En la provincia hay 2.750 patrulleros y sólo funciona poco más de la mitad

Los que ya no sirven serán convertidos en chatarra. Hasta hoy estaban abandonados. A partir de ahora, todos los vehículos tendrán los mismos colores e identificación.

Sábado 03 de Julio de 2010

La provincia tiene una flota compuesta por 2.750 patrulleros policiales, pero sólo funcionan

1.670. En los últimos 30 años nadie se ocupó de reparar o cambiar los móviles que, por distintos

motivos, fueron quedando inutilizables. Choques, problemas mecánicos y el lógico desgaste por el

paso del tiempo generaron un cúmulo cada vez mayor de vehículos que hoy sólo sirven como chatarra.

Por eso, el gobierno provincial ya comenzó a realizar una minuciosa tarea de depuración que incluye

la compra de nuevos rodados, la reparación de algunos y la destrucción del resto. Además, todos los

automotores serán rotulados con una estética homogénea que busca una mejor identificación.

Dentro de los 1.080 vehículos que hoy no funcionan, únicamente 180

podrán rescatarse. Esto significa que esta cantidad de autos, camionetas y motos herrumbrados en

galpones y garajes distribuidos en cada rincón de la provincia deberá someterse a todo tipo de

reparaciones para posibilitar su regreso a las calles.

El proceso se completará en el segundo semestre del año y comprende

varias etapas. En efecto, entre los rodados que se mantienen en servicio fue necesario realizar las

inspecciones correspondientes, uno por uno, para luego clasificarlos y hasta volver a colocarles la

chapa patente. Y dentro del grupo de los patrulleros ociosos, primero hubo que identificar los que

pudieran ser recuperados, mientras se inician los trámites de baja registral, subasta o

compactación para el resto.

En todos los casos, se trata de los automotores que integran la

agrupación Cuerpos y el área de Orden Público, es decir, los que pertenecen a las comisarías, a la

Patrulla Urbana, al Comando Radioeléctrico y al Cuerpo Guardia de Infantería (CGI).

Por estas horas no sorprende ver, por ejemplo, decenas de móviles

olvidados en algunos de los viejos galpones instalados en el predio que la Unidad Regional II de

Policía tiene en Ovidio Lagos 5250, entre otros sitios. Los patrulleros se asoman dañados y, por

supuesto, muy sucios.

La tarea de reparación y de rotulado de la nueva imagen comenzó a

hacerse de manera paulatina por cuestiones obvias. Se trata de evitar que la menor cantidad de

coches posible salga de la vía pública mientras se realizan los trabajos.

“En los próximos meses se verán los resultados”, confió una

fuente del Ministerio de Seguridad provincial. Se refería básicamente al cambio de imagen (ver

infografía) de los rodados en funcionamiento y a la compra de otros cerca de 600: 320 autos, 100

pick-ups, 160 motos y tres camiones.

“Queremos que haya uniformidad en los vehículos y esta es una

forma de fortalecer la presencia policial”, aseguraron desde la cartera de Seguridad.

Los móviles estarán ligados al sistema de emergencias 911. En este

sentido, contarán con el sistema de posicionamiento global conocido como GPS.

El triturador

Además de los vehículos policiales, todos los coches que hoy lucen brillantes y atractivos

descansarán algún día en un desguace de vehículos. Muchos tendrán cita con el triturador, una

máquina que tiene el único propósito de comprimir un coche hasta dejarlo en forma de un cubo o una

lámina de metal. El aparato es una pieza usada para compactar los restos de metal de un rodado que

ya está obsoleto y después de que se hayan recuperado las partes que todavía pueden valer. El

triturador es simplemente otro paso del proceso de reciclaje de automóviles. Puede también ser

usado para comprimir otras formas de metal en desuso, como pueden ser máquinas antiguas que

actualmente ya no tengan valor.

¿Te gustó la nota?