Su historia

Viajan por el mundo como nómades digitales: "Nuestras propiedades son todo lo que tenemos en las valijas"

Úrsula y Diego hace seis años dejaron sus vidas convencionales y pasaron a ser nómades digitales. No tienen auto, ni casa, su objetivo es seguir viajando

Sábado 20 de Agosto de 2022

Úrsula Braschi y Diego Bechi son una pareja de nómades digitales. Su pasión por recorrer el mundo se convirtió en un negocio y se animaron de ir un país a otro solo con "lo puesto". "Somos amantes de la naturaleza y apasionados por descubrir cada rincón de los lugares que visitamos", señalan en su blog "Es parte del viaje". Actualmente están en Bali, Indonesia.

A finales de 2010, en Córdoba, el ingeniero y la licenciada en relaciones públicas y técnica en publicidad se conocieron y desde entonces su relación de pareja fue creciendo en simultáneo con sus ganas de viajar por el mundo.

—¿Qué es un nómade digital?

—"Es un persona que no está todo el tiempo viviendo en un mismo lugar, que está en movimiento. Puede ser una persona que viaje todas las semanas o puede ser que está algunos meses en un lugar y al mismo tiempo que esté trabajando utilizando internet".

nómades digitales viajes mundo.jpg 1.jpg

La pareja contó que hay tres tipos de nomadismo digital. Por un lado los que trabajan de forma freelance, como pueden ser los diseñadores, programadores, entre otros. Luego vienen los que trabajan de forma remota, para una empresa, como Diego. "Te permite moverte y trabajar desde cualquier parte del mundo, dependiendo del trabajo vas a tener que estar más fijo con algún horario en particular", indicó el joven que hace ocho años trabaja para una compañía de Estados Unidos.

Úrsula, en cambio, se dedica al desarrollo de contenido, edición de fotos y al blog. Este último punto hace que entren en el tercer grupo, emprendedores pero con un negocio digital propio.

nómades digitales viajes mundo.jpg 7.jpg

Antes de animarse viajar por el mundo la cordobesa estaba en una agencia de marketing digital, mientras que el oriundo de Neuquén estaba en una startup de tecnología también de esa ciudad. "Hacíamos algunos viajes esporádicos cuando teníamos vacaciones del trabajo porque los dos eran en relación de dependencia y oficina", detalló Braschi.

Sus primeros viajes fueron dentro de Argentina, y luego fueron para Chile y Brasil. Pero fue Australia su gran destino y la primera vez que Diego terminó trabajando de forma remota. La pareja hace seis años cruzó el océano y se quedó un tiempo en ese país gracias a la working holiday, visa que permite trabajar y viajar. Fue con este proyecto cuando fueron convirtiéndose en verdaderos nómades digitales.

Úrsula renunció a su empleo en Córdoba y arrancó a trabajar en una agencia de marketing de Sidney. "Arrancamos con el blog paralelamente cuando cado uno tenía su trabajo, 100% hobby para mostrar y poder contar lo que estábamos haciendo y después como que lentamente lo fuimos profesionalizando un poco más y empezamos a pensarlo como una pasión convertida en negocio", sostuvo la joven.

Ante la pregunta de si todo el mundo puede emprender este estilo de vida de nómade digital, Diego indicó: "Sí, siempre dependiendo de lo que uno esté dispuesto a hacer, la pasión que uno tenga. Tengo una conocida que es abogada argentina y trabaja para un estudio jurídico de España y ella viaja y trabaja, tiene horarios más flexibles. Son especificas las acciones que podés realizar estando de forma remota, entonces es poner en balance lo que uno tiene pensado para su carrera profesional con lo uno que realmente está dispuesto a sacrificar de eso para poder estar trabajando más remotamente y viajando al mismo tiempo".

nómades digitales viajes mundo.jpg

Al respecto, Úrsula añadió: "No sé si todas las profesiones se pueden convertir en nómade digital pero muchas sí". Dio el ejemplo de un peluquero, quien quizás puede crear un canal de YouTube de peluquería, crear cursos, contenido online. "Pero no va a ser un nómada digital por cortar el pelo en diferentes lugares", precisó.

En cuanto a los lugares que más le volaron la cabeza pero que son pocos conocidos Diego destacó Eslovenia: "Es un país que está muy bien posicionado, tiene muchísima naturaleza, muchísimas cosas para hacer y la verdad que sí, nos sorprendió en un montón de aspectos".

Italia es otro país que resaltaron y que consideraron que tiene de todo. Es chico, tiene muchos pueblos y cuenta con una gran cultura.

"Nosotros no tenemos una casa propia en Argentina pero sí usamos como base la casa de mi mamá, en Córdoba, que es como nuestro lugar donde volvemos generalmente para pasar las fiestas en familia y estar con amigos. Pero en realidad no tenemos auto, no tenemos casa, nuestras propiedades son todo lo que tenemos en las valijas", manifestó Úrsula. "Son dos valijas, cada una de unos 23 kg y después una valija chiquita con la parte de tecnología y ya está", detalló Diego.

"Cuando viajamos para Australia nos habíamos ido a vivir juntos hace unos seis meses y habíamos comprado muebles, todo, porque pensamos que ya no íbamos a hacer esto y cuando decidimos hacer lo de Australia directamente vendimos todo", dio a conocer Diego y contó que algunas cosas las terminaron regalando. "Estamos todo el año viajando, hace seis años ya que estamos viajando por el mundo", dijo el joven.

nómades digitales viajes mundo.jpg 4.jpg

Este estilo de vida básicamente los obliga a viajar con lo puesto. "Uno como que realmente es muy minimalista y selectivo porque sabe que lo que compra hoy tiene que caber en la valija. Cada cosa que compramos equivale a dejar algo", expresó Úrsula.

El ser nómade digital también los obliga adaptarse a horarios de trabajos muy raros. Hoy en día, en Indonesia, trabajan de 18 a 2. Además deben "sacrificar" a sus amigos: "Llegás a un lugar, te hacés algún grupo y ya sabés que te vas al próximo lugar".

Luego de su larga estadía en Indonesia regresarán a la Argentina para las fiestas y en 2023 desean poder seguir recorriendo Latinoamérica.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario