Ovación

El Clásico: un equipo que no quiso ganarlo y otro que no pudo

El Clásico santafesino fue para el olvido. Colón no hizo nada para ganarlo pese la diferencia de jerarquía y Unión con sus limitaciones no pudo dar el golpe

Lunes 10 de Mayo de 2021

Colón y Unión jugaron a no perder. El Clásico santafesino resultó un fiasco, entre un equipo que se conformó y no hizo nada para ganar el partido y otro que por sus limitaciones no tuvo resto como para dar el golpe. Colón se conformó con empatar y eliminar a Unión y el Tate careció de virtudes como para dar vuelta la historia.

Ambos entrenadores especularon, sobre todo Eduardo Domínguez que se guardó los cambios que se imponían y que sorprendió con la salida de Facundo Farías para el ingreso de Gonzalo Piovi. Terminó jugando con un delantero y lejos del arco rojiblanco. En el banco tenía a Wilson Morelo, Cristian Ferreira, Nicolás Leguizamón y Christian Bernardi.

En el final del partido Juan Manuel Azconzábal metió algunos cambios buscando el triunfo y tratando de arriesgar un poco más, aunque se acordó tarde. El miedo a perder fue el común denominador en la tarde-noche del Brigadier López. Colón terminó haciendo negocio y Unión se quedó con las manos vacías, pero los dos quedaron en deuda.

LEER MÁS: Domínguez resaltó el 1ª lugar de Colón y analizó el Clásico

El equipo local no supo aprovechar el ponerse arriba en el marcador y jugar con esa diferencia. Eligió retrasarse en el campo de juego y así llegó el empate del Rojiblanco. El único que se destacó fue Rodrigo Aliendro, empujando a un equipo que jugó hacia los costados y casi nunca profundizó.

Colón con un plantel mucho más jerarquizado no logró marcar la diferencia y Unión con un plantel limitado hizo lo que pudo, que obviamente no fue demasiado. El empate le cerró más al Sabalero, pero el Tate no lo observó con malos ojos ya que le permite sobrevivir a otra edición del Clásico y en el caso del Vasco mantener su lugar como DT rojiblanco.

Da la sensación que Domínguez pensó más en Talleres que en Unión, pero cuesta entender porque no le dio rodaje a Morelo y Leguizamón que se recuperaron de sendas lesiones. Era el momento para que sumaran minutos pensando en llegar con mas continuidad a los cuartos de final.

LEER MÁS: Azconzábal: "Estoy orgulloso de los jóvenes y este plantel de Unión"

Lo mismo aplica para Cristian Ferreira y Christian Bernardi, que no tuvieron minutos. Domínguez metió a Santiago Pierotti en el final del partido, en otro cambio difícil de entender. Y Azconzábal intentó con lo que tenía a mano que no era mucho, pero los cambios revitalizaron al equipo, con los ingresos de Gastón González y Cristian Insaurralde.

Pero está claro que los dos pudieron y debieron dar más, pero las especulaciones estuvieron a la orden del día. Y en consecuencia dejaron pasar la chance de quedarse con el Clásico, para Colón era la frutilla del postre de una excelente campaña y para Unión significaba meterse en los cuartos de final y mantener la racha positiva ante su eterno rival.

Un Clásico que solo se recordará por ser el primero en tiempos de pandemia y a puertas cerradas. Por lo demás, nada para recordar, los 90' que entregaron Colón y Unión fueron soporíferos, ninguno arriesgó y se terminaron sacando el compromiso de encima. Jugaron a no perder y lo consiguieron. Poco, muy poco para tanta pasión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario