Santa Fe

Dejarlo todo para cumplir el sueño de recorrer parte del mundo en bicicleta

Ivana Lovatto tiene 27 años, es santafesina y se recibió de bioquímica. El próximo 8 de marzo comenzará la aventura de recorrer la denominada ruta de la seda: uniendo Barcelona con China.

Domingo 03 de Marzo de 2019

Ivana Lovatto tiene 27 años, es bioquímica y desde el próximo 8 de marzo comenzará la aventura de recorrer en bicicleta la denominada ruta de la seda, partiendo de la ciudad de Barcelona hasta China. La “ruta de la seda”, era el trayecto que realizaban los mercaderes para poder transportar y vender la mercancía desde China a Europa y dada a conocer por Marco Polo, fue investigando un poco de esa historia que la cultura y los paisajes enseguida atraparon a la joven santafesina, luego de que un amigo, que al igual que ella, también tiene pasión por los viajes en bicicleta.

Desde chica estaba en ella la posibilidad de recorrer el mundo, en un principio fue hacer latinoamérica en moto, como lo hizo el Che, pero el pasado fin de semana del 9 de julio y luego de emprenderse en la aventura con tres amigos de ir a escalar el cerro Champaquí, decidió hacer la aventura que está por emprender. “Fue ahí viendo la inmensidad del paisaje que me dije porqué no, si tengo una vida tan linda y la posibilidad de decidir qué hacer, hacerlo”, dijo a los micrófonos de UNO en la Radio por Fm Sol.

Embed

Al volver se tomó un tiempo para estudiar, averiguar de la ruta y los lugares que debía recorrer y luego hablar con sus padres para comunicarles la decisión. “Ellos ya están viajando conmigo, después de que muchos le digan que estaba loca al irme sola en bicicleta, cerraron los ojos y ya me están acompañando”.

Fue ahí mismo, ese 9 de julio que comenzó a ahorrar. “Ya me había recibido hacía un tiempo y estaba trabajando de bioquímica y mi mamá me dijo, me parece que tendrías que comparte un somier y dejar tu cama de estudiante y lo hice, aunque ya estaba con la idea del viaje, así que lo use unos meses nomás”, contó como anécdota ya que al emprender un viaje tan largo, no necesitaba cosas.

Por otro lado otras cosas ayudaron a su cometido: “en noviembre se me venció el contrato de alquiler, así que me vino de 10, dejé de pagar alquiler, luz, gas, no uso transporte público porque uso la bici para moverme y además una amiga Micaela y su hermano Franco, de Reconquista me invitaron a vivir con ellos asi que me hicieron todo un poco más fácil y además me hicieron sentir muy bien, asi que debo de agradecerles. Muchas otras personas también se ofrecieron a darme un lugar para ir rotando, pero los tres últimos meses conviví muy bien con ellos”.

Ahora y esperando la fecha de partida trabajó hasta el 28 de febrero, luego renunció y está pasando sus días en sus casa junto a sus padres, en Corralitos, zona rural que depende de la comuna de Alejandra, en el departamento San Javier, donde termina de delinear su viaje.

La travesía

Una vez en Barcelona Ivana armará allá su bici “ como las que yo tengo acá son para usar en ruta, por consejo de Raúl quien es bicicletero y con quien estuve trabajando hace un tiempo, decidí que voy a comprar las partes una vez llegada, la armo y comenzaré el viaje. A él también tengo que agradecerle porque me ayudó a tener las soluciones a los posibles problemas que puedan presentarse”.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Centrando... ruedas, prioridades, cariños y agradecimientos

Una publicación compartida de ivana lovatto (@ivalovatto) el

El recorrido y el estar lejos de casa puede ser una complicación pero ella aprovechó este tiempo para estudiar, investigar y también poder intercambiar experiencias con personas que realizaron viajes para poder armar una ruta y tener en cuenta que era lo que debería tener principalmente presente a la hora de hacer un viaje tan largo.
Con respecto al idioma comentó que “si bien no se hablar muy bien Inglés si lo comprendo y sé algo de francés aunque a partir de que llegue a Turquía no me va a servir de mucho ya que hablan dialectos del ruso o turco”.

En cuanto a los trayectos tiene pensado en viajar entre 80 y 100 kilómetros por días “descansando y paseando dos veces a la semana aunque se que algunos días va a ser imposible que pueda hacer esa cantidad. Pero por el momento no tengo apuro, lo único que me preocupa es llegar a la zona del desierto a mediados de agosto o después de agosto, porque para esa temporada la amplitud térmica es muy grande. De noche hace -20° y necesitas un equipo especial y de día mucho calor. Hay tramos en los que hay mucha distancia entre un pueblo y otro pero lo que más me preocupa es que pueda abastecerme bien de agua y comida para los trayecto que debo recorrer”. Para ello, lo más importante según comentó es hacer bien los cálculos de distancia entre un pueblo y otro para saber cuántos litros de agua se necesitan”.
“Hay zonas en donde a las 11 de la mañana hace 60 grados y debes tener que viajar con un mínimo de 6 litros con agua, sin incluir allí lo necesario para bañarte, asi que solo se puede pedalear desde las 4 de la mañana hasta las 11 porque después es imposible”.

“Lo único que estudié muy bien de los lugares, comentó la joven, es las temperaturas, las temporadas de lluvias, sequías, las amplitudes, que es lo que me va afectar directamente en la travesía. Después si paso por cual o tal ciudad lo veré en el momento, porque es imposible planearlo en un viaje tan largo”.

¿Hay fecha de retorno?

Si bien el recorrido comenzará en menos de una semana, y según los cálculos se prevé que lo pueda estar llegando a su destino entre enero o febrero del 2019, no se puso una fecha de regreso “ se que me llevará más de un año el viaje ya que no cuento dentro de mi presupuesto el pasaje de regreso, creería que deberé hacer varios kilómetros en bici de regreso para poder encontrar un lugar en dónde pueda quedarme una temporada para juntar dinero o buscar el lugar donde el pasaje sea más barato. Por el momento calculo que con lo que llevo no deberé tener que quedarme de manera prolongada en alguna ciudad para trabajar, si podré hacer alguna que otra changa, pero nada que me detenga. Además apelo mucho a la buena predisposición de la gente en cuanto a comida y albergue”.

Todo registrado en un blog


Desde hace unos meses y por idea de un amigo para poder obtener ayuda, Ivana abrió un blog llamado yendoenbici.com.ar donde contó como comenzó a diagramarce el viaje y sí consiguió colaboración.
“Voy a tratar de ir actualizándose en la medida que tenga el tiempo, aunque se que a través de Instagram estaré más activa mostrando los lugares y el recorrido, así que para lo que necesiten podrán contactarme”, finalizó.

¿Te gustó la nota?