Judiciales

Otro integrante de la banda de "Los Tatuadores", en prisión

Se trata de un joven de 19 años, el cual era buscado por los investigadores. 

Miércoles 17 de Octubre de 2018

A dos meses de haber sido desbaratada la denominada "banda de Los Tatuadores", el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Eduardo Pocoví, ordenó la prisión preventiva para otro integrante de la organización delictiva. 

Se trata de un joven de 19 años cuyas iniciales son Nicolás Minora el cual está acusado por la fiscal del caso, María Lucila Nuzzo, como coautor de los delitos de "asociación ilícita en calidad de miembro y robo calificado (con arma cuya aptitud para el disparo no ha podido ser acreditada) agravado (por ser en poblado y en banda) reiterado en cuatro oportunidades". A su vez, la funcionaria también le atribuyó el delito de "coacción".

El pasado 25 de agosto, otros tres integrantes de la banda quedaron en prisión preventiva por orden del juez Sergio Carraro. Se trata de Matías Chamorro (33), Andrés Carlos Césaro (23) y Emanuel Ponce (22), todos miembros de un local de tatuajes ubicado en Estanislao Zeballos al 4500.

En tanto, continúa prófugo otro integrante de la banda, el cual es intensamente buscado por los efectivos del caso de la Policía de Investigaciones.

Según indicó la fiscal Nuzzo, “la asociación ilícita está operando desde al menos mayo de este año y fue organizada para ingresar violentamente y con armas de fuego a distintas viviendas y comercios de la ciudad. Previamente, realizaban inteligencia en relación a las víctimas y a sus bienes”.

“La banda utilizaba un automóvil Peugeot 206 de color blanco y un Ford Escort de color rojo para trasladar lo que sustraían y ocultarlo en dos viviendas (ubicadas en calle Pasaje S/N 9250 al 8700 y en la avenida Peñaloza al 7800, respectivamente) y en el local en el que se realizaban los tatuajes”, explicó Nuzzo en torno al modus operandi de la organización. “Luego, los mismos integrantes de la banda los vendían en las redes sociales o los ofrecían para que terceras personas los revendan”, agregó.

En total, la fiscal pudo comprobar que la banda cometió un total de cuatro delitos que fueron cometidos entre el martes 24 de julio y el sábado 11 de agosto.

“El primero de los hechos fue cometido en una casa ubicada en calle Maipú al 1200 en la que vive una mujer de más de 70 años. Del lugar se llevaron cuatro mil pesos en efectivo y gran cantidad de anillos y cadenas de oro”, precisó la fiscal. “Además, de la planta alta del inmueble –en la que vive un familiar de la mujer–, sustrajeron 14 mil pesos y 300 dólares en efectivo; dos rifles de aire comprimido y un pistolón calibre 14”, añadió.

Nuzzo indicó que “el segundo hecho fue cometido el miércoles 25 de julio en una vivienda ubicada en Pasaje Marsengo al 5300. En la casa estaba la propietaria –y su hija menor de edad–, a quien le sustrajeron 30 mil pesos en efectivo; gran cantidad de joyas de oro y de plata; dos notebooks; una tablet; una máquina de fotos; un proyector; un maletín profesional de maquillaje; y diversas prendas”.

“El tercero de los ilícitos fue cometido en horas de la siesta del sábado 4 de agosto en una vivienda ubicada en calle Crespo al 2800, en el que vive una mujer de 96 años. De esta casa sustrajeron 50 mil pesos en efectivo y el celular de una persona que estaba cuidando a la anciana”, relató.

La fiscal del MPA también brindó detalles del último de los ilícitos que cometió la banda. “Fue el sábado 11 de agosto en un local de venta de videojuegos ubicado en calle Necochea al 3700. Del lugar se llevaron cinco consolas Play Station 4; 70 videojuegos; 11 joysticks y dos auriculares”, enumeró Nuzzo. “Además de usar armas de fuego como en los casos anteriores, en esta oportunidad también tenían una picana de mano con la que amenazaron a quienes estaban en el local”, concluyó.

¿Te gustó la nota?