Policiales

Una amenaza detrás de un crimen: "Vendemos droga, te vamos a matar"

Tribunales. Así fue la intimidación que recibió la familia de Jorge Quinteros, quien fue asesinado en un robo de 2015. Este miércoles quedó preso el principal imputado, "Gordo Cristian"

Miércoles 01 de Marzo de 2017

"Vendemos droga, te vamos a matar, hdp", fue el mensaje que llegó a la casa del hermano de Jorge Quinteros, el hombre de 33 años que en la tarde del 29 de septiembre del 2015 fue asesinado, delante de su hijo, de cuatro balazos en barrio Yapeyú, en el norte de la ciudad.

La intimidación gráfica fue develada este miércoles en la audiencia de prisión preventiva, donde el presunto autor del crimen, Cristian R. (22), alias "Gordo Cristian" quedó tras las rejas por orden del juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Nicolás Falkenberg.

La causa no solo tiene a "Gordo Cristian" como el principal imputado sino también a quien fue detenido tras el asesinato, Martín O., alias "Martincito" el cual permaneció por varios meses en prisión pero luego obtuvo el beneficio de la excarcelación. De todas maneras, sigue vinculado al hecho como coautor de la muerte de Quinteros.

Se negó y lo mataron

La muerte de Jorge Oscar Quinteros ocurrió en la tarde del 29 de septiembre del 2015. A las 18 de ese día, llevaba una moto a pie por las calles de barrio Yapeyú. Oriundo del lugar, conocía cada rincón de la populosa barriada que lo vio crecer. No iba solo, sino que estaba acompañado de su hijo, Benjamín.

Al llegar a la esquina de Chaco y Reinares, a una cuadra de la avenida 12 de Octubre, un grupo minúsculo de hombres lo increparon y buscaron robarle la moto que llevaba. Uno de ellos sacó un arma de fuego -se presume que era una nueve milímetros- y le apuntó. Quinteros, sin entender la situación, levantó sus manos pero eso no le bastó al asesino que, con total saña, efectuó alrededor de cinco disparos.

La víctima cayó al suelo. Tenía cuatro impactos. Tres en sus piernas y uno en la zona de la pelvis.

"Cuidalo al Benja, cuidalo"

Quinteros fue socorrido por dos hermanos ya que uno de ellos vivía a escasos metros de donde se produjo la fatal balacera.

El muchacho fue llevado en remís al hospital Mira y López. En el camino, según declararon sus hermanos en Fiscalía, Quinteros les dijo que cuiden a su hijo, Benjamín. "Cuidalo al Benja, cuidalo", supo decir y a su vez indicó que quienes habían disparado eran dos personas: "Gordo Cristian" y "Martincito".

Quinteros llegó al Mira y López pero ante la complejidad de las heridas debió ser trasladado hacia el hospital José María Cullen, lugar donde fue asistido, pero a las pocas horas se constató su fallecimiento.

Quince meses prófugo

Las últimas palabras de Quinteros en su traslado al nosocomio sirvieron para que los investigadores tengan individualizadas a las dos posibles personas que participaron del crimen. A esos dichos se sumaron los testimonios de testigos que vieron cómo el sindicado "Gordo Cristian" fue quien gatilló el arma de fuego.

A partir de ello, la Fiscalía de Homicidios libró el 4 de octubre del 2015 una orden de captura para dar con el principal sospechoso.

Se efectuaron alrededor de ocho allanamientos en domicilios donde presuntamente podría haber estado "Gordo Cristian" pero los mismos dejaron resultados adversos. El paradero comenzó a ser una incógnita.

De hecho, llegó el dato de que el sujeto había elegido la provincia de Chaco para escapar de la Justicia. Esta situación derivó en que se inicien actuaciones en la Policía de Investigaciones chaqueña para dar con el prófugo.

Después de 14 meses de búsqueda, vecinos del barrio Yapeyú hicieron llegar la información de que el "Gordo Cristian" se encontraba de vuelta en el barrio.

Fue así que el pasado sábado, en horas de la madrugada, pesquisas de la Sección Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) irrumpieron en la casa de la madre del prófugo y pudieron dar con él.

Un día después, fue imputado por el fiscal Jorge Nessier, quien le atribuyó el delito de "homicidio calificado por el uso de arma de fuego". El funcionario judicial además solicitó la prisión preventiva este miércoles por la mañana en la sala 4 de los tribunales penales de Santa Fe.

Dicha solicitud fue rechazada por la defensa de Cristian R., a cargo de Betina Dongo, quien cuestionó los testimonios tomados por el fiscal y el abogado querellante de la familia Quinteros, Catalino Portillo.

El juez Falkenberg escuchó a las partes y determinó hacer lugar al pedido de la Fiscalía por lo que ordenó que, de manera preventiva, "Gordo Cristian" continúe el proceso que lo tiene imputado en prisión.

Un crimen que pegó duro

El asesinato de Jorge Quinteros fue un antes y un después para su familia. Meses después de haber sido acribillado a balazos el mecánico dental de 33 años, su familiares debieron marcharse del barrio Yapeyú por miedo a sufrir represalias.

En tanto, varios chicos del barrio notaron fuertemente su ausencia, es que Jorge era una persona estimada en la zona ya que buscaba a través del fútbol, sacar a los menores de la delincuencia y la droga.

¿Te gustó la nota?