Santa Fe

El video: el día que Mingarini desestimó diagnósticos y mandó a una nena abusada al "neurólogo"

En un caso el juez Mingarini ignoró la palabra de profesionales de la salud y de un equipo educativo que indicaban que la nena se desmayaba por estrés del abuso

Lunes 02 de Mayo de 2022

Varios docentes de una escuela secundaria de la ciudad de Santa Fe notaron en 2019 que una alumna sufría de constantes desmayos y descompensaciones en horario de clases. Al reunirse con ella, les contó con mucha angustia y llanto que un vecino, que era papá de su amiga, había abusado de ella tiempo atrás. Iban a jugar al piletín a la casa de Oviedo, y cuando salió en al menos una oportunidad, la encerró en el baño y abusó sexualmente de ella. Después la amenazó con un arma para que no cuente nada.

El día que Mingarini desestimó diagnósticos y mandó a una nena abusada al "neurólogo"

La institución educativa hizo la denuncia después de la intervención de docentes, una preceptora, una psicopedagoga y de directivos. Intervino además la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia. Además la víctima fue revisada por una médica de un centro de salud local que, luego de varios exámenes, sugirió que vaya a atenderse con un profesional de la salud mental ya que sospechó que se trataban de síntomas psicosomáticos por un trauma.

En una audiencia realizada el 21 de octubre de 2019 los fiscales Matías Broggi y Alejandra Del Río Ayala solicitaron la prisión preventiva del imputado Jorge "Lito" Oviedo. Argumentaron que desde que la escuela hizo la denuncia, le "llovían" amenazas a la familia de la chica para que la retiren. Expresaron intenciones, en reiteradas ocasiones, de que les quemarían la casa y los iban a tirotear. La víctima también dijo que solía encontrarse al hombre en la calle cerca de su casa y de su escuela, y que la amenazaba. Y además la fiscalía advirtió que la pena que le esperaba a Oviedo será alta.

"Es muy dudoso todo, no encuentro algo que me convenza de ir más allá de lo que estoy valorando, por lo menos de las consideraciones que estoy haciendo. Hay una situación de salud, no sabemos si estas pérdidas de conocimiento con convulsiones tienen que ver con una cuestión evidentemente cardíaca, que no la tiene, pero nosotros no somos médicos, esto es una cuestión que tienen que decidir los médicos y no nosotros. Habrá que hacerle otro tipo de evaluación médica, tal vez de carácter neurológica pero no es algo que tenga relevancia en esta audiencia", desestimó el juez Rodolfo Mingarini en su sentencia oral sobre un abuso sexual a una menor. La audiencia duró una hora y 26 minutos y quedó registrada por el Poder Judicial. Archivo al que accedió UNO Santa Fe.

• Cinco años de prisión para un violento de género que liberó el juez Mingarini en 2020

Oviedo quedó libre en 2019 por decisión de Mingarini. El imputado tiene varias causas penales y pedidos de exclusión del hogar por violencia de género contra exparejas, que incumplió de manera reiterada. En esos documentos judiciales, la dirección que habitó Oviedo en ese tiempo es la que denunció la niña. Además, le encontraron un arma durante un allanamiento en un caso diferente a este, previamente a la denuncia de la chica.

En esa audiencia Mingarini dijo que no era un lugar para hacer un "minijuicio" sobre los hechos, que no acreditó, y destacó que Oviedo nunca fue condenado. Así que decidió liberarlo con la restricción de que no se acerque a la víctima a 400 metros, que vaya a firmar una vez por mes al MPA y la prohibición de tener armas. "Entiendo que a la hora de llegar a una cámara Gesell, puede arribar a ella sin mayores problemas", dijo el juez sobre el temor planteado por la víctima menor de edad.

En todo este tiempo y hasta hoy la familia de la víctima recibe constantes amenazas e intimidaciones de parte de Oviedo y su entorno para que retiren la denuncia, aunque no fueron ellos quienes la hicieron.

El 28 de marzo de 2022 en la sala 2 de Tribunales tenía que empezar el juicio contra Oviedo. Enfrenta a un pedido de 16 años de prisión como condena. Pero Oviedo se fugó y fue intensamente buscado por las autoridades. Lo atraparon el 7 de abril. Cuando los policías lo encontraron en un allanamiento, el hombre insistió que su nombre era otro: "Me llamo David Alberto Segovia", repitió varias veces. Los oficiales sabían que era mentira porque antes de salir a buscarlo estudiaron las fotos de su persona. Finalmente, confesó su verdadera identidad y fue detenido. Ahora el juicio podría tener fecha recién en seis meses, por los tiempos de demora de las gestiones judiciales.

Mingarini

El martes 3 de mayo a las 11.30 será la audiencia de vista de causa del caso del juez Mingarini, en el marco del juicio político que atraviesa y por el que está suspendido desde septiembre de 2021. El proceso lo lleva adelante la Corte Suprema de Justicia de la provincia a partir de una investigación de la Procuración General a cargo de Jorge Barraguirre. La acción judicial contra Mingarini surgió a partir de las denuncias de 20 diputadas provinciales y del colectivo Ni Una Menos de Santa Fe y de la Multisectorial de Mujeres.

Mingarini se dio a conocer en todo el país como juez de primera instancia por una escandalosa resolución en la que de manera oral en una audiencia de medidas cautelares liberó con restricciones a un imputado de abuso sexual porque había usado preservativo. Además este medio investigó otros cuatro casos en el que el juez actuó bajo la lógica machista para resolver.

Más tarde, Barraguirre solicitó el juzgamiento del magistrado y su destitución por "su forma de razonar, expresarse y decidir" por incumplir normas que regulan la función judicial y porque sus decisiones judiciales "forman parte de la cultura de la violación".

La acusación en su contra tiene once casos en los que Mingarini resolvió. Cinco casos son de abusadores sexuales (Spies, Oviedo, Rodríguez, Cáceres y Ramos) que liberó en audiencias de prisión preventiva donde desoyó las pruebas (en general de psicólogas, psicopedagogas y de revisaciones médicas) y solicitudes de las víctimas. Dejó en libertad a dos hombres autores de violencia de género (Gómez, Mourullo) desestimando numerosos testimonios que acreditaron los hechos. En tres fallos bajó la pena de abusadores sexuales intrafamiliares condenados porque los hombres no golpearon a las víctimas y porque no tenían antecedentes, entre otros motivos que no vio como agravantes (Baldomir, Brites y Villafañe).

Y el último es porque en un caso de violación intentó actuar como juez (no estaba en turno) en una audiencia que tenía de imputado a un hombre al que había representado como defensor público previo a su designación como magistrado. Además llamó antes de la audiencia dos veces a la abogada defensora para adelantarle su opinión sobre el caso (no hizo lo mismo con la otra parte) y la presionó para que no defienda la libertad del hombre imputado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario