho.

Pese a la separación que atravesaba el matrimonio, el hecho de sangre sorprendió a todos. Los vecinos manifestaron que jamás los habían visto discutir y hasta miembros de su familia no habían notado actitudes violentas por parte del hombre. Fuentes judiciales también descartaron antecedentes penales de ese tipo.

¿Te gustó la nota?