Santa Fe

Se cumple una semana del femicidio de Agustina Imvinkelried

El domingo a la madrugada comenzaron con las búsquedas de la joven en Esperanza. Horas después, el único sospechoso de su desaparición y asesinato, Pablo Trionfini, se ahorcó en su casa 

Domingo 20 de Enero de 2019

Agustina Imvinkelried salió del boliche Teos en la ciudad de Esperanza a las 5.54 del domingo pasado después de una noche de diversión con sus amigas. Se compró un cono de papas fritas en uno de los locales de comidas rápidas que están frente a los locales bailables, y desapareció del alcance de las cámaras de seguridad que registraron sus últimos pasos hacia la ruta 6. La búsqueda se llevó a cabo de manera intensa por las autoridades y la comunidad en general que compartió su foto y vías de contacto sin parar hasta la mañana del lunes. 

Pablo Trionfini era un recolector de basura de 39 años que tenía denuncias y antecedentes por violencia de género realizadas por su pareja. Fue señalado por los investigadores como sospechoso en un principio de la desaparición y se ordenó el allanamiento de su casa, pero cuando los uniformados llegaron al lugar e ingresaron a la vivienda lo encontraron sin vida colgado de una soga.

Trionfini había sido captado por el sistema de videovigilancia del municipio conversando con la joven. Sus rasgos se veían con claridad, por lo tanto pudo ser identificado. Dos testigos aseguran incluso que los vieron conversando. 

El cuerpo fue hallado el lunes cerca de las 10 de la mañana en un descampado a unos 500 metros de Teos. De acuerdo a la investigación, el cuerpo presentaba golpes y estaba tapado con bolsas. En la autopsia se detectó que Agustina opuso una tenaz y férrea resistencia al abuso sexual. A su vez los peritos pudieron establecer que se encontraba fallecida desde hacía al menos 24 horas, por lo que se especula que el crimen ocurrió tras su salida del boliche.

Luego que se conozca la noticia a nivel nacional de que se trataba de un asesinato, la familia tuvo que expresar públicamente que “la mataron, no falleció” a través de las redes sociales a la vez que pidieron respeto "a los medios de comunicación y a aquellos que hacen comentarios por hacer". 

La fiscal del Ministerio Público de la Acusación María Laura Urquiza confirmó que la carátula es "femicidio". Horas después, la intendenta de Esperanza, Ana Meiners, opinó por el contrario que "va más allá de una agresión de género, es la falta de inteligencia emocional y equilibrio, hay un montón de componentes". Al mismo tiempo se mostró molesta y pidió "no levantar banderas políticas", en referencia a una de las dos marchas que se realizaron en la ciudad donde se reclamó políticas públicas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género, de acuerdo a la Convención de Belém do Pará a la que adhirió el Estado argentino en 1996 por la ley nacional Nº 24.632.

El martes por la mañana los restos de Agustina fueron despedidos por sus familiares y amigos ante una multitud que acompañó bajo la lluvia. Con mucha congoja y dolor, el cuerpo de la adolescente de 17 años fue velado en la Basílica de la Natividad y luego trasladado al Cementerio Municipal de la ciudad cabecera del departamento Las Colonias.

Femicidios

El femicidio de Agustina fue el séptimo de 2019. Su nombre se sumó a la lista de víctimas que incluyen a Celeste Castillo, Valeria Silvina Juárez, Daiana Moyano, Joselin Nayla Mamaní, Gisel Romina Varela y  Liliana Loyola.

Después de ese fatídico 13 de enero, ocurrió el de Danisa Canale quien murió asesinada a mazazos Jorge Trossero, quien se encuentra detenido, en Gálvez; Romina Ugarte murió en su propia casa de la localidad de Cañuelas luego de recibir un disparo de su ex pareja Nicolás Agüero; y la mendocina Liliana Ramona Olguín asesinada hoy en su domicilio por Luis Alberto Sosa, su ex esposo. Asimismo, hubo otros asesinatos de mujeres en el país que aún no han sido caratulados como femicidios y que se están investigando.

¿Te gustó la nota?